D E C L A R A T O R I A DEL MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA TIERRA Y EL TERRITORIO PARA LUCHAR POR LA PARTICIPACIÓN Y EL RECONOCIMIENTO DE LAS MUJERES EN LA TOMA DE DECISIONES

slide-7

En la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México, a 8 de marzo de 2015, los hombres y mujeres reunidos, los días 6 y 7 de marzo, en la Universidad de la Tierra, en torno al DIA INTERNACIONA DE LAS MUJERES, tomando en cuenta la grave situación de saqueo, despojo y destrucción al que se enfrentan nuestros pueblos y comunidades; la violencia generalizada de que somos objeto por parte del Estado a través de sus políticas neoliberales y la violencia de género que padecemos las mujeres, declaramos formalmente constituido el MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA TIERRA, EL TERRITORIO Y POR LA PARTICIPACIÓN Y EL RECONOCIMIENTO DE LAS MUJERES EN LA TOMA DE DECISIONES colectivas (económicas, políticas y sociales), comunitarias y familiares, para hacer frente a los proyectos expansionistas y extractivistas de los ricos que quieren despojarnos de nuestros bienes naturales y exterminar la vida de los pueblos indígenas y campesinos.

Afirmamos que para este movimiento es referente fundamental la lucha por la autonomía que construye el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Nos reconocemos como los y las poseedoras ancestrales de los territorios de los pueblos originarios y campesinos; espacios que hemos cuidado, conservado o recuperado porque para nosotras y nosotros la tierra es nuestra madre. Ella nos proporciona un lugar para la sostenibilidad de nuestra vida cotidiana (porque nos da alimento, es donde convivimos con nuestros ancestros, las plantas, las flores, los animales, las montañas, ríos y lagos, etc., dónde nacen y crecen nuestros hijos e hijas, donde estan nuestros muertos) así como para la conservación y desarrollo de nuestras culturas.

En muchos lugares de Chiapas, México y América Latina existen pueblos organizados que están defendiendo la vida, el agua, los alimentos, la tierra y el territorio ante el ataque de los poderosos, que se hacen acompañar de policías, militares y guardias privados para reprimir a quienes nos oponemos a sus interesés.

Reconocemos que las mujeres estamos presentes en esta defensa, luchando junto a los hombres, pero, casi siempre, sin reconocimiento a nuestra participación y decisión.

Consideramos que para tener fuerza en esta lucha es necesario que hombres y mujeres caminemos parejo y para eso exigimos que el Estado y los hombres reconozcan que las mujeres tenemos derechos iguales, que nuestra palabra cuenta, que nuestras decisiones son importantes, que también trabajamos la tierra y por tanto se nos debe respetar el derecho a participar en la toma de decisiones de la vida comunitaria, territorial y familiar.

Estamos conscientes de que en este momento, como nunca antes, el Estado, los organismos económicos internacionales (Banco Mundial, FMI, OMC, OCDE, BID), las grandes empresas y el narcotráfico tienen gran interés en apropiarse de nuestros territorios, porque en ellos se localizan bienes naturales que quieren explotar y comercializar, desconociendo que somos los pueblos originarios y campesinos (mujeres, hombres, niñas, niños) quienes por derecho ancestral los habitamos, cuidamos y trabajamos; que además hemos sido los encargados de conservar las semillas criollas y de transmitir el conocimiento generado por nuestros antepasados; por lo que consideramos como deber el cuidar a la Madre Tierra.

Estamos en contra de las políticas públicas dirigidas a las mujeres que fortalecen las desigualdades sociales, la subordinación, que cooptan y dividen a los pueblos, y violan nuestros derechos humanos. Políticas que prolongan la opresión, la explotación y niegan nuestros derechos.

Estamos en contra del sistema capitalista neoliberal y patriarcal que ha convertido al ser humano en mercancía; generando que hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas abandonen sus tierras, viviendas y familia, para ser explotados por empresas que los mantienen en semi-exclavitud, o bien para ser parte de redes de trata de personas.

Nos solidarizamos con los pueblos indígenas y campesinos en recuperación de su territorio y con quienes demandan la libertad de presos políticos como el caso del Pueblo de Salitre, en Costa Rica, entre otros.

Por eso las mujeres y hombres que firmamos este documento nos comprometemos a impulsar un MOVIMIENTO en defensa de la tierra y el territorio, para luchar por la participación verdadera y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones colectivas, (económicas, políticas y sociales), comunitarias y familiares, bajo los siguientes:

P R I N C I P I O S

1) Nos movilizamos desde abajo, a la izquierda y desde dentro de nuestros corazones; porque nuestra lucha es contra la opresión, la explotación y la desigualdad; para construir otro mundo con justicia y dignidad;

2) Nos declaramos autónomas, democráticas e independientes del gobierno y los partidos políticos; asì como respetuosos de cada proceso organizativo que busque la transformaciòn de las desigualdades;

3) Rechazamos la privatización y despojo de las tierras y territorios ocupados por los pueblos originarios y campesinos;

4) La tierra y el territorio de los pueblos originarios y campesinos no se puede vender, concesionar, arrendar, embargar ni utilizar como garantía para créditos bancarios; en consecuencia rechazamos cualquier programa de los gobiernos (PROCEDE, FANAR y otros) que pretende parcelar las tierras y entregarlas al gran capital;

5) Nos comprometemos a cuidar a la madre tierra y conservar los bienes naturales que en ella existen;

6) Nuestra lucha es porque las mujeres y hombres tengamos iguales derechos sobre nuestras tierras y los bienes naturales que ahí se localizan;

7) Quienes integramos este movimiento luchamos porque se respete el derecho de las mujeres a participar, con igualdad, en las decisiones sobre la tierra y el territorio de nuestras comunidades y en todo lo que afecte a nuestra vida cotidiana;

8) Unimos nuestras fuerzas contra todas las formas de violencia hacia las mujeres;

9) Las mujeres seguiremos ejerciendo nuestro derecho a participar en la resistencia y defensa de la tierra y el territorio;

10) Exigimos la observancia y aplicación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo;

11) Apoyamos y nos solidarizamos con otras luchas y resistensias que comparten este objetivo;

Estos principios guían nuestra lucha y rigen las acciones que realizaremos en nuestras comunidades y demás espacios en los que participaremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s