D E C L A R A T O R I A DEL MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA TIERRA Y EL TERRITORIO PARA LUCHAR POR LA PARTICIPACIÓN Y EL RECONOCIMIENTO DE LAS MUJERES EN LA TOMA DE DECISIONES

slide-7

En la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México, a 8 de marzo de 2015, los hombres y mujeres reunidos, los días 6 y 7 de marzo, en la Universidad de la Tierra, en torno al DIA INTERNACIONA DE LAS MUJERES, tomando en cuenta la grave situación de saqueo, despojo y destrucción al que se enfrentan nuestros pueblos y comunidades; la violencia generalizada de que somos objeto por parte del Estado a través de sus políticas neoliberales y la violencia de género que padecemos las mujeres, declaramos formalmente constituido el MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA TIERRA, EL TERRITORIO Y POR LA PARTICIPACIÓN Y EL RECONOCIMIENTO DE LAS MUJERES EN LA TOMA DE DECISIONES colectivas (económicas, políticas y sociales), comunitarias y familiares, para hacer frente a los proyectos expansionistas y extractivistas de los ricos que quieren despojarnos de nuestros bienes naturales y exterminar la vida de los pueblos indígenas y campesinos.

Afirmamos que para este movimiento es referente fundamental la lucha por la autonomía que construye el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Nos reconocemos como los y las poseedoras ancestrales de los territorios de los pueblos originarios y campesinos; espacios que hemos cuidado, conservado o recuperado porque para nosotras y nosotros la tierra es nuestra madre. Ella nos proporciona un lugar para la sostenibilidad de nuestra vida cotidiana (porque nos da alimento, es donde convivimos con nuestros ancestros, las plantas, las flores, los animales, las montañas, ríos y lagos, etc., dónde nacen y crecen nuestros hijos e hijas, donde estan nuestros muertos) así como para la conservación y desarrollo de nuestras culturas.

En muchos lugares de Chiapas, México y América Latina existen pueblos organizados que están defendiendo la vida, el agua, los alimentos, la tierra y el territorio ante el ataque de los poderosos, que se hacen acompañar de policías, militares y guardias privados para reprimir a quienes nos oponemos a sus interesés.

Reconocemos que las mujeres estamos presentes en esta defensa, luchando junto a los hombres, pero, casi siempre, sin reconocimiento a nuestra participación y decisión.

Consideramos que para tener fuerza en esta lucha es necesario que hombres y mujeres caminemos parejo y para eso exigimos que el Estado y los hombres reconozcan que las mujeres tenemos derechos iguales, que nuestra palabra cuenta, que nuestras decisiones son importantes, que también trabajamos la tierra y por tanto se nos debe respetar el derecho a participar en la toma de decisiones de la vida comunitaria, territorial y familiar.

Estamos conscientes de que en este momento, como nunca antes, el Estado, los organismos económicos internacionales (Banco Mundial, FMI, OMC, OCDE, BID), las grandes empresas y el narcotráfico tienen gran interés en apropiarse de nuestros territorios, porque en ellos se localizan bienes naturales que quieren explotar y comercializar, desconociendo que somos los pueblos originarios y campesinos (mujeres, hombres, niñas, niños) quienes por derecho ancestral los habitamos, cuidamos y trabajamos; que además hemos sido los encargados de conservar las semillas criollas y de transmitir el conocimiento generado por nuestros antepasados; por lo que consideramos como deber el cuidar a la Madre Tierra.

Estamos en contra de las políticas públicas dirigidas a las mujeres que fortalecen las desigualdades sociales, la subordinación, que cooptan y dividen a los pueblos, y violan nuestros derechos humanos. Políticas que prolongan la opresión, la explotación y niegan nuestros derechos.

Estamos en contra del sistema capitalista neoliberal y patriarcal que ha convertido al ser humano en mercancía; generando que hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas abandonen sus tierras, viviendas y familia, para ser explotados por empresas que los mantienen en semi-exclavitud, o bien para ser parte de redes de trata de personas.

Nos solidarizamos con los pueblos indígenas y campesinos en recuperación de su territorio y con quienes demandan la libertad de presos políticos como el caso del Pueblo de Salitre, en Costa Rica, entre otros.

Por eso las mujeres y hombres que firmamos este documento nos comprometemos a impulsar un MOVIMIENTO en defensa de la tierra y el territorio, para luchar por la participación verdadera y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones colectivas, (económicas, políticas y sociales), comunitarias y familiares, bajo los siguientes:

P R I N C I P I O S

1) Nos movilizamos desde abajo, a la izquierda y desde dentro de nuestros corazones; porque nuestra lucha es contra la opresión, la explotación y la desigualdad; para construir otro mundo con justicia y dignidad;

2) Nos declaramos autónomas, democráticas e independientes del gobierno y los partidos políticos; asì como respetuosos de cada proceso organizativo que busque la transformaciòn de las desigualdades;

3) Rechazamos la privatización y despojo de las tierras y territorios ocupados por los pueblos originarios y campesinos;

4) La tierra y el territorio de los pueblos originarios y campesinos no se puede vender, concesionar, arrendar, embargar ni utilizar como garantía para créditos bancarios; en consecuencia rechazamos cualquier programa de los gobiernos (PROCEDE, FANAR y otros) que pretende parcelar las tierras y entregarlas al gran capital;

5) Nos comprometemos a cuidar a la madre tierra y conservar los bienes naturales que en ella existen;

6) Nuestra lucha es porque las mujeres y hombres tengamos iguales derechos sobre nuestras tierras y los bienes naturales que ahí se localizan;

7) Quienes integramos este movimiento luchamos porque se respete el derecho de las mujeres a participar, con igualdad, en las decisiones sobre la tierra y el territorio de nuestras comunidades y en todo lo que afecte a nuestra vida cotidiana;

8) Unimos nuestras fuerzas contra todas las formas de violencia hacia las mujeres;

9) Las mujeres seguiremos ejerciendo nuestro derecho a participar en la resistencia y defensa de la tierra y el territorio;

10) Exigimos la observancia y aplicación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo;

11) Apoyamos y nos solidarizamos con otras luchas y resistensias que comparten este objetivo;

Estos principios guían nuestra lucha y rigen las acciones que realizaremos en nuestras comunidades y demás espacios en los que participaremos.

Anuncios

Comunicado de prensa Asamblea Marzo de 2015

slide-3

8 de marzo de 2015, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA TIERRA, EL TERRITORIO Y POR LA PARTICIPACIÓN Y EL RECONOCIMIENTO DE LAS MUJERES EN LAS DECISIONES.

Al pueblo de México y el mundo

A las y los defensores de derechos humanos no gubernamentales

A los Medios Libres e Independientes y de comunicación en general

A l@s compañer@s adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

A las Juntas de Buen Gobierno y al Ejército Zapatista de Liberación Nacional

A la sociedad civil

 Del 6 al 7 de marzo, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, nos reunimos organizaciones, grupos, comunidades e individuos y nos constituimos como Movimiento en defensa de la tierra, el territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en las decisiones. Participamos cerca de 300 personas, hombres y mujeres provenientes de diferentes organizaciones, colectivos y grupos del estado, del País y América Latina.

La conformación del Movimiento está precedida de años de trabajo de base con diversos colectivos del Centro de derechos de la Mujer de Chiapas y de otras organizaciones como la Casa de la mujer Ixim Antsetik, el Frente Cívico Tonalteco, La campaña contra la violencia hacia las mujeres y el feminicidio en Chiapas, el Grupo Tierra del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica entre otras. En noviembre del 2014 se realizó un Foro en el cual se acordó la necesidad de este Movimiento, por lo que nos comprometimos a consultarlo en nuestras comunidades.

La Declaratoria del Movimiento reconoce que éste surge como una respuesta organizada ante un contexto de saqueo y destrucción de bienes naturales, así como de violencia generalizada ejercida por el Estado a través de políticas neoliberales y de violencia de género. Tiene como referente fundamental la lucha autonómica del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Además, considera que dado que no se reconoce ni a nivel comunitario ni jurídico la participación de las mujeres en la defensa de la tierra y el territorio, es importante que se camine parejo, es decir, que se exija tanto al Estado como a los hombres que reconozcan que las mujeres tenemos derechos iguales, que nuestra palabra cuenta, que nuestras decisiones son importantes, que también trabajamos la tierra y, por tanto, se debe respetar el derecho a participar en la toma de decisiones de la vida comunitaria, territorial y familiar.

El Movimiento se declara en contra del sistema capitalista neoliberal y patriarcal porque convierte a las personas en mercancías y provoca que mujeres y hombres de todas las edades abandonemos nuestras tierras y familias en búsqueda de trabajos mal pagados, e incluso corremos el riesgo de caer en las redes de trata de personas.

En la Declaratoria establecemos once principios que rigen al Movimiento, los cuales parten de una posición desde abajo, a la izquierda y desde dentro de nuestros corazones, con una lógica de autonomía, democracia e independencia del gobierno y partidos políticos. Rechazamos todo tipo de privatización y despojo de los bienes naturales de los pueblos y comunidades, esto pasa por rechazar los programas gubernamentales como PROCEDE, FANAR y Prospera entre otros.

Como Movimiento nos comprometemos a defender y cuidar la madre tierra, luchar porque mujeres y hombres tengamos iguales derechos sobre nuestras tierras y los bienes naturales que ahí se localizan, y luchar contra todas las formas de violencia hacia nosotras las mujeres.

Desde el Movimiento damos nuestra total solidaridad con las comunidades bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional; a los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos de forma forzada el 26 de septiembre del 2014; con los pueblos indígenas y campesinos de Costa Rica, en especial al pueblo de Salitre; con la lucha del ejido de San Sebastián Bachajón y las personas que resguardan las cascadas de Agua Azul, en Chiapas;con la organización barrial autónoma de Cuxtitali y de la ranchería Huitepec Alcanfores, ambas asentadas en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, ambas por gestionar sus sistema de aguas y no permitir la administración del gobierno; y con todas las defensoras de derechos humanos en México.

Volcamos nuestros principios en el Acta de Xchapel, que es un acuerdo de constitución para el Movimiento. Este acuerdo fue asumido por las organizaciones y comunidades convocantes al Foro, y firmado por cinco acompañantes: Emma Villalba de la Cruz (Red todos los derechos para todos), Alejandra Bonilla (Red de mujeres campesinas de Costa Rica), Jorge Santiago Santiago (Fundador de DESMI A.C), Víctor Hugo López Rodríguez (Director del CDH “Fray Bartolome de las Casas) y Mercedes Olivera (Antropóloga feminista). Nuestras y nuestros acompañantes reconocieron la importancia histórica del Movimiento, que radica en la coincidencia de dolores, despojos y violencias compartidas en la región latinoamericana, y que es al mismo tiempo la herencia de los movimientos de mujeres en la región y el mundo para seguir la lucha contra el desprecio, la humillación, el despojo que perpetran los de arriba.

Sabemos que tenemos mucho trabajo por delante, que nuestra lucha es contra el monstruo del capitalismo, que se haya también en nuestras organizaciones, barrios y comunidades en forma de división y machismo. Ante esto decimos que sacaremos fuerzas de nuestro cuerpo, corazón y lucha, caminando abajo y a la izquierda, allí, donde se encuentra el corazón.

Convocamos a otros grupos, organizaciones, colectivos y personas en lo individual que compartan estos principios a unirse a nuestro movimiento

¡Con este Movimiento nos llevamos un compromiso para toda la vida y vamos a luchar juntas y juntos!

Comunicado de prensa previo a la constitución del Movimiento

Amatenango Del Valle, Chiapas, Mexico

Amatenango Del Valle, Chiapas, Mexico

Miércoles 4 de marzo de 2015; San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, recordando la lucha de las mujeres obreras por el reconocimiento de sus derechos, así como la de tantas más que han reivindicado el vivir libres de toda forma de discriminación y explotación; compartimos nuestra palabra y preocupación por lo que está sucediendo en Hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas estamos siendo amenazadas por los intereses del mal gobierno y las grandes empresas a través de los megaproyectos de muerte y despojo. Por ejemplo, los empleados del gobernador y de los presidentes municipales están presionando o engañando a nuestras parejas y autoridades, para que acepten ceder nuestras tierras; en algunos casos hasta han amenazado y mandado golpear como es el caso de quienes se han opuesto a la construcción de la autopista San Cristóbal-Palenque. Los proyectos carreteros del gobierno, bajo la falsa promesa de progreso y combate a la pobreza, han generado violencia en nuestras comunidades y familias.

En nuestras tierras ya se están sembrando monocultivos y agrocombustibles que en nada nos benefician a las y los campesinos, por el contrario las semillas y los fertilizantes que nos dan para producir envenenan a la madre tierra y nos enferman, además de dejarnos sin lo que necesitamos para comer, vivir y Los proyectos ecoturísticos también nos despojan del territorio porque quieren que esos espacios estén libres de indígenas y campesinos, por ello la lucha por la defensa de los bienes naturales se criminaliza y nos mandan al ejército y a la policía para supuestamente mantener la seguridad, cuando en realidad están cuidando los intereses del capital, como sucede en centro ecoturístico Agua Azul.

Las minas y otros proyectos extractivistas también están enfocados a usar nuestras tierras y los bienes que en ellas se encuentran para beneficiar a los ricos, porque para nosotras y nuestras familias sólo generaran más pobreza, alcoholismo, prostitución, como es el caso de los ejidos del municipio de Chicomuselo en la región sierra fronteriza.

Estos son algunos de los problemas que vivimos y como mujeres hemos defendido nuestra tierra y territorio, sin embargo no se nos ha reconocido nuestra palabra y participación. Además, no se valora el trabajo que realizamos, ni nuestro aporte al cultivo, a la manutención y cuidado de los hijos y de la tierra.

Sabemos que el derecho a la propiedad de la tierra es de mujeres y hombres por igual, pero en nuestras comunidades y ejidos existen usos y costumbres que contribuyen a la exclusión de nuestro derecho a la propiedad de la tierra. Las mujeres generalmente no somos tomadas en cuenta para heredarla, cuando nos casamos pasamos a vivir a casa del hombre y si queremos permanecer junto a nuestras familias, nos multan por permiso de entrada. No se nos permite participar en las asambleas o en las reuniones comunitarias ni ejercer cargos en nuestra comunidad; aunque los asuntos que se traten en ellas nos afecten a nosotras, a nuestras familias y comunidades.

Por los problemas que hemos expuesto, consideramos que es momento de que nos juntemos, nos reconozcamos y organicemos para defendernos de todas las amenazas, despojos y represiones que atentan contra nuestro derechos y nuestras formas de vida. El 6 y 7 de marzo de 2015, nos reuniremos en el CIDECI Unitierra, para conformar un movimiento en defensa de la la tierra, el territorio y por la participación y el reconocimiento de nosotras en la toma de decisiones. El 8 de marzo marcharemos, para así celebrar el día de la mujer: organizándonos para seguir luchando para un vida digna.

ORGANIZACIONES QUE CONVOCANTES

Comité promotor del movimiento en defensa de la tierra y el territorio y por la participación de las mujeres; colectivos de mujeres de la región norte, altos y oriente; Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas; Grupo Tierra del CESMECA; Campaña contra la violencia hacia las mujeres y el feminicidio en Chiapas; Frente Cívico Tonalteco, Casa de la Mujer Ixim Antsetic y personas en lo individual.