Pronunciamiento Segundo Encuentro Regional en Zona Norte de Chiapas

Tim, Chilón, Chiapas a 25 de Mayo del 2018.

Pronunciamiento
Segundo Encuentro Regional en Zona Norte de Chiapas

A los Pueblos de México y del Mundo:
A la Prensa Nacional e Internacional:
A la Organización, Sociedad Civil Nacional e internacional:
A los Organismos de Derechos Humanos:
A los Medios de Comunicación Alternativos:

A las mujeres, hombres, jóvenes, niñas y niños de los pueblos indígenas y de las ciudades de México y del mundo que luchan y resisten en contra del Sistema Capitalista Neoliberal Patriarcal y Extractivista (sistema de muerte) reciban nuestros saludos de parte de las comunidades indígenas tzeltales y ch´oles de la región norte-selva.

Como es costumbre, en este mes de mayo realizamos nuestros rituales a la madre tierra, al agua y al maíz, también estamos sembrando la milpa y una gran variedad de alimentos para el sustento de nuestras familias y comunidades. Les decimos que no solo estamos sembrando en la tierra, sino que también estamos sembrando semillas en los corazones de mucha gente; les compartimos que nos hemos estado reuniendo para analizar la realidad que estamos viviendo a traves de nuestras reuniones como colectivo de mujeres, reunión con autoridades comunitarias y encuentros intercomunitarios; entre ellos hemos concluido el día de hoy nuestro “Segundo encuentro regional en defensa de la vida, la tierra, el territorio y por la soberanía alimentaria”.

Después de haber analizado las causas y consecuencias que trae la Ley de Seguridad Interior, demás reformas y leyes que atentan contra nuestra vida, cultura y el entorno en donde vivimos y cultivamos nuestro alimento concluimos que:

Rechazamos totalmente la aplicación de las leyes: Ley General de Aguas, Ley de Biodiversidad, Ley de Seguridad Interior, Reforma Energética, Educativa, Hacendaria, Laboral, de Salud y la Agraria, porque amenazan nuestros pueblos con saquear nuestras riquezas que tenemos cómo el agua, el bosque, nuestras semillas y demás bienes naturales, ya que ponen en riesgo nuestra vida, la de nuestra familia, comunidad y de esta manera violentan sistemáticamente nuestros derechos humanos favoreciendo a los gobiernos y a las empresas transnacionales.

Rechazamos la Ley de Seguridad Interior, porque sabemos que su implementación es facilitar y acelerar el despojo de nuestros bienes naturales, le decimos al gobierno que no vamos a permitir que entren los militares en nuestros territorios, no los queremos. Tenemos claro que representan un peligro en nuestra vida y la de nuestros hijos e hijas y sabemos la violencia que esto genera. Como mujeres no queremos la militarización, porque nos violentan y ponen en riesgo nuestra integridad, como es el caso de las hermanas Gonzales de Altamirano, Chiapas que por luchar y defender sus derechos fueron violadas por los militares en el año de 1995 y muchas mujeres más que han sido víctimas de la misma manera.

Le decimos al gobierno cómplice de las empresas como Monsanto y Singenta, Pioneer, Bayer (entre otras) que no vamos a permitir que nos despojen de nuestras semillas nativas, herencia que nuestros ancestros nos dejaron y que las hemos venido conservando con mucho amor, ya que es el sustento de nuestra existencia y de las futuras generaciones. Vamos a defenderlas con nuestra vida, porque nosotr@s no vemos a la tierra, la naturaleza y semillas como mercancía, no como lo ven los malos gobiernos y empresarios.

También les decimos que estamos fortaleciendo nuestros conocimientos y saberes para el cuidado de nuestra madre tierra, sabemos que por muchos años el mal gobierno a través de sus programas y proyectos dirigidos al campo impuso el uso de los agroquímicos que ha generado daños en nuestra salud y entorno, pero nos hemos dado cuenta de que sus mentiras y engaños tienen como finalidad enriquecer a las empresas como las mencionadas anteriormente.

Ante esta situación exigimos a los tres niveles de gobierno:

• Respeto a nuestros derechos humanos como pueblos indígenas originarios y como mujeres establecidos en la constitución mexicana, tratados y convenios internacionales.

• Anulación y cancelación inmediata de la Ley de Seguridad Interior, ya que violenta nuestros derechos a la libre expresión, al libre tránsito y a nuestra forma de organización comunitaria.

• El regreso inmediato de los militares a sus cuarteles, no los queremos en nuestra comunidad, ni que transiten por nuestros territorios, porque no vienen a darnos seguridad, sino a vigilar que bienes naturales existen en nuestros territorios y lo que estamos haciendo por el bien del pueblo.

Ante esta situación hacemos un llamado a las mujeres, hombres, jóvenes, niños y niñas a organizarse en sus rancherías, comunidades, barrios y pueblos para que luchen y resistan contra todas las formas de violencia que estamos viviendo en nuestro país, estado, región y comunidad aunado a las elecciones que se avecinan. El gobierno a través de sus engaños y mentiras busca dividirnos y así mantener el poder, ese poder al servicio de las empresas extranjeras y no al servicio del pueblo. Pese a nuestra situación y condición en la que vivimos no vamos a permitir que nos despojen de la tierra, porque es lo único que nos mantiene viv@s.

Les invitamos a nuestro tercer encuentro regional a realizarse los días 15 y 16 de Junio que se llevara a cabo en la Comunidad Lomas de Venado, Municipio de Salto de Agua, Chiapas. Les esperamos con mucho ánimo y fuerza.

¡Chiapas, Chiapas no es cuartel, fuera ejército de él!
¡Rechazo total a las semillas transgénicas y agroquímicos!
¡Mujeres y hombres organizad@s en defensa de la vida, la tierra y el territorio de la Zona Norte en Chiapas!

Descarga el pronunciamiento en PDF aquí

Anuncios

Reunión de la Red de Comunicadoras K’asesel K’op

El próximo jueves 31 de Mayo y viernes 01 de Junio de 2018 la Red de Comunicadoras K’asesel K’op se reunirá para continuar con la capacitación técnica, la formación política y la planificación de nuestras actividades en las regiones de Chiapas.

La cita es a partir de las 9:00 horas en las oficinas del Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC (CDMCH) ubicadas en Privada Cuatro Caminos No. 11, Fraccionamiento Cuatro Caminos, Colonia San Martín en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

Aquí la invitación:

180531_kasesel kop_invitación.jpg

Comunicado de Mujeres, hombres y jóvenes de ejidos y comunidades de la Selva de Chiapas

Peña Limonar, Ocosingo, 18 de mayo de 2018.

 

A los Pueblos de México

A la Prensa Nacional e internacional

A la organización, Sociedad Civil Nacional e internacional

A los Organismos de Derechos Humanos.

A los medios de comunicación alternativos

 

Compañeras y compañeros:

Reciban nuestros saludos desde estas tierras  de la selva Chiapaneca,  donde habitamos pueblos originarios tzeltales y ch’oles que resistimos  y luchamos   contra el sistema capitalista que con sus políticas busca despojarnos imponiéndonos leyes como la  Ley de seguridad Interior decretada el 21 de diciembre del 2017.

Ante estas acciones de los gobiernos y empresarios hemos reforzado nuestra organización a traves de encuentros de mujeres y hombres que hemos realizado  en los últimos meses, donde analizamos  las graves consecuencias que trae esta Ley, en el segundo encuentro regional   en Defensa de la vida, la tierra y el territorio  y por el futuro de nuestros hijos,  realizado en el Ejido Peña Limonar, Municipio de Ocosingo, Chiapas; contando con la participación de comunidades de la Región Selva de Chiapas, hacemos publico nuestra palabra.

Como mujeres, hombres, niños y niñas  rechazamos la ley de seguridad interior,  no queremos a los militares en nuestras comunidades, no tienen derecho a entrar en nuestros territorios porque  aquí vivimos y  cultivamos nuestros alimentos, que nuestros ancestros han cuidado y defendido nuestros territorios sin gobierno y sin militares, no permitiremos la  militarización porque sabemos la violencia que genera en la vida comunitaria y en la vida de  las mujeres, claro ejemplo ha sido la militarización después del levantamiento  zapatista que su estrategia  fue y sigue siendo  desarticular  a este movimiento y a cualquier pueblo organizado, utilizando estrategias violentas como el aumento de campamentos, bases y retenes militares,  así como su tránsito sin  justificación alguna en nuestros territorios; también no olvidamos las violaciones sexuales cometidas a mujeres y niñas en todo México, como el caso de las hermanas Gonzales, aquí en Chiapas.

Ante este contexto rechazamos totalmente las leyes y reformas que atentan contra la vida, la tierra y el territorio, como la Ley de Seguridad Interior, Ley General de Aguas, Ley de Biodiversidad, Reforma Energética, Reforma Educativa, Hacendaria, Laboral, Salud y la agraria; éstas, sólo nos despojan de nuestros derechos como pueblo mexicano.

Denunciamos que el gobierno genera el contexto de pobreza extrema en el que nos encontramos y se aprovecha con sus políticas asistencialistas que a través de programas y proyectos buscan cooptar, desarticular y dividir a nuestras comunidades.

Así mismo les decimos a los gobierno y empresarios que rechazamos totalmente su políticas alimentarias (agroindustriales) que nos quieren imponer formas de producción al servicio del sistema capitalista, les decimos que como guardianas y guardianes de las semillas nativas no vamos a permitir que entren otros cultivos en nuestros territorios, nuestras semillas no se venden, no son mercancías son semillas que nos dan alimentos a nosotros y animales, por eso lo vamos a defender para que nuestros hij@s tengan que comer en el futuro.

Exigimos a los tres niveles de gobierno: Respeto a nuestros derechos como pueblos originarios y a sus derechos establecidos en la constitución mexicana, tratados y convenios internacionales.

Hacemos un llamado a las mujeres, hombres, jóvenes, niñas y niños a organizarse, juntos podremos salvarnos y salvar a nuestra madre tierra.

 

 

¡La tierra no se vende se trabaja y se defiende!

¡Mujeres y hombres organizados en defensa de la  vida, la tierra y el territorio!

¡Por la vida y por la paz, militares nunca más!

¡Rechazo total a las empresas como la Monsanto y singenta y de más empresas!

 

Atte.  Mujeres, hombres y jóvenes de ejidos y comunidades de la Selva de Chiapas.

 

ComunicadoPDF

Pronunciamiento del Segundo Encuentro Regional Altos en Defensa de la Vida, la Tierra y el Territorio

Villa Las Rosas, Chiapas, México; 19 de mayo de 2018

Pronunciamiento del Encuentro Regional

en Defensa de la Vida, la Tierra y el Territorio

Mujeres y hombres de distintas comunidades y organizaciones de la Zona Altos, Centro y Llanos nos reunimos los días 18 y 19 de mayo en Villa Las Rosas para compartir en este Segundo Encuentro Regional donde intercambiamos información, reflexión, análisis y denuncia sobre los proyectos neoliberales y extractivistas de muerte que amenazan nuestras vidas, tierras y territorios como pueblos originarios que somos.

Durante este Encuentro hicimos memoria para recordar que desde los inicios del capitalismo comenzó la acumulación de las riquezas, la propiedad privada, la división del trabajo, el acaparamiento de los medios de producción, la explotación de la humanidad, el despojo de los bienes comunes como la tierra, la perdida de soberanía, la invasión de la industria de los agrótoxicos, la ocupación militar de nuestros territorios y la desigualdad de clase, género y etnia.

Compartimos como a lo largo del tiempo el capitalismo ha ido implementando nuevas formas de despojo y de ocupación directa como ahora la Ley de Seguridad Interior (LSI) que entre sus principales consecuencias está la facultad del ejército y las fuerzas armadas para neutralizar actos de resistencia pacifica, practicar detenciones arbitrarias, asegurar bienes, realizar investigaciones, intervenir comunicaciones privadas, recolectar información a través de distintos métodos y recibir posibles denuncias.

Esta Ley de Seguridad fue rechazada por muchas organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales ya que se aprobó a pesar de los altos índices de violencia, los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el ejército apoyando a grupos paramilitares y la creciente conflictividad que se agrava con el proceso electoral que estamos viviendo hoy en México.

También compartimos que no sólo las leyes que violan derechos humanos son las que están afectando nuestras comunidades, en muchos lugares hoy estamos haciendo frente a los programas de gobierno que generan, división, dependencia y control social, incluso en algunos casos hay programas que sólo traen más contaminación, enfermedades y muerte como la entrega de fertilizantes y agrotóxicos según para mejorar nuestros alimentos.

Sin embargo, ubicamos que los agrotóxicos tienen incluso un efecto más agresivo y violento en el cuerpo de las mujeres ya que los químicos y veneno que contienen estos productos afectan la vida de las generaciones que vienen a través de las niñas y niños que nacen con enfermedades o padecimientos derivados de estos agroquímicos, esta situación trae encadenado otro problema que es el de la salud pública ya que como familias nos vemos en la necesidad de buscar atención especializada y comprar medicamentos que sólo enriquecen a las empresas farmacéuticas.

Por eso denunciamos que la industria de los agrotóxicos cada vez va generando mayor dependencia de estos productos nocivos ya que, por ejemplo, la maleza se va haciendo más resistente a los químicos que se aplican obligando a comprar nuevas marcas, y en los cultivos cuando se emplean químicos para acelerar la producción estamos consumiendo más productos contaminados afectando seriamente nuestras condiciones de salud.

Esta cadena además amenaza a nuestras semillas nativas que pretenden extinguir hasta que entremos al círculo de consumo y dependencia alimentaria que las empresas transnacionales buscan imponer.

Nos preocupa también que, como parte de toda esta violencia estructural e institucional, se suman las agresiones de grupos de choque, partidistas,  de la delincuencia organizada y el narcotráfico que buscan dividir nuestros pueblos por el hecho que decidimos organizarnos y resistir de manera civil y pacifica.

Ante ello, nos pronunciamos:

  • Hoy, 19 de Mayo, día de acción global contra las empresas de Bayer y Monsanto expresamos nuestro rechazo a estos productos de muerte y destrucción que atentan contra la soberanía alimentaria, la salud de nuestras familias y la autonomía de nuestros pueblos.
  • Rechazamos la implementación de la Ley de Seguridad Interior ya que significa la militarización de la vida comunitaria y un estado de guerra contra la población civil.
  • Denunciamos el uso de los programas sociales para controlar al pueblo para que no se movilice y se conforme con la situación de pobreza y saqueo que vivimos.
  • Denunciamos la afectación a la madre tierra, la contaminación del agua, ríos, manantiales, derivado de los residuos tóxicos por los agroquímicos, fertilizantes y herbicidas que se usan para acelerar la producción de alimentos de empresas transnacionales.
  • Responsabilizamos a las autoridades de los tres niveles de gobierno por no garantizar el cumplimiento de los derechos humanos a una vida digna.
  • Reprobamos la agresión directa que sufrió nuestra compañera María Guzmán Pérez, integrante de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, a quien el día 25 de Abril la amenazaron de muerte por mantenerse en la resistencia civil y pacifica.

Nos comprometemos a:

  • Continuar denunciando a través de los medios de comunicación a nuestro alcance, así como realizando brigadas informativas para concientizar a quienes no han despertado.
  • Hacer cultivos orgánicos, no usar agroquímicos, conservar nuestro suelos y producir de manera sana para ir fomentando la soberanía alimentaria.
  • Rechazar las migajas y engaños de los partidos políticos.
  • Seguir organizándonos para ejercer nuestros derechos y compartir la información con más comunidades y organizaciones dispuestos a luchar.
  • No permitir la militarización de nuestros pueblos y defender la autodeterminación y autonomía de nuestros pueblos.
  • Impulsar y respetar la participación de las mujeres en la toma de decisiones.
  • Estar pendientes de nuestras compañeras y compañeros de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal por las agresiones que están denunciando para exigir la paz, verdad y justicia para los mártires de Acteal.
  • Vigilar lo que ocurre en nuestras comunidades sobre las amenazas de los proyectos de gobierno, los agrotóxicos, las incursiones militares, las empresas mineras, las amenazas de la CFE y de los que buscan privatizar el agua y nuestros recursos naturales para no permitir el despojo y mantenernos organizadas y articuladas como pueblos que somos.

¡¡¡No más violencia contra las mujeres!!!

¡¡¡No a la militarización de nuestros territorios, Alto a la Ley de Seguridad Interior!!!

¡¡¡Organizadas por la defensa de la vida, la tierra y el territorio!!!

 

  

Atentamente:

Mujeres y hombres participantes en el

Encuentro Regional en Villa Las Rosas, Chiapas.

 

Descarga el pronunciamiento en PDF aquí

Galería de fotos, disponible aquí: https://bit.ly/2GF8aax

180519_foro-las-rosas_cdmch_002

Carta a la Comandanta Ramona

Del 15 al  25 de abril del 2018  se llevo a cabo el conversatorio “Miradas, escuchas, palabras: ¿Prohibido pensar?”
El día 16 de abril la compañera Mercedes Olivera compartió palabras sobre el contexto actual de México, les dejamos aquí fragmentos de su participación en el conversatorio.
Al final de la entrada pueden encontrar el documento a descargar.

 

Carta a la Comandanta Ramona

SCLC. 16 de abril de 2018

Querida Ramona:

Te preguntarás, al igual que muchos/as de los amigos presentes, por qué te escribo si lo que me han pedido los compañeros/as zapatistas es que diga cómo veo el proceso del CIG. Pero lo que poca gente sabe es que, a pesar de mis años, me asusta hablar ante tantas personas importantes.  Para calmar mi miedo escénico, prefiero hablar contigo Ramona y así, caminando juntas entre los renglones de esta carta, poco a poco iré tomando confianza, como cuando nos encontramos casualmente, en el 96 en un hospital de cancerología ¿Te acuerdas Ramona que fue larga la espera? Yo no te identifiqué entonces, supe que eras tú hasta cuando Rebeldía publicó tu retrato, 3 años después de tu muerte. Pero continuando con nuestra conversación, podemos estar de acuerdo Ramona, en que la guerra contrainsurgente que instaló el ejército en el 94 no ha parado, el gobierno sigue disputando al EZLN población y territorio con diversas tácticas; pero a pesar del escenario de guerra, bien sabes que el EZLN sigue dándonos, un fuerte impulso para que nos organicemos como población civil, ahora con el CIG.

Pero antes de tocar ese tema, quiero comentarte Ramona que el 8 de marzo te vi y te oí.  Sí, te vi multiplicada en cada una de las más de dos mil jóvenes bases, formadoras, artistas, milicianas, electrisistas, tercias, del EZ… que llegaron para trabajar, construir, organizar colectivamente y entregarnos ese grandioso y mágico espacio de encuentro y escucha en Morelia.

Ahí estuviste con tu fuerza, tu rebeldía; con tu resistencia, tu alegría, tus bromas, tu sonrisa y esperanza; semilla multiplicada, crecida, mirando mucho más allá del horizonte: “Nunca Más un Mundo sin Nosotras”. Tal vez para ti, ver y oír a esas jóvenes zapatistas no fue novedad porque las has visto nacer, crecer y multiplicarse en su resistencia día a día.  Pero para las que vivimos fuera, fue maravilloso verlas actuando como una sola, percibir su ritmo de tolerancia y armonía en la preparación colectiva que hicieron, previendo hasta el último detalle del encuentro y recibiéndonos con una escucha ejemplar, como tú  lo hiciste al recorrer miles de veces sus comunidades, junto con Ana María elaborando, discutiendo, ejercitando la ley revolucionaria de las mujeres.

En Morelia una emoción colectiva inundó de paz y seguridad nuestros cuerpos. Estoy segura Ramona, que ninguna de las que estuvimos allá podremos olvidar la lección de feminismo y tolerancia que nos dieron las jóvenes zapatistas.  Por los oídos, por los ojos, por la razón, por la piel nos llegaron múltiples mensajes de resistencia, comunalidad y lucha por la justicia, que nos unieron a las ocho ó diez mil mujeres que durante 3 días y 3 noches tuvimos encuentros profundos a través de la música, la palabra, la imagen, el movimiento, la razón y la sin razón.  Fue la experiencia única de conocer ver, oír, sentir en todo nuestro ser, que sí es posible construir otro mundo, contrastando con la monstruosa realidad que padecemos en nuestro país y en el mundo entero.

No quiero extenderme mucho Ramona, pero es necesario que te diga que las jóvenes zapatistas nos dieron a las viejas y nuevas feministas una lección teórica y práctica del feminismo revolucionario que practican en sus Caracoles, sin la necesidad de siquiera darle ese nombre.  Desde la convocatoria dirigida a las “mujeres que luchan” ejercieron su sabiduría: ninguna se sintió excluida, llegamos todas las que luchamos provenientes de muchos lugares: israelitas en resistencia, mapuches, mexicanas, catalanas, vascas, zapotecas, cubanas, triquis, argentinas, curdas, colombianas, quekchís, peruanas, brasileñas, canadienses, norteamericanas, coreanas, guatemaltecas… La lucha de las mujeres es mundial y Morelia se universalizó con esa convocatoria, nuestra fuerza personal se engrandeció con esa fuerza colectiva mundial armonizada por las zapatistas.  Y fue sorprendente Ramona, que estuvimos presentes mujeres de posiciones feministas muy diferentes y hasta encontradas, compartiendo sin conflicto: estuvimos las que luchamos contra las privatizaciones y el extractivismo y las desigualdades intersectadas, las decoloniales, las asesoras rurales, las anarquistas, las de los movimientos urbanos y populares, las lesbianas, las que armadas defienden su derecho a la existencia, las socialistas, las trans, las autónomas… Y aún las “felizólogas” que reivindicaron con sus desnudos el placer sexual como derecho primordial… todas pudimos expresarnos y sentirnos unidas y fuertes porque todas luchamos, ciertamente de muy diferentes maneras; pero es eso, la lucha, es lo que nos une como mujeres.

Ellas, nuestras anfitrionas, siguiendo tu ejemplo Ramona, nos oyeron a todas con gran respeto y sin reclamos; y en la clausura con toda sinceridad y cariño dijeron que no todo nos entienden, pero que tomarán de cada una lo que les sea útil.  Sí Ramona, nos dieron una gran lección de tolerancia y de política: nos dejaron claro que ellas luchan con sus comunidades contra el sistema patriarcal capitalista y nos invitaron a repensar individual y colectivamente nuestros posicionamientos desde su óptica antisistémica, mixta, colectiva.  Algunas de por sí coincidimos o estamos cerca de su visión; pero a las que no coinciden, sabia y humildemente las llamaron a luchar juntas por la vida, por el derecho a que todas las mujeres vivamos sin miedo, por una vida digna, lucha en la que sin duda nos encontraremos todas. ¿No te parece Ramona que después de esa lección de tolerancia y de futuro, nuestras “grandes diferencias feministas”, se vuelven minúsculas y pierde sentido el estarnos sacando los ojos por cualquier motivo? Organizarnos para luchar, para recuperar el control sobre la reproducción social que nos ha robado el sistema de mercado, adquiere un sentido único si caminamos juntas como ya lo habías dicho en 1996 en el zócalo a nombre de los y las zapatistas: “Esperamos que todos /as caminen con nosotros… queremos unir nuestra pequeña voz a todos los que luchan por un México nuevo, Nunca más un México sin nosotros” dijiste… y sin nosotras dijo Erica.

Pero Ramona estarás de acuerdo en que el ambiente de paz, seguridad, esperanza y vida que vivimos en Morelia, contrasta con la violencia, la rabia, dolor y muerte que confrontamos día a día en nuestras realidades locales, regionales y mundiales. La violencia feminicida avanza sin tregua en el mundo, los cuerpos de las mujeres son territorios de conquista, mercancía, objetos desechables.  Hace unos días nos llegó la noticia de que Doris Valenzuela compañera defensora colombiana, sobreviviente de un atentado y con dos hijos asesinados, pidió asilo en España, pero que crees Ramona, su pareja la mató antes de salir.  Tú sabes bien Ramona que en las comunidades y hasta en nuestras propias organizaciones hay machismo y violencia hacia nosotras, que con frecuencia se calla, se oculta hasta que nuestros cuerpos se enferman. Por eso Ramona, tienen razón las compañeras zapatistas, la libertad no se las vamos a pedir ni a los hombres ni al sistema; la lucha contra la violencia, el machismo y la subordinación de las mujeres será un principio y una práctica política colectiva en la construcción del nuevo mundo que necesitamos. Por todos los medios tenemos que luchar contra la violencia personal y estructural del capitalismo patriarcal que nos amenaza mundialmente.

Para descargar completa:
Carta a la Comandanta Ramona