PRONUNCIAMIENTO Campaña Nacional: En Defensa de La Madre Tierra y El Territorio

CONCLUYE LA CAMPAÑA: En Defensa de La Madre Tierra y El Territorio; LA LUCHA DE LOS PUEBLOS COMUNIDADES Y BARRIOS CONTINÚA.

CANCELACIÓN DE TODOS LOS PROYECTOS QUE TRANSGREDEN LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS, COMUNIDADES Y BARRIOS.

Hace un año, en abril de 2016, iniciamos la Campaña Nacional en Defensa la Madre Tierra y el Territorio. Representantes de pueblos originarios, comunidades campesinas, barrios, colectivos y organizaciones de diversos rincones de nuestro país nos unimos para alzar la voz y denunciar públicamente el despojo, las afectaciones y violaciones a nuestros derechos que estamos sufriendo con la implementación de proyectos de empresas capitalistas, que sin consulta y sin permiso se instalan en nuestros territorios.

En las lunas y los meses que ha durado la Campaña hemos encontrado, desde nuestras resistencias, la mayor de nuestras coincidencias: luchamos por la defensa de La Vida. La Tierra la entendemos como nuestra Madre, porque todo de ella recibimos. Es la Vida por la que luchamos. Mirándonos en la misma lucha, hemos decidido caminar juntos, desde el recorrido de nuestros Territorios, a un mismo compás, entendiendo que el futuro de las siguientes generaciones podemos garantizarlo con la Unidad y el abrazo solidario de quienes han salido a acompañar nuestras luchas.

Vivimos y coexistimos con el sistema capitalista, que todo lo vuelve mercancía. Dinero y acumulación de riqueza es lo que ofrece, con la transformación de los bienes naturales en bienes de consumo. Toma de la naturaleza, arranca y destruye, para transformar lo que hay en ella en los nuevos espejitos que hace más de 500 años nos trajeron desde Europa; envoltura llamativa, aplicaciones creativas que nos hacen creer que necesitamos, un poco de ingeniería, otro poco de mercadotecnia, y ya: un producto nuevo a un precio increíble, que nos hará la vida más fácil o más divertida o más inteligente… la Vida que nos quita la otra Vida… Porque la voracidad de este sistema, parece que no tiene límites, ni marcos legales que puedan contenerla. Todo lo desgarra, todo lo destruye. Es insaciable: quiere más y más riqueza a costa del sufrimiento de los pobres y de la Madre Naturaleza: las crisis económicas y la crisis ambiental que provoca, son gasolina para que funcione este sistema. Su voracidad altera los equilibrios naturales: provoca disputas, enfrentamientos, guerras entre pueblos y comunidades; provoca desastres naturales al alterar los patrones climáticos con la destrucción de bosques, ríos y montañas. La explotación y devastación de la Naturaleza en manos de unas cuantas empresas nos está matando: envenenan el agua que bebemos, contaminan el aire que respiramos, modifican genéticamente las plantas que nos curan y las frutas y verduras que comemos; con sus químicos y plaguicidas envenenan nuestros cuerpos, contaminan la leche de las madres que amamantan a sus hijos, los metales pesados usados en la minería y procesos industriales nos provocan enfermedades en la piel, distintos tipos de cáncer y un sin fin de otras enfermedades que desconocemos, provocando intensos sufrimientos que no pueden aliviarse sino con la muerte que nos traen.

HEMOS VISTO LO QUE LAS EMPRESAS BUSCAN, CONOCEMOS EL MODO COMO HACEN SUS PROYECTOS
La mercantilización de los bienes naturales comunes da a las empresas capitalistas gigantescas ganancias económicas, por lo que anhelan entrar a nuestros territorios y mandar en ellos; por más de 500 años han pretendido legalizar el despojo continuado de nuestras tierras y territorios mediante distintas estrategias legaloides; en los últimos años promovieron y lograron, con la complicidad del gobierno, modificar las leyes que deberían protegernos; han hecho las reformas que les protegen y les dan impunidad para arrebatarnos nuestras formas y medios de vida, para extraer y sacar nuestros bienes naturales comunes transformándolos en riqueza para ellos: llevan el agua, llevan la madera, llevan los metales preciosos como el oro y la plata, llevan el petróleo y el gas; traen a sus especialistas para explorar, extraer y llevar la riqueza de la biodiversidad de nuestras selvas, bosques y montañas; llevan los saberes de medicina tradicional de nuestros pueblos, para las farmacéuticas que los transformen en medicamentos que venden al precio de sus ganancias … a esto llaman progreso y desarrollo… ¿y qué nos dejan? Nos dejan destrucción de nuestros bosques y selvas, contaminación de ríos y mantos acuíferos, enfermedades por uso de pesticidas y químicos dañinos para la salud; nos dejan migajas de sus grandes ganancias, engañándonos como si nos dieran salud, educación y trabajo; nos dejan ideas que nos llevan a un modo de vida diferente al nuestro, nos llaman a la libre competencia y al libre comercio, al consumo desechable de refrescos, alimentos chatarra, tecnologías obsoletas que requieren de nuevas inversiones y más gastos… comprar y comprar, vender y vender… a todo le ponen precio, todo se puede vender, todo se puede comprar, claro, se puede, para quien tenga dinero…y ¿dónde se saca el dinero?

QUEREMOS LA VIDA BUENA UN MÉXICO LIBRE, IGUALITARIO Y FRATERNO
Explotándonos han hecho su riqueza; despojándonos han ocupado nuestros territorios; con elecciones viciadas y fraudulentas se han hecho del poder en cada municipio, en cada estado, hasta ocupar los tres poderes de la Unión. Nos han arrebatado el poder del pueblo, el poder de gobernarnos a nosotros mismos. Todo lo quieren y todo lo toman. Pretenden el gobierno total y absoluto de nuestro país, a toda costa, a cualquier precio; han violentado la paz y el orden público, las leyes y a las instituciones, los derechos de las personas y de los pueblos originarios; y lo que han hecho, es un desastre que hoy nos tiene en el caos, en la inseguridad, en la violencia, en la muerte, en las fosas clandestinas…

Pero nosotros queremos La Vida. La Vida Buena para nuestros pueblos, para todas y todos los mexicanos. No queremos proyectos que nos dejan muerte. No seremos más sus esclavos modernos. Queremos la Vida. Amamos la Libertad y queremos Igualdad, igualdad en el trato entre hombres y mujeres, igualdad de oportunidades, igualdad ante la Ley y la Justicia. Nuestra Justicia y nuestras leyes, basadas en el respeto al ser humano. Vivimos la Fraternidad y queremos seguirla viviendo en nuestros territorios, en nuestras fiestas, compartiendo nuestras alegrías. Somos portadoras y portadores de tradiciones milenarias y defender lo Sagrado es nuestra encomienda.

En el compartir nos hemos reencontrado y ahora nos reconocemos. La Campaña que iniciamos hace un año nos acerca, porque tenemos el mismo sufrimiento. Tenemos el sueño de un país mejor, sano y fuerte, con autoridades legítimas que en verdad vean por el bien de su pueblo. Con la Campaña en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio, otra vez nos hacemos visibles: Aquí estamos: ¡Presentes!

Pero los malos gobernantes y los dueños del dinero, pretenden que no estamos, que no existimos. Ni nos ven ni nos escuchan. Creen que lo que quieren hacer, lo pueden, porque tienen el dinero para hacerlo, para pagar a diputados y senadores que acomoden las leyes en su beneficio; con dinero sucio pagan y corrompen a los gobernantes, que hacen prosperar sus proyectos multiplicando sus ganancias; pagan a los funcionarios para que sean serviles a sus intereses, a la policía para que los proteja y reprima a quienes nos oponemos a ellos, persiguiéndonos como si fuéramos delincuentes; compran jueces y magistrados, y modulan el juicio de las mayorías con el veneno que administran desde los medios de comunicación que pagan y controlan. Si no es como sus trabajadores o empleados, no existimos para ellos. Somos sus audiencias pasivas obedientes al consumo de sus productos chatarra. Nos desprecian y nos tratan como tales, nos creen claudicados y sin poder para tomar nuestras propias decisiones… Pero se equivocan. Con la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio, otra vez nos hemos manifestado: Existimos y no queremos más un México sin nosotras/os. Queremos un México sin ustedes, los del poder.

Con respeto valoramos cómo compañeras y compañeros del Congreso Nacional Indígena han recogido la palabra indignada de casi medio centenar de pueblos originarios que viven en nuestro país que están siendo afectados y violentados por los proyectos capitalistas que les están imponiendo en sus territorios. Han puesto a la luz la violencia ejercida contra ellos por parte de las empresas, con la anuencia, consentimiento y el apoyo de los distintos niveles de gobierno, del mal llamado gobierno de nuestro país. Pero le decimos a los empresarios, a los dueños de las compañías que vienen a nuestros territorios, que no se confundan…

NO TIENEN EL PERMISO DE LOS PUEBLOS: PELIGRAN SUS INVERSIONES
Si el mal gobierno otorga a las empresas y trasnacionales permisos y concesiones para sus proyectos, que quede claro que nosotros no lo damos. Esos gobiernos no nos representan; de ninguna manera hemos dado nuestro consentimiento, ni lo daremos. Mucho nos han robado en más de 500 años. No queremos nada con los explotadores, nada queremos con los saqueadores. Queremos la riqueza de nuestro país para nuestras generaciones futuras, no para la bolsa de los ricos de otras naciones. Por eso ¡No!: No damos nuestro consentimiento. Las inversiones que hacen para sus proyectos son bajo su propio riesgo. Nos violentan, nos provocan, agotan nuestra paciencia. Queremos respeto, queremos paz y tranquilidad en nuestros territorios.

A un año de iniciada la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio acordamos concluirla en esta que llamamos una primera etapa. Los pueblos, comunidades campesinas, barrios, colectivos y organizaciones continuamos en pie de lucha. Con la fuerza y determinación de nuestro pueblo recuperaremos la Vida Buena que nos merecemos. Sabemos y podemos gobernarnos; sabemos y podemos cuidarnos en nuestra seguridad y en el ejercicio de nuestros derechos; sabemos cómo hacer nuestros acuerdos y cómo hacer que se cumplan y respeten.

La mayoría de nuestras luchas enfrentan escenarios complejos que exigen estrategias diversificadas del movimiento social y el apoyo de sectores diversos de la sociedad civil. La Campaña ha ofrecido espacios y oportunidades de articulación con colectivos y organizaciones diversas, que incluyen a músicos y artistas, académicos, maestras y maestros, investigadores, centros y comités de derechos humanos, medios de comunicación libres y alternativos, periodistas, y muchas otras personas que tienen sus propios espacios y dinámicas organizativas y que luchan por un México mejor. Nos hemos escuchado con el corazón abierto, haciendo nuestras las demandas de otras geografías, incluso más allá de México, estrechando lazos solidarios que nos hacen asumir y difundir la lucha de los distintos pueblos, comunidades, barrios, colonias, colectivos y organizaciones, luchas todas en defensa de la Vida, de la Madre Tierra y el Territorio.

El gobierno criminaliza nuestras luchas y a quienes en ellas participamos; viéndolas unidas y articuladas trata de infiltrarlas y dividirlas; nos vigila, nos persigue y nos reprime con más fuerza, enajenando de su pueblo a las mexicanas y mexicanos que acuerpa en las policías, el ejército y marina, en las fuerzas armadas de México, usándolas como carne de cañón de las maltrechas instituciones que el Estado sigue desgastando al enfrentarlas con el pueblo. Nos han golpeado, nos han llevado a la cárcel, nos han secuestrado y desaparecido, nos han matado, nos han llevado a fosas clandestinas, pero no nos callan ni podrán callarnos, porque esto ya comenzó…

Reiteramos que, si bien vivimos en un México en el que pareciera que los derechos humanos y los derechos de los pueblos son letra muerta y que no hay modo de hacerlos valer, no renunciamos a ellos y seguiremos luchando por su vigencia hasta que llegue a ser una realidad para todas y todos los mexicanos. La Autonomía, la Libre Determinación y el Territorio, son parte de nuestros derechos; los hemos conquistado y están plasmados y establecidos en estándares jurídicos internacionales que el Estado Mexicano ha firmado y ratificado. No abandonaremos las trincheras en las que la injusticia nos ha colocado. Nuestro compromiso de defender la Vida es inquebrantable, y la defendemos con la vida misma, exigiendo el respeto que nos merecemos y construyendo desde nuestros territorios el México que queremos: un país en el que los pueblos dejemos de ser objetos de la alienación capitalista.

Seguiremos fortaleciendo nuestras formas de vida y de organización comunitaria, los procesos colectivos de toma de decisiones, nuestras culturas en las que el respeto por la vida es la norma que nos guía; nuestros gobiernos autónomos que manden obedeciendo; nuestros idiomas en los que continuaremos hablándole a los corazones del Cielo y de la Madre Tierra; nuestras semillas nativas y sus múltiples formas y colores; defendiendo y protegiendo nuestros sitios sagrados, haciendo que perdure el aroma del copal en nuestras ceremonias y haciendo oír nuestras voces y diseminando nuestra palabra que es la palabra de la Madre Tierra.

¡ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA LOS PUEBLOS ORIGINARIOS, LA MADRE NATURALEZA Y EL PUEBLO DE MÉXICO!

LA PRESENCIA DE EMPRESAS Y PROYECTOS EN TERRITORIOS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS NOS VIOLENTA

EL GOBIERNO QUE DEFIENDE A LAS EMPRESAS CAPITALISTAS NO ES DEL PUEBLO: ALTO A LA REPRESIÓN

MANIFESTAMOS Y REITERAMOS NUESTRO DERECHO Y NUESTRO COMPROMISO DE SEGUIR DEFENDIENDO LA VIDA

México, 10 de abril de 2017

¡ZAPATA VIVE, LA LUCHA SIGUE!

CAMPAÑA NACIONAL EN DEFENSA DE LA MADRE TIERRA Y EL TERRITORIO

Descarga aquí el pronunciamiento final de la Campaña

Página web de la Campaña Nacional: http://www.defensamadretierra.mx

Fotos de eventos de cierre en regiones de México:

Anuncios

Carta Abierta al Presidente de Guatemala

Estado Feminicida en “Hogar Seguro”

Carta abierta al Gobierno de Guatemala

Señor  Presidente, Jimmy Morales Cabrera:

Quienes suscribimos la presente, mujeres y hombres Defensores de Derechos Humanos, expresamos al Pueblo de Guatemala nuestras condolencias por los graves acontecimientos ocurridos el pasado 8 de marzo en el Hogar Seguro “Virgen de la Asunción”, ubicado en el Municipio de San José Pinula, Departamento de Guatemala.

Desde recién sucedidos los trágicos hechos hemos estado recibiendo información a través de personas, organizaciones y comunidades de Guatemala sobre la negligente actuación de las autoridades a su cargo que han incumplido con las obligaciones derivadas de las Leyes nacionales y el Derecho Internacional.

Una de estas graves omisiones fue no atender de manera diligente la sentencia del Juzgado Sexto de Niñez y Adolescencia del Área Metropolitana que, en Diciembre del año pasado, condenó al Estado de Guatemala por graves violaciones a derechos humanos, mismas que distintas dependencias estatales documentaron, haciendo visible y denunciando las precarias condiciones del albergue, malos tratos, abuso sexual, actos de tortura, privación de la libertad, así como la probable operación de una red de trata de personas que explotaba a niñas y jóvenes menores de edad en complicidad con funcionarios a cargo del Hogar Seguro.

El acto de protesta que las menores de edad iniciaron el día 7 de marzo al interior del Hogar, fue tan solo una de las expresiones desesperadas para romper el miedo ante la muerte progresiva y silenciada que la impunidad del Estado lapidó sobre las pequeñas voces de quienes personifican un país que sobrevive a la violencia estructural, impunidad e injusticia, la huella del genocidio, descomposición social, la nula reparación del daño, el desprecio y discriminación de sus gobernantes sumado al fracaso de las políticas públicas de atención integral, un maltrecho proceso de construcción de paz y el intento de una nación democrática.

En ese sentido, Señor Presidente, nos hiere, indigna y llena de rabia la muerte de, hasta el día de hoy, 43 niñas y jóvenes, las más de 20 que sobreviven con graves quemaduras que se debaten entre la vida y la muerte y la situación de centenas de menores en los centros de internamiento en el país que presentan condiciones similares a las denunciadas por las víctimas. Nos horroriza que, conociendo las denuncias realizadas varios años atrás, no se hayan tomado las medidas necesarias para deslindar y sancionar responsabilidades, incluyendo la parte que le toca a Usted. Hoy, Guatemala nuevamente ocupa las esquelas fúnebres de Latinoamérica y se consigna en la memoria abierta ¡Fue el Estado!

Acusamos la falta de una respuesta oportuna por parte del Estado guatemalteco ante la solicitud de información que realizó el pasado 31 de enero la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el albergue Virgen de La Asunción, por lo cual las autoridades incumplieron con su responsabilidad internacional de salvaguardar y proteger los derechos humanos de las niñas y jóvenes del albergue.

Frente a este contexto de dolor e impunidad le instamos a que su actuar y decisiones favorezcan un proceso de Verdad y Justicia para las víctimas, sobrevivientes, familiares, y todo el pueblo de Guatemala. Señor Presidente en sus manos está la responsabilidad de hacer valer el postulado ¡Guatemala, Nunca Más!.

No más violencia contra las Mujeres”

Ni una menos”

 16 de marzo de 2017, Continente Americano.

Firma la petición en línea aqui:

https://www.change.org/p/jimmy-morales-carta-abierta-al-presidente-de-guatemala?recruiter=696934694&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink

Para ver el listado completo de firmas descargue el documento aquí

Carta traducida al ingles

photo_2017-03-14_22-39-01

Pronunciamiento del Movimiento de Mujeres, Pueblos y Organizaciones en Defensa del Territorio (Marzo 2017)

San Cristóbal de las Casas, Chiapas, 8 de marzo de 2017

 

PRONUNCIAMIENTO

 

Cuarta Asamblea del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones.

Los días 6 y 7 de marzo, nosotras, mujeres y hombres, indígenas, campesinos, campesinas y urbanas, de diversas comunidades, ejidos, colectivos, organizaciones de base, ciudades y países nos reunimos para reflexionar y debatir sobre las problemáticas que provocan los proyectos neoextractivistas que  afectan nuestras tierras, ríos, lagos, montañas y nuestra salud con enfermedades mortales cuyos tratamientos se vuelven inaccesibles.

Con testimonios de las compañeras de zona norte, del Frente Popular en Defensa del Soconusco “20 de Junio”, del Movimiento de Pueblos Originarios en Resistencia de Tecpatán y de otros lugares de Chiapas, volvimos a constatar cómo los proyectos extractivistas generan divisiones y violencia en las comunidades. Nos dividen a través de engaños al decir que habrá más trabajo, que habrá más inversión en proyectos comunitarios y cuando protestamos el gobierno y las empresas nos reprimen, amenazan, encarcelan. Es la forma en que el Estado y el sistema de muerte muestra sus diferentes rostros en su guerra de exterminio contra los pueblos, hombres y sobre todo contra las mujeres.

Los proyectos neoextractivistas no son el único problema en nuestras tierras y territorios, la violencia feminicida también nos afecta y no queremos seguir viviendo esta situación injusta.

El neoextractivismo, la devastación ambiental, la violencia feminicida y los feminicidios son parte de los rostros de este sistema de muerte. Por eso vemos que la lucha contra la hidra capitalista debe ser de todas y todos, los del campo y los de la ciudad, de manera articulada.

Nosotras las mujeres exigimos se nos reconozca, respete y tome en cuenta nuestra palabra y decisiones en todos los espacios de participación: familia, comunidad, estado, organización.

Por ello denunciamos:

  • El incesante incremento de feminicidios y violencia hacia las mujeres, en el campo y la ciudad, que no se castiga, provocando impunidad y la naturalización de la violencia feminicida.
  • El despojo que impulsa el mal gobierno en territorio de los pueblos, el agua, bosque, selva, manglares, humedales, ocasionando la muerte de cientos de especies vegetales y animales, incluyendo al ser humano.
  • La represión a la manifestación organizada de pueblos, comunidades y organizaciones que luchan por defender la tierra y el territorio frente a proyectos extractivistas de muerte. Ejemplo de esto son las órdenes de aprensión contras pobladores de Pijijiapan y Tecpatán, así como el hostigamiento hacia compañeras y compañeros del Soconusco, la Sierra y otras regiones de Chiapas.
  • El injusto encarcelamiento de luchadoras sociales como Silvia Juárez Juárez, presidenta de la Asamblea de Padres de Familia de Tecpatán, acusada de motín, daños y secuestro. Medida implementada por el mal gobierno para reprimir la defensa del territorio zoque frente a la exploración de pozos de hidrocarburo.
  • La violencia paramilitar que asola a las comunidades de los Chimalapas, Oaxaca, derivada de la intención del Estado por apropiarse de los bienes naturales que se localizan en esa selva.
  • La violencia que genera el mal gobierno con sus partidos políticos que ha llevado a la confrontación y muerte de hombres y mujeres en el municipio de Chenalho, Chiapas.
  • A las autoridades de los tres niveles de gobierno que venden nuestro territorio a las transnacionales sin importarles la vida de las mujeres, nuestras familias y la madre tierra.

Ante esta situación la Asamblea del Movimiento en Defensa del Territorio después de un análisis profundo de los problemas de las comunidades, pueblos, mujeres, hombres, niños, niñas, ancianas y ancianos, así como de las propuestas para hacer frente a este sistema de muerte, acordamos dar a saber a todas y todos los siguientes resolutivos:

  • Confirmamos nuestro compromiso de seguir organizadas e impulsando el Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por el derecho de las mujeres a decidir.
  • Nos sumamos a la propuesta del Congreso Nacional Indígena (CNI) de conformar un Consejo Indígena de Gobierno y celebramos que sea una mujer indígena la vocera de los pueblos. Consideramos que su propuesta es justa y responde a la necesidad de construir otro mundo posible, de igualdad para todos y todas.
  • Acordamos compartir en nuestras familias, comunidades, pueblos, organizaciones y en el CNI los principios de la tenencia colectiva familiar porque consideramos que de esa manera fortalecemos la defensa de nuestras tierras y territorios; la de las mujeres, las jóvenes, los jóvenes, las niñas y los niños, en todos los espacios de decisión, en el espacio público donde se discute la vida de una comunidad; y que podamos participar en los cargos de representación ejidal y comunal. Reflexionamos sobre la importancia de reconocer y respetar la diversidad de familias y formas de vivir, porque no todo pasa por el matrimonio.
  • Las mujeres, nuestras familias y comunidades tenemos derecho a la vida, a respirar aire limpio, a tener ríos y aguas no contaminadas, a no vivir violencia de cualquier tipo. A que respetemos que la tierra no se vende, se ama, se cuida y se defiende.
  • Reconocemos que nuestros cuerpos son el primer territorio a defender y nuestro primer espacio de decisión.
  • La Asamblea se solidariza con las luchas de otras mujeres y sus pueblos que se encuentran organizadas en la defensa de la vida, la tierra, y el territorio.
  • Condenamos los actos de represión y criminalización hacia las mujeres y pueblos que resistimos desde la digna rabia.
  • Reprobamos la violencia machista hacia las mujeres, las niñas, las ancianas y exigimos castigo a los responsables. Violencia que se reproduce en los sistemas de salud, educación y en todo el

Saludamos:

 

  • A todas las mujeres que se organizan y movilizan contras todas las formas de violencia hacia las mujeres y los pueblos.
  • A las compañeras del EZLN, las mujeres de los Pueblos del CNI y adherentes a La Sexta.
  • A las mujeres de Acteal, de la CODIMUJ, del MODEVITE y otras más que en sus comunidades están protestando contra la violencia hacia las mujeres.
  • A las compañeras que han salido a las calles o que en sus espacios de acción se suman al llamado del Paro Internacional de Mujeres en protesta por la violencia feminicida.

¡Sin la participación de la mujer, no hay organización!

¡Sin oro podemos vivir, pero sin agua no!

¡No más violencia contra las mujeres!

¡Sí a la vida, no a la mina!

¡Presas políticas libertad!

¡Si somos raíces de la vida, podemos ser raíz de la lucha por la tierra y el territorio!

¡No queremos flores, exigimos derechos y respeto a nuestros cuerpos¡

Descarga el pronunciamiento en PDF aquí

SONY DSC

170308_paro8m_cdmch_web

Centenario de exclusión del derecho a la tenencia de la tierra para las mujeres

Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC (CDMCH)
San Cristóbal de las Casas, Chiapas a 14 de febrero de 2017
Boletín de prensa No. 003

Centenario de exclusión del derecho a la tenencia de la tierra para las mujeres

• Exclusión histórica de las mujeres a la tenencia familiar de la tierra para la defensa del territorio como propiedad social

La exclusión de las mujeres de la tenencia de la tierra es histórica, basada en la división sexual del trabajo, y reproducida social, cultural y jurídicamente. Esto último, en el Estado Liberal ha sido avalado a través de leyes y normas resultado de un proceso legislativo.

En México, la Constitución de 1917, las reformas agrarias y las recientes reformas estructurales como la energética, al omitir considerar la especial situación de las mujeres y profundizar la desigualdad, han violado y perpetuado de manera reiterada el derecho a la tierra y el territorio de las mujeres campesinas e indígenas.

Es importante recordar que desde sus orígenes la propiedad social se estableció como colectiva, siendo los sujetos de derecho agrario los pueblos y comunidades, “…la tierra y los bienes ejidales eran considerados patrimonio familiar” no obstante, el patriarcado inculturado caracterizó prácticas oficiales que privilegiaron a los hombres para que se agenciaran de ese derecho bajo el argumento de ser los jefes de familia.

Esta visión sesgada se formalizó en 1920 en la Ley de Ejidos cuando el derecho a solicitar tierras ejidales fue atribuido al jefe de familia. Un año más tarde, por añadidura, la Circular número 48 de la Comisión Nacional Agraria, confirmó su carácter discriminador al señalar que las mujeres solteras o viudas con familia a cargo que atender serían consideradas también como jefes de familia (sic), reforzando estereotipos que asignan a las mujeres la responsabilidad de cuidado y protección de la familia.

En 1927 en la Ley de Dotaciones y Restituciones de Tierras y Aguas se incluye a las mujeres como beneficiarias de la dotación de tierras pero condicionadas a su situación de soltería o viudez con familia a cargo, en tanto que para los hombres el requisito de ser jefe de familia se amplía a ser mayores de edad sin importar el estado civil; norma que en 1934 nuevamente favorece a los hombres como titulares cuando es aceptada su solicitud de tierras desde los 16 años para los solteros y de cualquier edad para los casados. Consideración que se mantuvo en la Ley de Reforma Agraria durante los años setentas hasta la contrarreforma agraria.

En 1992 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma al artículo 27 de la Constitución Federal, que puso fin al reparto agrario y creó un marco legal para privatizar la propiedad social, borrando las limitaciones que el ejidatario tenía para el uso de la parcela en función de la sociedad, del núcleo campesino y de su familia; además favoreció la titulación individual masculina en ejidos y comunidades a través del programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares (PROCEDE) enmarcado en la nueva Ley Agraria lo que profundizó la exclusión de las mujeres de los planes y programas de reparto agrario, así como también la eliminación de la posibilidad de acceder a la tenencia de la tierra vía dotación o restitución; dejándoles como única opción la de adquirir derechos por sucesión, por compra o por reconocimiento de la Asamblea.

En ese sentido las distintas etapas en que se han hecho reformas a la Constitución, y en particular al tema agrario, han perpetuado la discriminación hacia las mujeres, al establecer requisitos diferenciados para ejercer plenamente el derecho a la tierra y el territorio en igualdad de condiciones.

La desigualdad histórica que las mujeres han enfrentado para reconocerles derecho al patrimonio de bienes comunes, como la propiedad social de la tierra y el territorio, se contrapone incluso a la reciente armonización de la Constitución en materia de derechos humanos al omitir lo pactado en tratados y convenios internacionales ratificados como la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer que exige a los Estados garantizar el derecho de la mujer a recibir igual trato en las reformas de tierra y reformas agrarias (Artículo 14.2 (g)) y al derecho de igualdad de los cónyuges en cuanto a la posesión y administración de la propiedad (Artículo 16.2 (g)). En el caso de los pueblos indígenas, los derechos de igualdad de la mujer al goce de condiciones de vida adecuadas (Artículo 14.2 (h)), podría interpretarse de manera que incluye la protección del derecho a los recursos naturales.

A cien años de la Constitución de 1917, que fue considerada como el primer documento que reconoció derechos sociales, las mujeres campesinas e indígenas siguen invisibilizadas. Las políticas agrarias las ignoraron y les negaron derechos, al no contemplar las relaciones desiguales de poder existentes en el campo, limitando el ejercicio de sus derechos como ciudadanas hasta el día de hoy.

Desde distintas plataformas, organizaciones y pueblos en lucha se ha defendido el ejercicio de derechos en igualdad de clase, género y etnia, siendo uno de ellos el Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en la Toma de Decisiones, en donde pueblos, organizaciones y comunidades defienden la urgente necesidad de que se reconozca la tenencia familiar de la tierra para la defensa integral y articulada del territorio como propiedad social.

Esta propuesta es vigente y actual ante los embates que se avecinan tras la reforma energética cuyos efectos a los Artículos 27 y 28 constitucionales obligaron modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica, Ley de Inversión Extranjera, Ley Minera, Ley de Asociaciones Público Privadas y la Ley de Hidrocarburos que define a la industria de hidrocarburos de utilidad pública, pretexto por el cual el Estado puede determinar la ocupación o afectación superficial de los terrenos y que las actividades de exploración y explotación tienen preferencia sobre cualquier otra actividad, como la agropecuaria, al igual que la actividad minera, incluso si los propietarios no llegan a un acuerdo con la empresa extractiva el Estado podría expropiar los terrenos o superficie necesaria.

Fuente original, boletín de prensa 003 del CDMCH: http://cdmch.org/cdmch/sala-de-prensa/boletines-de-prensa/99-centenario-de-exclusion-del-derecho-a-la-tenencia-de-la-tierra-para-las-mujeres

Descarga el documento en PDF aquí

170214_foto_apoyo

-.-

Comunicado del Movimiento de Mujeres, Pueblos y Organizaciones en Defensa del Territorio

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, a 25 de noviembre 2016

COMUNICADO DEL MOVIMIENTO DE MUJERES, PUEBLOS Y ORGANIZACIONES EN DEFENSA DEL TERRITORIO

Al gobierno de Chiapas, Tabasco y Guerrero

A las mujeres de los pueblos, colectivos y organizaciones sociales

A los pueblos organizados

A las organizaciones civiles y de derechos humanos

A la sociedad civil

A los medios de comunicación independientes

Nosotras, mujeres y hombres reunidas en la Tercera Asamblea del Movimiento en defensa de la tierra, el territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones venimos desde diferentes comunidades de Chiapas, de distintas partes de México, para reunirnos nuevamente en el marco del Día Internacional de Lucha Contra la Violencia hacia las Mujeres. Durante dos días nos reunimos en el CIDECI-UNITIERRA para compartir información y denuncias, pero también propuestas y alternativas para defender nuestras tierras, territorios y organizarnos como mujeres ya que afrontamos el mismo sistema neoliberal y patriarcal.

Por ello denunciamos al gobierno de México en sus tres niveles que, en complicidad con empresas transnacionales, son responsables de:

  • Legalizar el despojo a través de reformas estructurales, como la energética, y de los proyectos neoextractivistas como carreteras, minerías, represas, y monocultivos. El despojo es una violencia contra nuestros pueblos y contra las mujeres, por eso, “las heridas a la tierra son heridas a nuestro cuerpo”.

  • Destruir formas colectivas de vida a partir de impulsar la privatización y despojo del agua, el saqueo de los minerales, y la tala de bosques.

  • Promover y alimentar el divisionismo al interior de nuestros ejidos, comunidades y organizaciones a través de proyectos y compra de líderes.

  • Tolerar la violencia contra las mujeres al no tutelar nuestros derechos, como el de tener una vida libre de toda violencia. Un ejemplo es la declaración parcial de la alerta de género para Chiapas.

  • Criminalizar la protesta social y reprimir a quienes resistimos a los proyectos neoextractivistas de muerte. Para esto, el gobierno en sus tres niveles realiza un mayor uso de la fuerza pública, cometiendo violencias físicas, psicológicas y sexuales en contra de quienes nos organizamos y manifestamos, persiguiéndonos, amenazándonos, encarcelándonos, e incluso asesinándonos. Provocando miedo, terror e inseguridad.

  • Tolerar al crimen organizado, que realiza el tráfico de drogas y personas, y también nos amenaza y asesina porque tiene los mismos intereses económicos de despojarnos de nuestros territorios para privatizarlos y explotarlos.

Por lo anterior exigimos al gobierno, a las autoridades ejidales y comunitarias, y a la sociedad civil:

  • Que respeten los derechos de las mujeres de manera plena, para vivir libres de violencia, tener tierra realmente, contar seguridad de que no se nos despojará de nuestros territorios, y participar en la toma de decisiones en nuestras comunidades.

  • Que cesen los feminicidios, la violencia feminicida; que se libere a las mujeres indígenas y no indígenas que han sido injustamente presas

  • Que el gobierno respete y haga valer la libre determinación y autonomía de los pueblos, y que deje de alimentar la división comunitaria, la cooptación y compra de líderes.

  • Al gobierno y a las empresas transnacionales que dejen de perseguir, intimidar, y asesinar a quienes defendemos nuestras tierras y territorios.

  • Al gobierno y a los medios de comunicación privados, que dejen de criminalizar la protesta social. No somos criminales, somos mujeres y hombres defendiendo nuestros derechos, nuestras tierras y territorios, que es donde vivimos y queremos seguir viviendo en respeto a la madre tierra.

Ante este panorama, declaramos que:

  1. A pesar de toda la violencia que vivimos, somos las mujeres las que vamos al frente, las que resistimos, las que luchamos y seguiremos luchando hasta que en nuestras comunidades y ejidos se reconozcan nuestros derechos, nuestro trabajo, nuestra organización y movilización.

  2. Es necesario unir nuestras luchas y movimientos, porque son como los ríos, que queremos correr libres, y encontrarnos con otros ríos para que el caudal de nuestro movimiento sea más fuerte.

  3. Que como integrantes de la Campaña Popular Contra la Violencia Hacia las Mujeres y el Feminicidio estamos en Alerta Ciudadana Permanente para vigilar y exigir al gobierno seguridad para la población, que de inmediato ponga fin a la impunidad, y tome medidas asertivas de prevención ante la violencia feminicida, las desapariciones y la extorsión que padecemos las mujeres y especialmente las migrantes centroamericanas.

  4. Apoyamos a las luchas que sostienen las y los compañeros del CECOP contra el proyecto de La Parota en el estado de Guerrero; saludamos a las mujeres de Santiago Tilapa, Estado de México que resisten frente a las mineras; a las y los compañeros de la Red Junco, de Centla, Tabasco, que ejercen su derecho a la información; nos sumamos a los y las compañeras del MAPDER, REMA en la lucha contra el modelo extractivo y reconocemos a nuestras compañeras de la Costa, de la región Norte y de la Casa de la Mujer Ixim Antsetik de Palenque que han compartido sus luchas en esta Asamblea que nos reúne y fortalece.

  5. Nos sumamos a las exigencias del Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (MODEVITE) y saludamos la peregrinación del Pueblo Creyente que despierta los corazones y pensamientos de los pueblos animándonos a construir un mundo justo y digno para todas y todos.

  6. Apoyamos la Iniciativa Ciudadana de Ley General de Aguas que impulsan personas, organizaciones y pueblos para conseguir “Agua Para Todas/os, Agua para la Vida”.

  7. Congratulamos la realización del Primer Congreso Feminista de Chiapas que nos convoca a unirnos como mujeres desde los distintos frentes en que luchamos.

  8. Abrazamos los 20 años de caminar del Congreso Nacional Indígena (CNI) que actualmente consulta a sus comunidades de base si están de acuerdo en participar o no, en las próximas elecciones valorando la participación de las mujeres en todos los espacios.

  9. Seguiremos trabajando hasta lograr que nuestros territorios dejen de estar amenazados por el despojo a favor de las empresas mineras, hidroeléctricas, petroleras, de turismo, constructoras de carreteras de cuota, monocultivos y todo lo que viole el derecho de pueblos y violente la vida de las mujeres.

  10. Continuaremos luchando jurídica y políticamente hasta lograr que se reconozca en ejidos y comunidades que la tierra es de toda la familia y no sólo los hombres y que las mujeres tenemos derecho a participar en las asambleas y en las decisiones que nos afectan, incluyendo las que se refieren a nuestras tierras y territorios.

Las mujeres y hombres reunidos en esta Tercera Asamblea al unir nuestras fuerzas como un gran río no nos detendremos, lograremos romper los muros con los que el sistema capitalista patriarcal pretende detener nuestra lucha en defensa de nuestra tierra y territorio. Las mujeres tenemos corazón fuerte y queremos que el caminar de la vida sea “pajal”, es decir, parejo, no queremos que nadie oprima a nadie, que nadie explote a nadie, que nadie violente a nadie, que nadie mate a nadie, que nadie dependa de nadie. Queremos libertad para decir lo que está en nuestro corazón y que eso no sea burlado, sino que sea respetado.

Movimiento en defensa de la tierra, el territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones

¡¡¡No más violencia contra las mujeres!!!

¡¡¡Sin mujeres no hay organización!!!

¡¡¡La tierra no se vende, se ama y se defiende!!!

Descarga aquí el comunicado

Más fotos disponibles en: https://www.facebook.com/1129987637032811/photos/?tab=album&album_id=1288600377838202

Fotografías cortesía de: Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, A.C. (CDMCH)

Video: lectura del comunicado del Movimiento de Mujeres en Defensa del Territorio

Video: lectura en Tseltal del comunicado del Movimiento de Mujeres en Defensa del Territorio

Video: lectura en Tsotsil del comunicado del Movimiento de Mujeres en Defensa del Territorio

Comunicado conjunto en el Día Internacional de lucha contra la Violencia Hacia las Mujeres

DECLARACIÓN CONJUNTA

UNIDAS/OS las mujeres del Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC, la Campaña Popular Contra la Violencia a las Mujeres y el Feminicidio, las y los integrantes del Primer Congreso Feminista de Chiapas, el Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio del Pueblo Creyente y muchas mujeres y hombres más de Chiapas, este 25 de NOVIEMBRE, DIA INTERNACIONAL POR LA ERRADICACION DE LA VIOLENCIA A LAS MUJERES, con el corazón en la mano y toda nuestra fuerza alzamos la voz para DECLARAR QUE:

  • RESPONSABILIZAMOS al Estado Mexicano y al sistema capitalista – neoliberal por la situación de pobreza y violencia que vivimos en todo el mundo y específicamente en el estado de Chiapas, en donde casi el 90% de la población vive marginada del desarrollo y la justicia.

  • NOS OPONEMOS y luchamos contra los despojos que con el aval del gobierno se están consumando sobre nuestros territorios amenazando nuestros bienes naturales que nos dan vida y sostén, la soberanía nacional y afectando el derecho de nuestros pueblos a vivir en PAZ.

  • DENUNCIAMOS QUE LOS FEMINICIDIOS y la Violencia contra las Mujeres sigue creciendo en todo Chiapas, afectando la libertad, seguridad y vida de toda la población, dejando inumerables víctimas en estado de indefensión, en especial a las/los hijas e hijos menores

  • REITERAMOS que el Estado neoliberal, patriarcal es culpable de la violencia estructural, institucional y feminicida que padecemos porque con sus políticas y estrategias impuestas con terror militar sobre la población, beneficia exclusivamente a las empresas y al capital en detrimento de nuestras vidas

  • NO ACEPTAMOS, NI VALIDAMOS las reformas estructurales, así como los Tratados de Libre Comercio que entregan el país a empresas extrajeras y han generado leyes injustas y legalización del despojo, violencia e impunidad, por eso NOS OPONEMOS a la llamada Reforma Estructural del Campo que desaparece los bienes comunales y el ejido, es decir, la propiedad social.

  • DENUNCIAMOS ante el mundo que en Chiapas seguimos viviendo la guerra implementada por el estado, no solo contra los Zapatistas, sino contra todos los pueblos indígenas, la gente pobre, las mujeres y todas/os las que nos atrevemos a luchar contra el régimen salvaje y machista que nos han impuesto.

  • DENUNCIAMOS que estas políticas pretenden ocultar la violencia del estado con el divisionismo, la cooptación y el terror que ejercen contra nuestras comunidades y pueblos, aparentando que se debe a conflictos internos de la población y que la violencia hacia las mujeres, incluyendo los feminicidios y violaciones, se deben a su “mala” conducta, a su desobediencia y transgresión de las “buenas costumbres”.

  • EXIGIMOS la aparición con vida de miles de DESAPARECIDAS y DESAPARECIDOS, a manos del gobierno en complicidad con el crimen organizados, que nos SILENCIAN, INTIMIDAN, y trafican como objetos, en especial a opositores y opositoras, a migrantes y familiares que los buscan y piden justicia.

  • DENUNCIAMOS las leyes que despojan a las mujeres de nuestro CUERPO que es nuestro territorio, tratando de imponer machistas y denigrantes leyes y formas de control para mantenernos sólo como reproductoras y con un solo tipo de sexualidad.

POR LO ANTERIOR DENUNCIAMOS al Mundo que juntas y juntos aumentaremos nuestras luchas políticas y no nos detendremos hasta que las autoridades gobiernen en beneficio del pueblo, que es el primer mandato y triunfo de nuestras luchas históricas y que cesen la represión, la violencia y la impunidad, que constituyen el TERRORISMO DE ESTADO en que vive Chiapas y todo el país; y las Mujeres podamos vivir en Paz, y que todos los pueblos indígenas y no indígenas podamos ejercer nuestros derechos con paz, justicia y libertad.

LAS ORGANIZACIONES Y PERSONAS QUE FIRMAMOS ESTE COMUNICADO tenemos la firme esperanza de que con nuestras luchas la situación de violencia no se prolongue ni se intensifique. Por eso Mujeres y Hombres, alzamos la voz llamando a todos los pueblos de México y el Mundo a derrotar el estado capitalista, neoliberal, heterosexual, racista y a construir otro mundo de PAZ CON JUSTICIA Y DIGNIDAD donde quepamos TODAS y TODOS.

¡¡¡VIVAS NOS QUEREMOS!!!

¡¡¡NI UN MINUTO DE SILENCIO MÁS POR LAS MUERTAS!!!

QUE SE ESCUCHE NUESTRA VOZ CONTRA EL TERROR DE ESTADO!!!!

¡¡¡NO MAS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES!!!

¡¡¡ ALTO A LOS FEMINICIDIOS, JUSTICIA PARA TODAS!!!

¡¡¡MUERTE AL SISTEMA CRIMINAL, EXPLOTADOR, GENOCIDA!!!

¡¡¡LA TIERRA ES DE QUIEN LA TRABAJA!!!

ALTO A LOS DESPOJOS Y PRIVATIZACIÓN DE NUESTROS TERRITORIOS

RESPETO A NUESTRA SOBERAÍA Y A NUSTROS TERRITORIOS

ATENTAMENTE:

CENTRO DE DERECHOS DE LA MUJER DE CHIAPAS, AC

CAMPAÑA CONTRA LA VIOLENCIA A LAS MUJERES Y EL FEMINICIDIO

PRIMER CONGRESO FEMINISTA DE CHIAPAS

MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA VIDA Y EL TERRITORIO

San Cristóbal de las Casas, Chiapas a 25 de noviembre de 2016

DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA ERRADICACIÓN DE LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Descarga aquí en PDF la Declaración conjunta

aspecto25n

Fotografía cortesía del Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC

VIDEO: Lectura de la Declaración conjunta en el Día Internacional de lucha Contra la Violencia hacia las Mujeres

Segundo reporte sobre Asamblea de Mujeres en Defensa del Territorio

Nota de prensa 002

Tercera Asamblea del Movimiento en defensa de la tierra y el territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, a 24 de noviembre de 2016. Red de Comunicador@s K’asesel K’op. El segundo día de trabajo de la Tercera Asamblea del Movimiento en defensa de la tierra y el territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones giró en torno a la discusión de una propuesta de ley que reconozca la participación de las mujeres en la toma de decisiones, así como su derecho a acceder plenamente a la tierra.

Por la mañana, en sesión plenaria, Gloria Flores Ruiz, Coordinadora General del Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC (CDMCH) expuso la relevancia de que las mujeres seamos reconocidas como sujetas sociales activas en la vida de las comunidades, ejidos y organizaciones de base. Haciendo un recorrido sobre cómo las leyes y mentalidades en México han hecho posible que las mujeres quedemos marginadas, no sólo de la tenencia de la tierra. Esta exposición permitió que se discutiera quiénes pueden, deben y es necesario que participen en la toma de decisiones que afectan a la tierra y al territorio. También se habló sobre cómo es importante luchar porque siga existiendo la propiedad social de la tierra, y que no todo sea propiedad privada.

A partir del medio día nos organizamos en cuatro grupos de trabajo: zonas Norte y Altos de Chiapas, mujeres urbanas, y hombres para discutir los cuatro principios que servirán para construir la propuesta de ley de propiedad familiar y comunitaria de la tierra. La discusión en estos grupos fue profunda porque a partir de cada uno de los puntos se discutieron las ventajas, desventajas y retos que permitan generar una propuesta de ley que en principio permita el derecho a la tierra para hombres y mujeres, para a partir de este derecho, abrir la puerta para que a las mujeres se nos reconozca y respete el derecho a participar en la toma de decisiones que afectan a las tierras y territorios de nuestras comunidades y ejidos.

Por la tarde la abogada feminista Martha Figueroa participó para explicar cuál ha sido la historia de la petición de alerta de género en Chiapas, y qué significa social y políticamente la declaratoria parcial de alerta de género para el estado hecha el pasado 18 de noviembre. Ante esto, Martha Figueroa nos invitó a sumarnos a la declaración de alerta permanente y ciudadana para exigir que se declare la alerta de género, no sólo en todo Chiapas, sino en todo México.

Posteriormente, cada uno de los cuatro grupos de trabajo presentó sus reflexiones a partir de dibujos y representaciones que hicieron visibles las formas específicas como la toma de decisiones que excluyen a las mujeres terminaban afectándonos más porque somos nosotras las responsables de mantener la alimentación de nuestras familias, y si no podemos acceder al agua, a la leña, a cultivos libres de agroquímicos y semillas modificadas, esto será cada vez más difícil de lograr e implicará mayor responsabilidad, trabajo y desgaste para nosotras. También se abordaron las dinámicas comunitarias que se generan cuando las autoridades ejidales o comunitarias se “venden”, y cómo ante ello es necesario luchar para que las autoridades verdaderamente representen a los intereses y necesidades de la población, y esto pasa por la posibilidad de que haya autoridades mujeres, porque ellas podrían aportar la visión específica de cómo una decisión puede afectar más a las mujeres.

La discusión de la propuesta de ley ha sido el inicio de un proceso que sabemos será largo y no se agota en la vía jurídica, sino que debe ir acompañado por un trabajo de base en el cual seamos las mismas mujeres quienes nos hagamos conscientes de que tenemos derechos y obligaciones, y que en la medida de que nos apropiemos de ellas podremos ir construyendo una participación política más sólida.

Todos los puntos discutidos y las propuestas emanadas de las mesas serán entregadas al equipo jurídico del CDMCH, quien será el responsable de redactar el borrador de la propuesta de ley, la cual, se acordó en la asamblea, será discutido y eventualmente impulsado por todo el Movimiento. De esta forma, la propuesta busca ir más allá de ser iniciativa de un solo grupo, para cobrar fuerza a través de sus discusión en comunidades, ejidos, y con otros actores políticos aliados. Para concretar todo este trabajo se crearon cuatro comisiones: jurídica; documentación de casos y sistematización; comunicación; y formación y organización política.

El último punto de la tercera Asamblea fue la lectura, para ser aceptada o modificada, del pronunciamiento que presentaremos mañana viernes 25 de noviembre en el mitin, al terminar la marcha, en la Plaza de la Resistencia en San Cristóbal de Las Casas, donde nos manifestaremos junto con las participantes del Congreso Feminista de Chiapas, y la peregrinación convocada por el Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (MODEVITE).

Para cerrar nuestro evento, compañeras del MODEVITE y de comunidades de la zona Norte y Altos realizaron un altar maya, ante el cual nos invitaron a ofrecer un rezo, una danza y canciones para agradecer a la madre tierra por todo lo que nos da, así como para pedir fuerzas para seguir luchando en su defensa.

Más fotos disponibles en: https://www.facebook.com/1129987637032811/photos/?tab=album&album_id=1288600377838202

-.-

Reporte sobre la Tercera Asamblea del Movimiento de Mujeres en Defensa del Territorio

Nota de prensa 001

 

Tercera asamblea del Movimiento en defensa de la tierra

y el territorio y por la participación y el reconocimiento

de las mujeres en la toma de decisiones.

 

San Cristóbal de las Casas, 23 de noviembre, 2016. Red de comunicador@s comunitari@s K’asesel k’op. El día de hoy, en San Cristóbal de las Casas dio inicio la Tercer asamblea del Movimiento en defensa de la tierra y el territorio y por el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones. Nos reunimos decenas de mujeres provenientes de tres regiones de Chiapas, con representantes de colectivos y organizaciones de base de Guerrero, Estado de México y Tabasco.

Iniciamos el día compartiendo saludos de compañeras delegadas de los colectivos de promotoras del Centro de Derechos de la mujer de Chiapas, AC (CDMCH). Nuestra primera actividad consistió en hacer un recorrido noticioso sobre los acontecimientos más relevantes relacionados con la problemática de tierra, territorio y violencia contra las mujeres en Chiapas, México y el resto del mundo.

Nuestra segunda actividad fue un panel en el cual compañeras de organizaciones de Chiapas y Estado de México compartieron sus testimonios de los problemas que afrontan, y la manera como se organizan para resolverlos.

Alma Rosa Rojas del Colectivo Educación para la Paz y los Derechos Humanos, AC (CEPAZDH) expuso la problemática de contaminación y expropiación del agua en San Cristóbal, y en otros municipios de Chiapas como Tzimol. En San Cristóbal, el 80% de los ríos están  contaminados porque el drenaje de la ciudad desemboca en los ríos. Además de esto, en la misma ciudad, la empresa Coca-Cola tiene concesionados tres pozos para la producción de refresco. Una de las alternativas que compartió fue la Ley ciudadana del agua, la cual ha sido construida e impulsada desde diversos actores de la sociedad civil, y que está en la fase de recolección de firmas para ser presentada como una alternativa frente a la Ley de aguas propuesta por la CONAGUA, y que tiene un corte netamente privatizador.

Ernestina Peña Ortiz del Consejo Indígena del Pueblo de Santiago Tilapa, Estado de México, expuso la problemática de lucha contra una minera que explotaría el cerro sagrado del pueblo. Narró como en algún momento lograron organizarse para frenar el proyecto, sin embargo, por prebendas, las autoridades se dividieron, y el día de la fiesta patronal de 2015, fueron las mujeres las que se enfrentaron para frenar la explotación del cerro sagrado. Esta movilización tuvo como actoras relevantes a las mujeres, porque fueron ellas quienes frenaron el trabajo de las máquinas, logrando incluso que la empresa las sacara. Sin embargo, la CFE, meses después, envió el recibo del agua el cual, por su monto, se pensó en el pueblo, que sólo podría ser pagado si se aceptaba la concesión de la mina. Ante la negativa de la mayoría del pueblo, la CFE cortó la luz durante un mes. Otro tipo de presión fue el corte de agua. Este servicio fue restablecido a partir de la protesta organizada de las mujeres hasta que volvieran a tener agua en el pueblo.

Araceli Pérez Montejo, a nombre del Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Rios (MAPDER), Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) y Casa de la Mujer Ixim Antsetik de Palenque (CAM), compartió el pronunciamiento del MAPDER, en el cual se reconoce las diversas problema´ticas que se derivan de la lucha en defensa de los ríos, específicamente, cómo afecta a las mujeres, tanto la movilización como el divisionismo. Algunos de los problemas son las descalificaciones y la invisibilización de la participación política de las mujeres, lo cual se basa n una creencia naturaliada de que las mujeres no tenemos derecho a opinar ni participar en la toma de decisiones comunitarias. Contrario a esto, las mujeres del MAPDER, a través de la organización política, se han hecho conscientes de los aportes que han hecho, como propiciar el diálogo, el trabajo en grupo. Se han dado cuenta que la participación debe pasar por busca defender la vida, el cuerpo, la natrualeza, y las emociones, por hacer una división equitativa del trabajo entre mujeres y hombres.

Guadalupe Núñez Salazar del Centro de Derechos Humanos “Digna Ochoa”, AC explico que desde su rol como colaboradora del CDH Digna Ochoa, se ha dado cuenta que las reformas estructurales han venido a permitir una más fácil entrada de empresas nacionales y transnacionales al territorio, el cual explotan para lucrar a través de la explotación de recursos. Sin embargo, también ha viso cómo organizándonos se puede frenar esa entrada y explotación, además de frenar la represión en contra de quienes luchas defendiendo a la tierra y al territorio. El trabajo del CDH es formar a la gente para que conozcan, por un lado los efectos nocivos del neoextractivismo, y por el otro para que sepan cuáles son sus derechos y sepan cómo defenderse frente a proyectos extractivistas. Explicó que en la zona de la costa de Chiapas, hay 34 comunidades organizadas en torno al CDH, más otras 16 comunidades organizadas en torno al Consejo Autónomo Regional de la Zona Costa de Chiapas.  Desde el trabajo del CDH se ha reconocido que la reforma estructural es la que más ha afectado a las comunidades de la zona de la Costa en Chiapas.

Este panel de la mañana permitió que las participantes reconocieran los puntos de contacto que generan las problemáticas que viven a partir de proyectos extractivistas. Todas coincidieron en que es necesario mantenernos alertas y activas para defender a la tierra y al territorio, así como defender el reconocimiento de que las mujeres participamos, y lo hacemos activa y valiosamente, además de que es vital estar unidas para poder hacer frente a todos los problemas que generan los proyectos neoextractivista.

En el segundo panel participó Julián Cisneros del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (CECOP) en Guerrero. Julián del CECOP expuso cómo desde 2003 se han unido contra el proyecto la presa hidroeléctrica La Parota, el cual afectaría cinco municipios guerrerenses. Durante cinco años mantuvieron plantones en los lugares por donde entraría la maquinaria para construir la presa, además de que sostenían una campaña permanente de difusión a nivel nacional e internacional para dar a conocer este problema. Sin embargo, a la vuelta de los años, la CFE ha generado divisionismo a través de engañar a la población sobre los supuestos beneficios que acarrea un proyecto como la hidroeléctica, y de inyectar recursos a través de pequeños proyectos de producción, e incluso financiar fiestas patronales. Hasta ahora el proyecto se encuentra detenido, gracias a todos los recursos jurídicos y la movilización política que han llevado a cabo. La respuesta del gobierno, compartió Julián, ha sido criminalizar a las y los integrantes del CECOP a través de órdenes de aprensión, intimidación por parte de policía, militares y marinos. A esto se suma la presencia y participación del crimen organizado, el cual tiene también intereses económicos en el proyecto de La Parota.

Jesús Eduardo Valencia, (Red Junco) de Centla, Tabasco quien expuso la experiencia de tener acceso a la información que les permite trabajar en torno a la medicina tradicional, para así luchar contra la lógica capitalista de curar las enfermedades a través de medicamentos que provocan efectos secundarios nocivos, además de ser muy costosas. La medicina tradicional, explicó Jesús Eduardo, también permite un cuidado de la tierra y de los cultivos nativos. Este trabajo también les ha permitido reflexionar sobre los daños que provocan las areneras en su región, ya que provocan que los mantos acuíferos se sequen y contaminen. Explicó que en 2015, a partir del trabajo con la Casa de Apoyo a la Mujer de Palenque, crearon la Red Junco. Por último, convocó a las mujeres a organizarse y levantar su voz, además de recordar la necesidad de unirnos a partir de ver lo que tenemos en común, pues aunque haya un millón de militares, también hay un millón de habitantes que defenderán su tierra.

El segundo panel permitió reconocer que todas las comunidades presentes en la Asamblea además de enfrentar proyectos extractivistas, también lidian con el divisionismo comunitario  y en las organizaciones, alimentado por prebendas económicas de empresas y del gobierno en sus tres niveles. Por estos mismo, la invitación de unirnos se hizo patente una vez más, quedando como una cuestión a trabajar durante esta Asamblea para darle una forma concreta.

Por la tarde se realizó el tercer panel, en el cual participaron representantes del Movimiento en Defensa de la vida y el Territorio (MODEVITE) y de la región norte de Chiapas. Las compañeras del MODEVITE explicaron qué desde el 18 de noviembre del presente año realizan una peregrinación por todo el estado de Chiapas para manifestarse contra la violencia del gobierno contra las comunidades, la violencia en general contra las mujeres, la entrada de empresas transnacionales. En esta peregrinación participan once municipios del estado. Se realizó la primera vez en 2013, y actualmente participan alrededor de tres mil personas. Además de la peregrinación, se han organizado para prohibir el consumo de alcohol en sus comunidades porque alimenta la violencia. De la zona norte participaron mujeres de las comunidades de Tim, Corostic y Coquite’el, integrantes del Movimiento en defensa de la tierra y el territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones. Explicaron colectivamente cómo desde que se enteraron del proyecto de autopista San Cristóbal-Palenque comenzaron a informarse de qué pasaría con sus comunidades, sus tierras, sus cultivos, sus potreros. Desde entonces se organizaron y luchan a partir de conservar sus cultivos de semillas criollas, mantener sus animales y plantas en el solar. Además, explicaron que realizan talleres con otras mujeres para que reflexionen sobre la violencia que se vive en la familia, y así juntas tomen valor para retomar su palabra y su vida. Compartieron que también participan en la elaboración del reglamento ejidal en Bachajón para que éste reconozca plenamente los derechos de las mujeres. La participación de las mujeres se acompañó de las mantas que elaboraron como colectivos para manifestarse.

El último panel permitió reconocer las formas específicas como las mujeres indígenas y campesinas son afectadas por los proyectos extractivistas y todas las afectaciones que provocan también al tejido comunitario, y las maneras como nos organizamos y apoyamos para sostener la lucha en defensa de la tierra, el territorio y por el reconocimiento de nuestra participación en la vida política de los pueblos y organizaciones.

La última actividad del día fue la presentación del trabajo de la Red de comunicador@s Kasesel k’op, que es parte orgánica del Movimiento en defensa de la tierra y el territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones. Se compartieron dos entrevistas realizadas en marzo pasado durante la segunda asamblea del Movimiento, además del tendedero de información, que recaba noticias de los últimos meses, así como una exposición de dibujos realizados durante los talleres de formación de las Kasesel k’op, y una mesa de información con trípticos elaborados por l@s mism@s comunicador@s.

Las actividades del primer día de la tercera Asamblea se concluyeron con la reflexión de que como dijo Araceli del MAPDER “que los ríos fluyan siempre, que las flores florezcan”, y es así, como un río este evento, donde diversas luchas y resistencias nos encontramos como los cauces que forman a los ríos, que entre más son, más ancho, fuerte y vivo es un río. Así el Movimiento, la organización y movilización puede crecer.

Más fotos disponibles en: https://www.facebook.com/1129987637032811/photos/?tab=album&album_id=1288600377838202

001_kaseselkop

Pronunciamiento Encuentro “Corazones Unidos por la Defensa de la Vida y el Territorio”

Comunidad Amparo Agua Tinta, Municipio Las Margaritas, Chiapas, México

23 de octubre de 2016

Pronunciamiento
Encuentro “Corazones Unidos por la Defensa de la Vida y el Territorio”

Ante las amenazas que impulsan los gobiernos contra el derecho a la vida, el derecho de los pueblos indígenas, el derecho a la tierra y el territorio, el derecho de las mujeres en la toma de decisiones, nos reunimos distintos pueblos de México y Guatemala para analizar, compartir e intercambiar experiencias en torno a lo que estamos viviendo proponiendo alternativas, en armonía con nuestras prácticas culturales, como cuidadoras y defensoras de la madre tierra.

Mujeres, hombres, niñas, niños, ancianas, ancianos, jóvenes y autoridades comunitarias de ambos países nos reunimos en este Encuentro para compartir información, analizar las amenazas, causas y consecuencias que representan los proyectos hídricos, mineros, extractivistas y de monocultivos que se pretenden imponer en nuestros territorios, muchos de estos presentados como proyectos de “desarrollo”, aunque la experiencia nos ha enseñado que son proyectos de muerte.

Las mujeres participantes en esta reunión dimos testimonio del impacto de estos proyectos para nuestras familias y comunidades; por ejemplo con la construcción de presas y represas, se altera y contamina el agua de nuestros ríos y manantiales que usamos para preparar alimentos, beber, regar nuestras plantas, alimentar a nuestros animales, el aseo personal, la limpieza de nuestras casas y muchas otras necesidades básicas diarias.

Confirmamos una vez más que este sistema capitalista neoliberal amenaza la vida de toda la humanidad no sólo de las comunidades donde se pretenden construir los megaproyectos, por eso en este Encuentro binacional nos declaramos como legítimos defensores y defensoras de la madre tierra y acordamos:

1.- Exigir a las autoridades competentes de México y Guatemala información clara, completa y oportuna sobre los proyectos de inversión (extractivistas, hídricos, mineros y de monocultivos) que se planean construir en nuestras tierras y territorios, mismos que ponen en riesgo la seguridad alimentaria y el derecho a la vida generando desequilibrio en nuestra vida comunitaria.

2.- Organizarnos y coordinarnos para defender nuestros derechos individuales y colectivos respetando los procesos de resistencia que vivimos los pueblos indígenas de México y Guatemala.

3.- Hacer uso de las estrategias y herramientas jurídicas, políticas y de defensa social para expresar nuestro rechazo total a los megaproyectos que responden a los intereses de los ricos que buscan despojarnos de nuestros territorios con su riqueza natural, hídrica, mineral, cultural e histórica.

4.- Que las personas, comunidades, colectivos y organizaciones que participamos mantendremos comunicación para fortalecer nuestra articulación y hacer frente a los proyectos extractivistas que pretenden afectar el territorio fronterizo entre Chiapas y Guatemala.

Como pueblos originarios, reconocemos que las nuevas formas de dominación, despojo y represión son continuidad del colonialismo que han pretendido imponer desde muchos años atrás, por ello en este Encuentro reafirmamos que la solidaridad fortalece las luchas comunes y nos permite seguir construyendo un mundo en paz con justicia, igualdad y dignidad.

¡Sin la participación de la mujer, no hay organización!
¡La tierra no se vende, se cuida y se defiende!
¡Agua para la vida, no para la muerte!
¡La vida es lucha y se lucha siempre!
¡Rechazo total a los megaproyectos de muerte!

Descarga el pronunciamiento aquí

Pronunciamiento Movimiento en Defensa del Territorio Marzo 2016

slide-1

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas; 8 de Marzo del 2016.

En el Marco del Día Internacional de las Mujeres, quienes integramos el Movimiento en Defensa de la Tierra y el Territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones, reunidas los días 6 y 7 de marzo en la Universidad de la Tierra, para llevar a cabo nuestra segunda Asamblea en donde vimos como el extractivismo a nivel nacional e internacional esta despojando con crueldad a los pueblos de sus tierras, territorios y excluyendo a las mujeres de la toma de decisiones sobre esos problemas, ACORDAMOS:

Condenar el cobarde asesinato de la compañera Berta Cáceres (Defensora de Derechos Humanos y acompañante de la lucha de los pueblos indígenas) ocurrido el 2 de marzo en La Esperanza, Intibucá, Honduras; responsabilizamos al gobierno de ese país por los hechos y le exigimos que castigue a los asesinos.

  • Exigir el respeto al derecho de los Pueblos de vivir en sus tierras y territorios; a su autonomía y autodeterminación;
  • Exigir al Estado el reconocimiento de las mujeres a la cotitularidad de la tierra y de ser sujetas de derechos en la toma de decisiones sobre la tierra y el territorio;
  • Construir y modificar los Reglamentos Ejidales y Estatutos comunales para que reconozcan el derecho de las mujeres a ser cotitulares de la tierra, a participar en las Asambleas y a decidir sobre sus territorios en igualdad con los hombres.
  • Realizar actas de acuerdo en donde se declaren a nuestros territorios libres de megaproyectos y presentarlos ante las instancias correspondientes.

Porque el sistema capitalista, neoliberal, patriarcal y extractivista, tiene como objetivo el apoderamiento de los bienes naturales y la toma del control de la vida de las personas, afectando directamente a las mujeres porque:

  • Somos objetivo de los proyectos gubernamentales porque de esa manera el Estado toma el control de nuestro tiempo, cuerpos, economía y familia.
  • Somos las principales víctimas de la violencia perpetrada por fuerzas armadas (Ejército, Marina, Policía y grupos paramilitares).
  • Se nos viola el derecho a la información porque se nos imponen programas, proyectos o políticas gubernamentales que no consideran nuestras realidades, necesidades e intereses.
  • Se nos viola el derecho a la salud porque los hospitales, clínicas y casas de salud no cuentan con personal que atienda las necesidades particulares de las mujeres, medicamentos ni instrumental médico. Esto nos lleva a concluir que la salud de las mujeres no es prioridad para el Estado, quien tiene la obligación de garantizarla como derecho humano.
  • Las empresas extractivistas contaminan nuestros manantiales, ríos, arroyos, ojos de agua y cultivos provocando en los seres humanos enfermedades en la piel, abortos y esterilidad en las mujeres. Todas estas afectaciones bajo el auspicio del Estado, porque otorga concesiones y permisos sin considerar el impacto que esas actividades tendrán para el medio ambiente y la vida de los seres humanos.
  • El Estado tiene como objetivo la privatización de la propiedad social, como punto culminante de las reformas estructurales encabezadas por la energética, para apropiarse de los bienes naturales, despojar de manera legal a los pueblos y comunidades y generar desplazamientos. Y al no tener tierras ya no podremos cultivar nuestros alimentos, ni sembrar nuestras plantas medicinales.
  • Las mujeres estamos presentes en la defensa de la tierra y el territorio junto con los compañeros pero no se nos reconoce y nuestra palabra no es tomada en cuenta en las Asambleas ni en otros espacios de decisión.
  • El monstruo del capitalismo esta también dentro de nuestros corazones, comunidades y ciudades; normalizando y legitimando el poder machista de los hombres hasta avalar prácticas de violencia directa contra las mujeres, como los feminicidios.
  • Las mujeres nos oponemos abiertamente a la mercantilización de la vida y el territorio y somos un obstáculo que al Estado y las Empresas hay que eliminar, por ello la represión y asesinatos de las Defensoras de Derechos Humanos y activistas, tal y como ocurrió con la compañera Berta Cáceres.

Y frente a este contexto de violencia las mujeres exigimos al gobierno que detenga los proyectos extractivistas y de infraestructura que atentan contra la madre tierra y la vida de hombres y mujeres; que detenga la privatización de la propiedad social, y la violencia hacia las mujeres, que cesen los actos de represión y violencia hacia los pueblos, grupos y personas que luchan en defensa de la tierra y el territorio.

“NI UNA MUERTA MÁS”
¡BERTA CÁCERES VIVE! ¡LA LUCHA SIGUE Y SIGUE!
¡ALTO A LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES!
¡ALTO A LA MINERIA EN CHICOMUSELO!
¡ALTO A LA INVACIÓN EN LOS CHIMALAPAS!
¡ALTO A LOS PROYECTOS DE INFRAESTRUCTURA
QUE AFECTAN LOS TERRITORIOS INDÍGENAS!
¡RESPETO A LA AUTONOMIA EJIDAL DE TILA!
¡RESPETO A LA AUTONOMÍA EN LOS CHIMALAPAS!