Pronunciamiento Movimiento en Defensa del Territorio Marzo 2016

slide-1

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas; 8 de Marzo del 2016.

En el Marco del Día Internacional de las Mujeres, quienes integramos el Movimiento en Defensa de la Tierra y el Territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones, reunidas los días 6 y 7 de marzo en la Universidad de la Tierra, para llevar a cabo nuestra segunda Asamblea en donde vimos como el extractivismo a nivel nacional e internacional esta despojando con crueldad a los pueblos de sus tierras, territorios y excluyendo a las mujeres de la toma de decisiones sobre esos problemas, ACORDAMOS:

Condenar el cobarde asesinato de la compañera Berta Cáceres (Defensora de Derechos Humanos y acompañante de la lucha de los pueblos indígenas) ocurrido el 2 de marzo en La Esperanza, Intibucá, Honduras; responsabilizamos al gobierno de ese país por los hechos y le exigimos que castigue a los asesinos.

  • Exigir el respeto al derecho de los Pueblos de vivir en sus tierras y territorios; a su autonomía y autodeterminación;
  • Exigir al Estado el reconocimiento de las mujeres a la cotitularidad de la tierra y de ser sujetas de derechos en la toma de decisiones sobre la tierra y el territorio;
  • Construir y modificar los Reglamentos Ejidales y Estatutos comunales para que reconozcan el derecho de las mujeres a ser cotitulares de la tierra, a participar en las Asambleas y a decidir sobre sus territorios en igualdad con los hombres.
  • Realizar actas de acuerdo en donde se declaren a nuestros territorios libres de megaproyectos y presentarlos ante las instancias correspondientes.

Porque el sistema capitalista, neoliberal, patriarcal y extractivista, tiene como objetivo el apoderamiento de los bienes naturales y la toma del control de la vida de las personas, afectando directamente a las mujeres porque:

  • Somos objetivo de los proyectos gubernamentales porque de esa manera el Estado toma el control de nuestro tiempo, cuerpos, economía y familia.
  • Somos las principales víctimas de la violencia perpetrada por fuerzas armadas (Ejército, Marina, Policía y grupos paramilitares).
  • Se nos viola el derecho a la información porque se nos imponen programas, proyectos o políticas gubernamentales que no consideran nuestras realidades, necesidades e intereses.
  • Se nos viola el derecho a la salud porque los hospitales, clínicas y casas de salud no cuentan con personal que atienda las necesidades particulares de las mujeres, medicamentos ni instrumental médico. Esto nos lleva a concluir que la salud de las mujeres no es prioridad para el Estado, quien tiene la obligación de garantizarla como derecho humano.
  • Las empresas extractivistas contaminan nuestros manantiales, ríos, arroyos, ojos de agua y cultivos provocando en los seres humanos enfermedades en la piel, abortos y esterilidad en las mujeres. Todas estas afectaciones bajo el auspicio del Estado, porque otorga concesiones y permisos sin considerar el impacto que esas actividades tendrán para el medio ambiente y la vida de los seres humanos.
  • El Estado tiene como objetivo la privatización de la propiedad social, como punto culminante de las reformas estructurales encabezadas por la energética, para apropiarse de los bienes naturales, despojar de manera legal a los pueblos y comunidades y generar desplazamientos. Y al no tener tierras ya no podremos cultivar nuestros alimentos, ni sembrar nuestras plantas medicinales.
  • Las mujeres estamos presentes en la defensa de la tierra y el territorio junto con los compañeros pero no se nos reconoce y nuestra palabra no es tomada en cuenta en las Asambleas ni en otros espacios de decisión.
  • El monstruo del capitalismo esta también dentro de nuestros corazones, comunidades y ciudades; normalizando y legitimando el poder machista de los hombres hasta avalar prácticas de violencia directa contra las mujeres, como los feminicidios.
  • Las mujeres nos oponemos abiertamente a la mercantilización de la vida y el territorio y somos un obstáculo que al Estado y las Empresas hay que eliminar, por ello la represión y asesinatos de las Defensoras de Derechos Humanos y activistas, tal y como ocurrió con la compañera Berta Cáceres.

Y frente a este contexto de violencia las mujeres exigimos al gobierno que detenga los proyectos extractivistas y de infraestructura que atentan contra la madre tierra y la vida de hombres y mujeres; que detenga la privatización de la propiedad social, y la violencia hacia las mujeres, que cesen los actos de represión y violencia hacia los pueblos, grupos y personas que luchan en defensa de la tierra y el territorio.

“NI UNA MUERTA MÁS”
¡BERTA CÁCERES VIVE! ¡LA LUCHA SIGUE Y SIGUE!
¡ALTO A LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES!
¡ALTO A LA MINERIA EN CHICOMUSELO!
¡ALTO A LA INVACIÓN EN LOS CHIMALAPAS!
¡ALTO A LOS PROYECTOS DE INFRAESTRUCTURA
QUE AFECTAN LOS TERRITORIOS INDÍGENAS!
¡RESPETO A LA AUTONOMIA EJIDAL DE TILA!
¡RESPETO A LA AUTONOMÍA EN LOS CHIMALAPAS!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s