Pronunciamiento del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio, por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en las Decisiones

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
25 de Noviembre de 2018

Pronunciamiento del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio, por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en las Decisiones

En el marco del Día Internacional de Lucha Contra la Violencia Hacia las Mujeres, el pasado 23 y 24 de noviembre nos reunimos mujeres, niñas, hombres y autoridades comunitarias de distintas regiones de Chiapas, en la Séptima Asamblea del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en las Decisiones para denunciar la violencia y despojo que vivimos en nuestras comunidades y ejidos, las cuales aumentarán con las reformas legislativas, los proyectos neoliberales y la estrategia de militarización que anuncia el nuevo gobierno de nuestro país.

Durante estos días compartimos información, testimonios y analizamos las causas y consecuencias que representan estas propuestas legislativas como la ley de desarrollo agrario y el nuevo modelo de militarización que pretenden imponer en nuestros territorios, presentándolo como proyectos de desarrollo económico en beneficio nuestro, aunque la experiencia nos ha enseñado que son proyectos de muerte que atentan contra el derecho a la vida, a una vida digna, el derecho a la tierra y el territorio como parte de nuestra autonomía y libre autodeterminación como pueblos, y el derecho que tenemos como mujeres a participar en la toma de decisiones y a una vida libre de violencia.

Las mujeres y hombres participantes en esta Asamblea dimos testimonio del impacto que tiene la militarización en nuestras vidas como mujeres, nuestras familias y comunidades; ya que genera agresiones físicas, desaparición y secuestro de personas sobre todo a las mujeres quienes han sido víctimas de trata, despojo, desplazamiento forzado, desalojos, explotación laboral y sexual, control sobre nuestros cuerpos y territorios como pueblos.

Prueba de todo ello, es que a dos años de la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género para Chiapas el abuso, acoso callejero, agresiones, robos, despojo, desplazamiento forzado, desapariciones, violación sexual y feminicidios ha aumentado de manera alarmante en nuestras comunidades, ejidos, municipios y regiones de Chiapas; condenamos al gobierno de Chiapas y al gobierno federal y los nombramos como Estado Feminicida ya que han sido cómplices de la injusticia, impunidad y de negar el derecho a la verdad a miles de mujeres.

Como mujeres y pueblos en pie de lucha manifestamos nuestra preocupación y exigimos se respeten nuestros territorios, rechazamos totalmente la estrategia de militarización de la seguridad pública que propone el plan nacional de paz y seguridad y la propuesta de ley de desarrollo agrario, señalamos que como mujeres y pueblos reconocemos que las acciones que está realizando el nuevo gobierno, pretenden dar continuidad a la dominación, despojo y represión que nos han querido imponer desde hace muchos años, y que por tanto no creemos en el discurso de bienestar y desarrollo en favor de nosotras las mujeres y nuestros pueblos, tenemos claro que seguirán buscando controlar y arrebatarnos nuestros territorios, porque las ideas de desarrollo y mercantilización de las tierra y el territorio, seguirán estando presentes en este nuevo gobierno, sin importar las violaciones a nuestros derechos humanos, poniendo en riesgo la vida de todo ser vivo. Como ejemplo de ello tenemos la consulta que realizó el gobierno de transición este 24 y 25 de noviembre a nivel nacional sobre el Tren Maya y otros proyectos, sin embargo este proceso no respetó tratados y convenios en materia de Derechos Humanos como el Convenio 169 de la OIT ya que no fue previa ni informada ya que antes de que ya existiera el proyecto nadie nos preguntó nuestra opinión, pero tampoco conocimos de los estudios de impacto ambiental y mucho menos los supuestos beneficios que traerá a la nación, por lo tanto confirmamos que el Tren Maya, el Tren del Istmo de Tehuantepec y el proyecto de plantación de árboles son proyectos que tocan y transgreden nuestra cultura ancestral, nuestros sitios sagrados, manantiales, la biodiversidad milenaria y la cosmovisión que tenemos sobre la tierra y el territorio como pueblos nativos de México, originarios de este país.

En esta Asamblea reafirmamos que como mujeres y pueblos originarios nos mantenemos en pie de lucha hacia el ejercicio de nuestros derechos a la autonomía y libre autodeterminación que tenemos como pueblos, que seguiremos proponiendo alternativas en armonía a nuestras prácticas culturales, como cuidadoras y defensoras de la madre tierra y territorio, que no cederemos nuestras tierras y territorios a las empresas nacionales y transnacionales ni al gobierno si no buscaremos fortalecer nuestras luchas desde la organización comunitaria y colectiva, la solidaridad entre nosotros como pueblos.

Ante ello, quienes estuvimos reunidos en estos dos días de trabajo manifestamos:

• Condenamos la militarización de la seguridad pública y exigimos alto al plan de paz y seguridad que se ha anunciado ya que sólo propone seguir teniendo al Ejército y la Marina en las calles y en nuestras comunidades pero ahora con el nombre de policías de la Guardia Civil; durante los últimos años han demostrado que ha sido un engaño el discurso de que están para otorgarnos seguridad y luchar contra el crimen organizado cuando esto no es cierto, solo llegan a nuestras comunidades a ejercer violencia contra nosotras y nuestros pueblos, y permiten que el crimen organizado siga operando, por ello decimos alto al negocio de creación de cuarteles militares y compras de armas.

• Culpamos y responsabilizamos al Estado de los asesinatos y desalojos que se han llevado a cabo en nuestras comunidades y ejidos, señalamos que los paramilitares son parte de la estructura militar que se está implementando en nuestras comunidades ahora con la figura de crimen organizado

• Rechazamos la Ley de desarrollo agrario, que busca la mercantilización de nuestra madre tierra y el territorio, sin tomar en cuenta que para nosotras como mujeres y pueblos originarios la tierra es fuente de vida, porque nos da todo lo que necesitamos para sobrevivir alimentos, oxigeno, agua, etc. Alto a la implementación de los proyectos de reforestación que se están dando en nuestras comunidades.

• Manifestamos nuestro repudio y rechazo total contra los proyectos neoliberales, que rompen con nuestra armonía y colectividad como pueblos, alto a la colonización de nuestros pueblos originarios

• Exigimos que las consultas sean previas, informadas y libres, en nuestras comunidades y ejidos, y no solo se use nuestro derecho a la consulta para avalar proyectos de muerte, porque los pueblos tenemos derecho a decir que no, para proteger nuestro derecho a la vida, queremos que las consultas se realizan en nuestros espacios de decisiones que son las asambleas y que se firmen en las actas de acuerdo en presencia de nuestras autoridades civiles, comunitarias y tradicionales. Ya basta de seguir usando un discurso progresista que viola derechos humanos como el proceso de consulta realizado.

• Exigimos que se nos garantice como mujeres nuestros derechos a una vida libre de violencia y el acceso a la justicia, que no se nos domine a través del temor y miedo que han sembrado ante el aumento de la violencia y feminicidios que se vive en nuestras comunidades y ciudades, ya que cada día somos más mujeres asesinadas, alto a la violencia contras las mujeres y alto a los feminicididos.

• Reprobamos la brutal represión que el día de ayer, 24 de noviembre, sufrieron nuestras compañeras y compañeros trabajadores del Sector Salud por exigir el Derecho a la Salud para todas y todos, para que se atiendan las necesidades urgentes de infraestructura, medicamentos y personal en los centros de salud, clínicas y hospitales de Chiapas, así como los pagos correspondientes que se adeudan a trabajadores del sector salud y maestras, maestros interinos.

A las autoridades de los diferentes niveles de gobierno les exigimos se nos garantice nuestro derecho a la tierra y a la participación en la toma de decisiones sin mediaciones y sin violencia

A las compañeras, compañeros, autoridades y pueblos les hacemos un llamado a seguir sumándonos a la lucha y resistencia, a recuperar nuestro sentido de colectividad y el control de nuestros territorios, a sembrar y producir nuestra alimentación y no dependencia, a retomar la tenencia familiar como una estrategia para la defensa de la propiedad social, y para el reconocimiento de nuestro derecho a la tierra como mujeres, a unirnos y organizarnos en una solo voz sin importar nuestra lengua, color, lugar porque los territorios no tienen límites y nuestras luchas no tienen fronteras.

¡¡¡Por una vida libre de violencia, no más feminicidios en Chiapas!!!
¡¡¡Por el respeto a la tierra y el territorio de nuestros pueblos!!!
¡¡¡Alto a la militarización!!!

Atentamente:

Mujeres, niñas, hombres, comunidades, organizaciones y pueblos en pie de lucha

 

Vídeo de la lectura del pronunciamiento

Descarga aquí el pronunciamiento en PDF

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s