CIDH publica informe sobre los derechos humanos de las mujeres indígenas en América

27 de octubre de 2017

Montevideo – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publica hoy un informe sobre los derechos humanos de las mujeres indígenas en América. El informe describe las diferentes formas de discriminación que las mujeres indígenas enfrentan, en función de diversas facetas de su identidad. Asimismo, analiza cómo esta situación acentúa su exposición a la violencia y obstaculiza su acceso a la justicia y el ejercicio de sus derechos económicos, sociales y culturales. A través de este informe, la CIDH establece principios rectores que deben guiar la acción de los Estados para prevenir y abordar todas las violaciones de derechos humanos que afectan a las mujeres indígenas en el continente, desde una perspectiva holística, de género e intercultural.

En razón de su identidad multidimensional, las mujeres indígenas están expuestas a una intersección de formas de discriminación basadas en su identidad cultural, sexo y género, entre otros factores, tanto fuera como dentro de sus propias comunidades, o como resultado de los remanentes históricos y estructurales del colonialismo. La intersección de estas fuentes de discriminación crea capas superpuestas de violaciones de derechos humanos que se refuerzan mutuamente.

Esta discriminación les genera a las mujeres indígenas obstáculos para el goce de sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, y para su acceso a la justicia. Ellas aún encuentran muy pocas oportunidades para acceder al mercado laboral, dificultades geográficas y económicas singulares para tener acceso a servicios de salud y/o educación, acceso limitado a programas y servicios sociales, y escaso espacio para participación en procesos políticos. Las mujeres indígenas que quieren practicar formas tradicionales de subsistencia suelen enfrentar grandes obstáculos para el acceso a las tierras y los recursos tradicionales. En cuanto al acceso de las mujeres indígenas a la justicia, los principales obstáculos son de naturaleza geográfica, socioeconómica, cultural y lingüística, y están relacionados a la falta de abordaje de la problemática por parte de los Estados. Esta marginación política, social y económica de las mujeres indígenas contribuye a una situación permanente de discriminación estructural, que las vuelve particularmente susceptibles a diversos actos de violencia.

Las mujeres indígenas enfrentan variadas formas de violencia, no solamente violencia física, psicológica y sexual, sino también violencia obstétrica y espiritual, las cuales están prohibidas por los tratados interamericanos de derechos humanos, incluyendo la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer. Las mujeres y niñas indígenas tienden a sufrir más actos de violencia en contextos particulares: en el marco de conflictos armados; durante la ejecución de proyectos de desarrollo, inversión y extracción; cuando se militarizan sus territorios; en el ámbito doméstico; cuando actúan como defensoras de derechos humanos; y durante procesos migratorios y de desplazamiento; entre otros contextos.

La Comisión destaca que el informe fue elaborado en base a la información proporcionada por mujeres y lideresas indígenas. Aunque las mujeres indígenas sufren discriminación y violaciones a sus derechos humanos, aquellas que han interactuado con la Comisión Interamericana en distintos espacios han rechazado la caracterización de víctimas y han exigido su reconocimiento como sujetas de derechos, actoras empoderadas, y lideresas. La CIDH parte del reconocimiento que las mujeres indígenas hacen contribuciones únicas y desempeñan un papel decisivo en la historia de la lucha por la autodeterminación de sus pueblos, por sus derechos colectivos e individuales y por sus derechos como mujeres.

El informe incluye una serie de recomendaciones para ayudar a los Estados en su labor de prevenir y responder a las violaciones de derechos humanos que afectan a las mujeres indígenas. La CIDH recomendó a los Estados que, al elaborar y aplicar medidas para asegurar que se respeten los derechos humanos de las mujeres indígenas, adopten un enfoque holístico para abordar las formas múltiples e interconectadas de discriminación que enfrentan las mujeres indígenas en diferentes contextos, así como para prevenir, investigar, enjuiciar y sancionar todas las formas de violencia en su contra. Este enfoque debe tener en cuenta el sexo, el género y la cosmovisión de las mujeres indígenas, así como los antecedentes de racismo y discriminación que han sufrido. Los Estados deben guiarse en base a los principios de igualdad y no discriminación y tener como base el derecho de las comunidades indígenas a la autodeterminación y a la identidad cultural.

La Comisión estableció que, en su relación con las mujeres indígenas, es indispensable que los Estados consideren el concepto que ellas tienen de sus derechos humanos, la naturaleza individual y colectiva de los derechos que les corresponden, y la relación singular que tienen con su territorio y los recursos naturales. El abordaje de cualquier derecho de las mujeres indígenas implica tener presente en todo momento su cultura, tradiciones, formas de organización y derechos colectivos de los pueblos a los que pertenecen. Esto hace aún más indispensable la participación activa de las mujeres indígenas en los espacios de toma de decisiones. En ese sentido, los Estados deben crear espacios para la participación plena y activa de las mujeres indígenas en la formulación y ejecución de iniciativas, programas y políticas en todos los niveles del gobierno. Asimismo, la CIDH recomendó que los Estados adopten todas las medidas apropiadas para promover y proteger los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres indígenas a fin de asegurar su pleno acceso a servicios básicos de salud y educación, alimentos y agua.

La CIDH reconoce el esfuerzo realizado por varios Estados de la región para abordar la situación de los derechos humanos de las mujeres indígenas. Sin embargo, persisten grandes barreras y es esencial que los Estados sigan trabajando para buscar soluciones a fin de atender las necesidades particulares de las mujeres indígenas y respetar plenamente y garantizar todos sus derechos humanos, incluyéndolas en estos procesos e incorporando un enfoque integral, de género y etnoracial.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Descarga el informe dando click en la imagen:

portadacidh_mujeres

Anuncios

Marichuy, vocera del CIG, se reúne con mujeres y hombres de pueblos, colectivos y organizaciones de Chiapas

Nota de prensa 002

San Cristóbal de las Casas a 20 de octubre 2017 / Red de Comunicadoras K’asesel K’op / El día de hoy las mujeres del Movimiento de Mujeres en Defensa de la Tierra y el Territorio y por el Derecho a Decidir, junto con diversas organizaciones de base y de la sociedad civil de Chiapas nos reunimos con María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), así como con concejal@s que le acompañaron. El propósito del encuentro fue entregar al Concejo la propuesta de tenencia familiar de la tierra, elaborado por el Movimiento.

Desde las ocho de la mañana del día de hoy, decenas de mujeres del Movimiento llegamos al CESMECA para continuar con nuestra Asamblea extraordinaria que iniciamos ayer, y que tenía como actividad prevista para hoy el encuentro con la Vocera y concejal@s. Poco más de una hora más tarde comenzaron a llegar tanto las delegadas de diversas organizaciones civiles y de base, así como de ejidos de Chiapas. También llegaron persona autoconvocadas e interesadas en esta reunión.

La actividad se realizó durante la primera parte de la mañana en las instalaciones del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (CESMECA), de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH). Para comenzar, en uno de los jardines de esta institución realizamos un altar maya, con el cual intencionamos bendiciones para MariChuy y las concejalas que la acompañaban. Consideramos importante expresar espiritualmente nuestro acompañamiento a la vocera e integrantes del CIG.

Posteriormente, dentro del auditorio, el director del CESMECA, el Dr. Jesús Solís, así como Flor Pérez, integrante del Movimiento, le dieron sus palabras de bienvenida a la vocera y l@s concejal@s. El Dr. Solís reconoció que para CESMECA era un honor poder hospedar este encuentro ya que se trabaja desde la construcción del respeto a la diversidad. Por su parte, Flor hizo un recuento sobre la histórica exclusión de las mujeres a la tierra en las comunidades y ejidos de Chiapas.

En un segundo momento, compañeras de tres localidades compartieron sus experiencias de exclusión y despojo de la tierra. La compañera Teresa Roblero del ejido Bellavista del Norte, Municipio de Frontera Comalapa, explicó que cuando las mujeres de ahí deciden casarse con un hombre que no es de ese ejido, ellas no pueden vivir ya ahí. Este acto es apoyado por la asamblea ejidal, reproduciendo así una exclusión. Por su parte Alberta de la Grandeza, Amatenango del Valle, narró cómo ella fue violentada físicamente por su ex pareja, y al decidir separarse de él, su suegro la despojó de su casa y su solar, argumentando que las tierras eran de su hijo, esposo de ella. Por último, Juana de San Juan Cancuc compartió la violencia que ella y su mamá viven por parte de su hermano, quien está tramitando con las autoridades ejidales el despojo de la casa y el solar donde ella viven, aduciendo que las mujeres no pueden ser propietarias ni titulares de derechos agrarios. Estos tres casos fueron presentados como muestra de la violencia sistemática, por ende histórica exclusión al acceso, uso y usufructo de la tierra que viven las mujeres en Chiapas.

Frente a la realidad descrita, el Movimiento ha trabajado desde hace tres años en la elaboración de una propuesta de tenencia familiar que permita a las mujeres ser titulares de derechos agrarios. Esta propuesta se finca en cinco principios, los cuales fueron explicados por Alberta y Teresita, delegadas del Movimiento, quienes se apoyaron en los dibujos elaborados por las comunicadoras comunitarias K’asesel K’op del Movimiento de Mujeres en Defensa de la Tierra y el Territorio. Los principios son que las mujeres seamos reconocidas como integrantes de los colectivos ejidales y comunales en igualdad de derechos a los hombres; que las parcelas dejen de ser sólo de los hombres y las asambleas reconozcan que son de toda la familia; que ejidos y comunidades reconozcan que las mujeres tenemos derecho y obligación de participar en todas las decisiones comunitarias; que los pueblos reconozcan que la participación de las mujeres duplicará la fuerza de las luchas en defensa de la tierra y el territorio frente a proyectos extractivistas y de privatización; y que la lucha por el reconocimiento de las mujeres es para fortalecer la vida en colectivo.

Una vez explicada la propuesta, de dónde viene, y qué propone, delegadas tseltales, tsotsiles, ch’oles, zoques y mestizas entregaron la propuesta a la Vocera y concejal@s. Esta entrega, como lo explicó Flor, representa el anhelo de cambio para los pueblos indígenas, así como de la construcción de una autonomía que reconozca los derechos de las mujeres para que decidan los modos de frenar las violencias capitalistas que afectan a las mujeres. También, esta propuesta es una forma de fortalecer la vida en y de las comunidades. Por último, como señaló Flor, la entrega de la propuesta a su vez es un compromiso por parte del Movimiento para apoyar al CIG desde un ser mujer.

En un tercer momento, representantes de diversas organizaciones dieron sus palabras de apoyo a la Vocera y al CIG, y algunas de ellas expusieron las problemáticas que viven en sus comunidades, al mismo tiempo que reconocían el trabajo de las mujeres en la defensa de la tierra y el territorio. Las organizaciones presentes fueron la Coordinadora Diocesana de Mujeres (CODIMUJ), Red de Mujeres Chiapanecas por el Derecho a Vivir en Paz -Mesoamericanas en Resistencia por una Vida Digna-, el Feminismo Comunitario, Enlace, Comunicación y Capacitación AC., Colectivo de Empleadas Domesticas de los Altos de Chiapas (CEDACH), Melel Xolobal, Revista Feminista Enheduana, Red de Resistencia a las Altas Tarifas de la Luz, Red de Asesoras y Promotoras rurales (Redpar), Colectiva Raíces, Colectivo Nosotras, Casa de la Mujer de Palenque Ixim Antsetik (CAM), Organización de Poder Popular, los ejidos de Tila, Santa Anita, Chicomuselo y Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC (CDMCH). De todas estas palabras resaltamos la preocupación de las mujeres de Tila sobre cómo se puede construir una autonomía que retome respetuosa y plenamente la palabra de las mujeres; la denuncia del colectivo feminista de niñas y jóvenes de Melel Xolobal sobre el matrimonio y/o trabajo forzado de niñas y jóvenes, lo cual implica falta de libertad para que ellas decidan su futuro; por ello exigieron el respeto a sus derechos, como el estar informadas y tener educación sexual. Por su parte, la Revista Enheduana denunció la violencia que viven las mujeres periodistas, por parte del Estado, y también por parte de sus empleadores al darles un trato diferenciado. CAM dejó en claro que el abandono por parte del Estado en materia de salud sexual y reproductiva es un feminicidio en tanto se deja morir a mujeres en lugar de atender enfermedades totalmente prevenibles y curables. Las mujeres de Santa Anita y de Chicomuselo denunciaron los perniciosos efectos de los proyectos de minería en la vida comunitaria porque las mineras dividen a través del ofrecimiento de dinero, como si se pudiera comprar la decisión y la vida de las personas.

Después de escuchar las palabras de las mujeres del Movimiento y de las organizaciones y ejidos presente, como lo han hecho durante el recorrido del CIG por Chiapas, l@s concejal@s hablaron. En primer lugar, Lupita de Acteal, reconoció que el hecho de que en el auditorio hubiera más mujeres participando ya señalaba el avance que hemos logrado, y aun así consideró importante recordar que la lucha por la tierra tiene que ser de mujeres y hombres porque son quienes trabajamos la tierra, y ésta es de quien la trabaja, que en su mayoría son pueblos indígenas. Ante la situación de división, invitó a recordar que “ya no es tiempo de que nos callen, de que nos pongan precio, de que pongan precio a nuestra muerte.” Guadalupe, de Tonalá, remarcó que sólo organizándonos es como podemos construir desde abajo para enfrentar “la ola de violencia que se avecina” como respuesta a la movilización y organización en apoyo al CIG. Adriana Marcos, purépecha viviendo en Ciudad de México reconoció que, como dijo Lupita, al estar organizadas, el ser mujer se ha convertido en un peligro para el gobierno. Por su parte, Juan Bobadilla, purépecha residente en CDMX, reconoció en primer lugar reconoció que el Movimiento es un ejemplo de cómo “hay muchos esfuerzos para construir el México que queremos”, y por ello, recalcó, es tiempo de unir nuestras fuerzas, culturas y raíces porque la lucha va más allá de México, del continente, abarca a todo el mundo. En segundo lugar reconoció que las mujeres del Movimiento se han mostrado organizadas y claras. Magdalena García, purépecha habitante de la CDMX comenzó diciendo que “el dolor que escuchamos ahorita, ese sufrimiento, es el mismo que el Congreso Nacional Indígena ha escuchado por veinte años”, y ante eso el mismo CNI decidió transformar el dolor en rabia, y “para terminar los dolores vamos a caminar juntas, agarradas de las manos”. Así, una de las invitaciones fue a organizarnos mujeres y hombres, junt@s para lograr los cambios necesarios para nuestros pueblos.

Marichuy, al tomar la palabra, recordó que las estructuras que hacen aliados al gobierno y al capital han sido construidas principalmente por hombres, mientras que la autonomía y la tenencia familiar son construidas desde dentro de las comunidades. Por ello, explicó, es importante cuidar la vida en las comunidades, una vida en la que participen mujeres y hombres, y así luchar contra el capitalismo. La Vocera también nos invitó a confiar entre mujeres, a apoyarnos, unirnos, pues esta es otra forma de tumbar esas estructuras que mencionó al inicio. Al hablar de los hombres aclaró que ellos también son víctimas del capitalismo, pues éste les inculca el consumo de alcohol, drogas y prostitución. Por todo esto, dijo, debemos reconocer que tenemos de frente una tarea grande, pero no imposible, siempre y cuando caminemos junt@s mujeres y hombres.

Para cerrar el encuentro, Mercedes Olivera, del CESMECA, recordó que “el trabajo que hacemos no es para el año entrante (2018), para las elecciones, sino que es para más adelante (…) Vamos a ganar desde empezar por nosotros mismos, como dijo Marichuy y las concejalas, y desde el día a día”. Secundó lo dicho por la Vocera, que la lucha es de mujeres y hombres, y que “nosotras tenemos el reto de convertir a los hombres en nuestros aliados contra el capital y el patriarcado”.

Luego de dos horas de compartir, Marichuy y l@s concejal@s se despidieron, y las mujeres gritamos diversas consignas como forma de agradecimiento y reconocimiento al trabajo que han iniciado como Concejo Indígena de Gobierno. Todas nos quedamos contentas de que hubiéramos podido compartir nuestro trabajo con el CIG, y que éste nos hubiera escuchado y también hubiera expresado sus reflexiones a partir de esa escucha. Nos despedimos, de la vocera, concejal@s y entre nosotras con la claridad de que no estamos solas en nuestra lucha, sino que a partir de aquí se nace un compromiso que sólo podrá ser fuerte si lo nutrimos unidas y desde nuestros espacios de cada día.

-.-

Descarga la nota de prensa en PDF aquí

Documento propuesta de Tenencia y Usufructo Familiar de la Tierra 

Palabras de Marichuy en su encuentro con mujeres y hombres de pueblos, colectivos y organizaciones de Chiapas:

Vídeo palabras de Marichuy:

Galería de fotos disponible en Facebook: http://bit.ly/2zrdtXA

 

Reunión extraordinaria del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en la Toma de Decisiones

Nota de prensa 001

San Cristóbal de las Casas, 19 de octubre de 2017 / Red Kasesel K’op / El día de hoy realizamos una Asamblea extraordinaria del Movimiento de Mujeres en Defensa de la Tierra y el Territorio y por el Derecho de las mujeres a Decidir. En esta sesión nos preparamos para el “Encuentro de Indígenas y Campesinas de Chiapas con Marichuy”.

A lo largo del día socializamos la información que cada una de nosotras teníamos sobre el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y de la Vocera del mismo, María de Jesús Patricio Martínez. Algunas de nosotras compartimos lo que sabíamos del Congreso Nacional Indígena (CNI) y del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) porque son dos de los actores que propusieron la conformación del Concejo Indígena de Gobierno (CIG). Esto nos permitió entender que el Concejo es una propuesta que nace de un trabajo de muchos años y que es un esfuerzo por responder a los reclamos de los pueblos indígenas en la necesidad de funcionar desde la autonomía y autodeterminación.

También compartimos todas nuestras dudas, que fueron desde cómo se nombraron y quiénes son las y los delegados y concejales del CIG, hasta saber cómo lograremos el mandar obedeciendo, que es uno de los principios del CNI. Esto nos hizo reconocer la necesidad de comprometernos en el proceso de construir la autonomía porque ésta se construye diariamente y desde abajo, que no se trata de delegar la toma de decisiones en una o varias personas, sino que todas y todos necesitamos participar, incluso exigiendo que se nos explique cómo se nombran a las y los delegados y concejales, y cuáles son sus funciones.

Otra duda que discutimos es que no sabemos hasta dónde Marichuy y el Concejo van a poder frenar las violencias contras las mujeres y los despojos contra los pueblos. Sabemos que eso es un problema del sistema capitalista, y por esa reconocimos que solita la Vocera y el Concejo no podrán, por eso pensamos que es importante que todas nosotras nos apoyemos.

En varios momentos hablamos sobre el valor que tiene el hecho de que la Vocera del CIG sea una mujer indígena. Para nosotras, en una contexto en el cual las mujeres vivimos muchos tipos de violencia, resulta muy importante que sea una mujer la que de la voz de los pueblos porque de esta forma se hace visible que nosotras, las mujeres, luchamos participando.

Por último, compartimos nuestra preocupación sobre la reacción del gobierno y otros poderes fácticos frente al CIG, porque esta de gobernar cuestiona la concentración del poder y busca el bienestar de los pueblos. Ante esta situación volvimos a reconocer la importancia de todas comprometernos y participar en la defensa de este proyecto de gobierno.

Aquí una galería de fotos publicadas en Facebook: http://bit.ly/2gV3GCj

 

 

-.-

Invitación del Movimiento de Mujeres en Defensa del Territorio para reunión con Marichuy del CIG

Logo_campaña_cdmch

En el marco de la gira del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) por el Territorio de Chiapas, invitamos a la

REUNIÓN EXTRAORDINARIA DEL MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA TIERRA, EL TERRITORIO Y POR LA PARTICIPACIÓN Y EL RECONOCIMIENTO DE LAS MUJERES EN LA TOMA DE DECISIONES

El objetivo especial de esta reunión es entregarle a Marichuy, vocera del Consejo Indígena de Gobierno (CIG), una propuesta que, surgida de nuestras luchas en defensa de los derechos de las campesinas e indígenas, se propone apoyar la democracia y la igualdad comunitaria con el rescate de LA TENENCIA, USO Y USUFRUCTO FAMILIAR DE LA TIERRA, a fin de que la tomen en cuenta en su programa de gobierno.

Marichuy nos ha propuesto invitar a esta reunión a otras organizaciones de mujeres que le han pedido o están interesadas en hacerle alguna petición o presentarle alguna sugerencia de carácter social. Por ello, en caso de que su organización quiera aprovechar esta oportunidad pedimos:

1. Comunicarse cuanto antes al Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC (CDMCh) con Gloria Flores, Víctor López, o Verónica Eboli para considerarlas en el programa.

2. Decir el nombre de su organización e informar sobre el tema o propuesta social que plantearán.

3. Ajustarse en su participación al tiempo que se les corresponda según el número de solicitudes.

La reunión se realizará el 20 de octubre a partir de las 9am en el edificio del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (CESMECA-UNICACH). Calle Bugambilia, No. 30, Colonia Buena Esperanza, Manzana 17 en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

Para información y contacto:

Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, A.C. / Privada Cuatro Caminos No. 11, Fraccionamiento Cuatro Caminos, Colonia San Martín en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas; Tel: (01967) 631 6075 / Correos: centro@cdmch.org / comunicacion@cdmch.org

https://territoriochiapas.wordpress.com/

¡¡¡Con la Tenencia Familiar las Mujeres defendemos el Territorio como Propiedad Social!!!

CONVOCAN: Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en la toma de decisiones; Red de Comunicadoras K’aseselk’op; Colectivos de Mujeres de la Región Norte, Altos y Sierra Fronteriza); Grupo Tierra del CESMECA-UNICACH; Casa de la Mujer Ixim Antzetik A.C.; Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, A.C.

171020_lona MMDTT_CNI

Pronunciamiento del Movimiento contra la explotacion minera y el despojo de la tierra

PARROQUIA SAN PEDRO Y SAN PABLO, DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS CHIAPAS.

PRONUNCIAMIENTO CONJUNTO DE LOS DIFERENTES MOVIMIENTOS EN RESISTENCIA ANTE LOS MEGAPROYECTOS EN CHIAPAS

Chicomuselo, Chiapas, 02 de octubre de 2017

Yahvé: Dios tomó al hombre y lo puso en el Jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara (Génesis 2, 15).
Para los pueblos indígenas, campesinos y rurales, la tierra y el territorio son más que trabajo y alimento; son también cultura, comunidad, ancestros, sueños, futuro, vida y Madre (Andrés Aubry).

A las y los defensores de la Madre Tierra y del territorio contra los megaproyectos de muerte:
A los pueblos y colectivos organizados en defensa de la vida:
A las organizaciones y personas independientes que están organizados en contra del sistema capitalista:
Al Congreso Nacional Indígena (CNI):
A las organizaciones, colectivos y personas adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona:
A los Centros de Derechos Humanos honestos e independientes nacionales e internacionales:
A los medios de comunicación independientes y alternativos nacionales e internacionales:
A la opinión pública:

Las mujeres y hombres de diversos pueblos en resistencia ante los proyectos de muerte quienes participamos el día de hoy 02 de octubre de 2017 en esta gran peregrinación por la defensa de la vida, denominado “Movimiento contra la explotación minera y el despojo de la tierra”, denunciamos el sistemático avasallamiento en nuestra contra por parte del Estado Mexicano en sus distintos niveles. Después de haber escuchado los problemas de las distintas comunidades y organizaciones en resistencia, coincidimos en que nuestra lucha en defensa de la Madre Tierra nos ha traído como consecuencia, omisión, represión, intimidación, amenazas, persecución, encarcelamiento y asesinatos de defensores y defensoras comunitarias de derechos humanos en Chiapas y en otras partes del país y del mundo.

Las empresas mineras de capital privado, nacional y transnacional en conjunto con el Estado en sus tres niveles de gobierno, están decididas a incrementar y diversificar sus acciones relacionadas con el despojo de los bienes naturales, el desplazamiento de la población, la ocupación del territorio y la eliminación de cualquier proceso organizativo que intente resistir y defenderse de forma pacífica, legal y en total ejercicio de sus derechos colectivos. Esta insistencia por parte de las compañías mineras sigue provocando división y confrontación en las comunidades, aprovechándose de la pobreza de los habitantes para ofrecerles recursos económicos para que acepten el proyecto minero.

Como Iglesia y movimientos sociales en resistencia manifestamos que nuestras acciones forman parte de un movimiento pacífico a favor de la vida, siempre dispuestos al diálogo en la búsqueda de soluciones a nuestros problemas y a los planes de muerte, llámese como se llamen, que dañan a nuestras comunidades.

Quienes hemos decidido defender la vida y la Madre Tierra estamos en riesgo constante bajo las amenazas de empresarios, de la delincuencia organizada y el Estado en sus tres niveles de gobierno que sólo favorecen los caminos de la impunidad, la injusticia, la desigualdad, el despojo, la explotación, el desprecio en contra de nuestros pueblos originarios, comunidades y ejidos. Denunciamos las amenazas perpetradas en nuestra contra y hacemos un llamado a la solidaridad nacional e internacional por nuestras luchas.

Por tal razón apoyamos, respaldamos y nos solidarizamos con la lucha de compañeros y compañeras de los ejidos de Ricardo Flores Magón y Grecia en este municipio de Chicomuselo, Chiapas, y denunciamos enérgicamente todas las formas de represión, persecución, amenazas de muerte, e incluso de despojarlos de sus derechos agrarios en sus respectivas comunidades. Por ello responsabilizamos al gobierno en sus tres niveles de cualquier acto que vulnere sus derechos fundamentales.

De igual manera nos solidarizamos con la organización de comisariados ejidales del municipio de Chicomuselo en sus justas demandas sociales en beneficio de los habitantes de la zona sierra y rechazamos todas las formas de intimidación y amenazas en su contra, toda vez que en días pasados algunos representantes ejidales han recibido llamadas para amenazarlos de muerte si continúan sus exigencias, ante ello pedimos al Presidente Municipal de Chicomuselo, cumplir con los compromisos firmados con anterioridad toda vez que es por el bien de este municipio.

Miramos con esperanza el caminar de los pueblos originarios reunidos en la casa común que lleva por nombre Congreso Nacional Indígena (CNI) para conformar un Concejo Indígena de Gobierno como una iniciativa para la reconstitución y organización de los pueblos en todo el país. Este Concejo Indígena de Gobierno tiene como vocera una mujer indígena, María de Jesús Patricio Martínez, quien contenderá en las elecciones por la Presidencia de la República en el 2018.

Mantenemos viva la memoria de los defensores y defensoras comunitarias que han sido asesinados por defender la vida, la Madre Tierra y la naturaleza, como Mariano Abarca y nuestra hermana Berta Cáceres. También recordamos que sigue impune la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa y de miles de personas desaparecidas en todo el país. Y un día como hoy, pero de 1968, recordamos la masacre que el Estado cometió en contra de estudiantes en Tlatelolco.

Es por ello que alzamos nuestra voz para exigir al Estado mexicano a través de sus tres niveles de gobierno que:

• Se respete la autonomía y la autodeterminación de los pueblos en Chiapas y en México fundamentada en los Artículo 1º y 2o Constitucional y en convenios internacionales, así como también se garantice la integridad física de quienes defendemos la vida, la Madre Tierra y la naturaleza.

• Cancelación de las concesiones mineras en Chicomuselo, Chiapas, y de todos los proyectos de muerte en nuestros territorios que solo traen destrucción, despojo, pobreza, enfermedades, conflictos comunitarios y divisiones.

• Alto a la militarización y patrullaje del Ejercito mexicano en el territorio de las comunidades de Chicomuselo;

• Responsabilizamos al Estado mexicano y sus tres niveles de gobierno de cualquier agresión o ataque en nuestra contra y de nuestros pueblos y comunidades.

Invitamos a los pueblos, comunidades, ejidos, organizaciones de base, a los hombres y mujeres de este país a que mantengan firme su lucha, su resistencia y que se organicen, que no claudiquen, no se vendan, y no se dejen engañar.

Es importante articular nuestras luchas en cualquier geografía contra este sistema capitalista y sistema de muerte. La tierra es una herencia de nuestros ancestros y hay que cuidarla y defenderla. Nuestros pueblos y organizaciones hemos decidido firmemente defender la vida, el territorio y el medio ambiente porque está en riesgo el futuro de nuestro país.

NO A LOS MEGAPROYECTOS EN CHIAPAS
NO A LA PRIVATIZACIÓN DEL AGUA
CESE AL HOSTIGAMIENTO JUDICIAL Y CRIMINALIZACIÓN CONTRA NUESTRA LUCHA
CANCELACIÓN DE PERMISOS Y CONCESIONES DE MEGAPROYECTOS
VIVAN LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y COMUNIDADES ORGANIZADAS
VIDA SI, MEGAPROYECTOS NO

El Papa Francisco nos dice: “Yo les pido en nombre de Dios, que defiendan a la Madre Tierra, sigan con su lucha”.

Atentamente,

Parroquia de San Pedro y San Pablo, Chicomuselo
Vicaria General de La Diócesis de San Cristóbal
Coordinación Diocesana de Derechos Humanos, Diócesis de San Cristóbal
Vicaria de la Pastoral Social
Vicaria de la Pastoral de la Madre Tierra
Parroquia de San Miguel Arcángel, Huixtán
Parroquia de San Juan Dieguito, San Cristóbal de Las Casas
Parroquia de San Augustín, Teopisca
Parroquia de San Juan Bautista, Nuevo San Juan Chamula
Parroquia San Antonio de Padua, Simojovel
Parroquia de San Juan Evangelista, Cancuc
Parroquia de San Jacinto de Polonia, Ocosingo
Parroquia de José y María, Zamora Pico de Oro
Parroquia Señor del Pozo, Comitán
Parroquia de Santo Niño de Atochan, Frontera Comalapa
Parroquia de Santa Catarina, Pantelhó
Parroquia de San Sebastián, Comitán
Misión de Bachajón
Misión de Guadalupe, Comitán
Pueblo Creyente de Simojovel
Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (MODEVITE)
Comité para la Promoción y Defensa de la Vida “Samuel Ruiz”
Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, AC
Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC
Servicio de Apoyo Intercultural

171002_chicomuselo_CSR2Fotografía tomada del Blog http://chiapasdenuncia.blogspot.mx/

Reporte sobre nuestro Derecho a la Soberanía Alimentaria en el Tianguis Popular

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, 18 de junio de 2017

El pasado 18 de junio de 2017, integrantes del Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, A.C. (CDMCH), de los colectivos de mujeres de las regiones Altos, Norte y Oriente de Chiapas y la Red de Productores y Consumidores Responsables “Comida Sana y Cercana” realizamos el Tianguis Popular “Por el Derecho a Nuestra Soberanía Alimentaria” en donde personas, colectivos, comunidades y organizaciones participamos en el intercambio y comercio justo de productos alimenticios (semillas, plantas, verduras, frutas, animales, etc.), artesanales, además de compartir saberes tradicionales de nuestros pueblos.

En el tianguis popular colocamos una mesa informativa con materiales diversos sobre nuestros derechos como mujeres, el derecho a la alimentación, la soberanía alimentaria y la propuesta de usufructo familiar; además el ambiente fue festivo ya que contamos con la generosa participación de poetas, músicos y las palabras de personas que se acercaron para compartir en el programa cultural que desarrollamos a un costado del tianguis que se ubicó en la plaza de la resistencia de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, con lo cual también ejercimos el Derecho a la libre expresión en los espacios públicos de la ciudad.

Con productos y alimentos que nacen de las manos, el corazón y el conocimiento de compañer@s del campo y la ciudad este tianguis ofreció una variedad importante que permitió intercambiar pero también ofrecer un trato y diálogo directo de los consumidores con l@s productor@s de manera cercana, permitiéndonos así conocer el contexto en el que viven, trabajan y la importancia del trabajo colectivo de las compañeras que también forman parte del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en las Decisiones.

En la realización de este tianguis también pudimos compartir nuestras preocupaciones ante la violencia del sistema capitalista, neoliberal y patriarcal que profundiza el despojo de nuestros territorios e impulsa la desestructuración de la producción campesina en beneficio de corporaciones extractivistas y agroindustriales que están envenenando nuestra tierra, ríos, alimentos y por tanto nuestra salud.

En ese sentido denunciamos públicamente como la violencia contra la vida campesina ha colocado a las mujeres y hombres de las comunidades rurales en condiciones de aguda y creciente pobreza, obligándolos a vender o rentar sus tierras para migrar en busca de trabajo o para solventar necesidades básicas. Quienes permanecen en el campo se ven forzados, ante el desgaste de la tierra, a hacer uso de agroquímicos para el cultivo, pero lo que se produce no basta para la alimentación familiar.

La pérdida de soberanía alimentaria así como de las formas tradicionales del cultivo (milpa), conservación de semillas e intercambio de saberes y productos, son resultado de la dinámica capitalista, sin embargo nosotras y los colectivos de mujeres indígenas consideramos importante luchar por reconstruir y reivindicar el amor y cuidado a la madre tierra pero también impulsar las economías solidarias.

Por ello este tianguis tuvo por objeto reivindicar y ejercer nuestro derecho a la soberanía alimentaria como alternativa para la defensa del territorio y la vida digna.

Aquí una galería de fotos del Tianguis Popular: http://bit.ly/2sGylYW

002_tianguis_cdmch

El Frente Popular en Defensa del Soconusco 20 de junio cumple 2 años de resistencia a la minería

Acacoyagua, Chiapas, México
A 20 de junio del 2017

El Frente Popular en Defensa del Soconusco 20 de junio

cumplimos 2 años de resistencia a la minería

El Frente Popular en Defensa del Soconusco “20 de Junio” estamos en pie de lucha. Seguimos con el corazón bien puesto para defender nuestra tierra y el futuro de nuestras familias.

A dos años de habernos conformado, seguimos en resistencia. Vamos afrontando las terribles injusticias que cometen los gobernantes por apoyar a los empresarios mineros y a los magnates nacionales y extranjeros, quienes engrandecen sus fortunas millonarias a cambio de sacrificar vidas humanas, así como la flora y la fauna de nuestro territorio. Es nuestra maravillosa naturaleza, los ríos Cacaluta, Cintalapa y Doña María los que nos motivan a no permitir que la avaricia de los capitalistas y de los injustos y crueles gobernantes los destruyan.

El Frente Popular en Defensa del Soconusco 20 de Junio (FPDS) nacimos hace dos años. Somos una organización pequeña que lucha por el bien común de nuestros pueblos. El 20 de junio del 2015 es una fecha histórica para nosotros/as. Desde entonces salimos a la calles con los gritos: “¡No a la minería!”, “¡Vida sí, mina no!”, “¡Fuera la minería de nuestro territorio!”. Nuestras banderas son de paz y de justicia para exigir “municipios libres de minería”. Todas y todos somos mujeres y hombres de diferentes comunidades de los municipios de Escuintla y Acacoyagua, zona Costa de Chiapas, que salimos a trabajar por una “Declaratoria de Territorio Libre de Minería”.

Somos parte de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), que nos alienta a continuar nuestro trabajo para defender nuestro territorio, colabora a difundir a nivel nacional e internacional nuestras denuncias y las injusticias perpetradas por las empresas mineras y las autoridades locales. Estamos aprendiendo aún, gracias a la asesoría y al apoyo de las organizaciones Otros Mundos A.C./Amigos de la Tierra México y el Centro de Derechos Humanos “Digna Ochoa”. Con ellos vamos caminando y gritando con fuerza: “¡La lucha sigue y sigue!”. También agradecemos a las diferentes resistencias de los Altos, la Sierra, la Selva y la Frontera en Chiapas y los/as compas de otros estados de la república que se han solidarizado con nosotro/as y de los cuales vamos aprendiendo experiencias y diversas formas de resistir.

A dos años de nuestro nacimiento, somos testigos de cómo las autoridades ponen oídos sordos a las consecuencias de la extracción minera en nuestros municipios. Saltan acuerdos serios en mesas de trabajo, faltan a su responsabilidad de respetar nuestros derechos e incluso justifican con prepotencia los actos de las empresas o el negocio de la minería. Son indiferentes a nuestras enfermedades, niegan la contaminación del agua y la devastación ambiental, incentivan las amenazas de los mineros hacia la población, utilizan al Ejército y la policía y estatal para mostrar su posición ante nuestro derecho a participar y decidir por nuestras vidas. Prefieren poner candado a la puerta del municipio como símbolo de cierre al diálogo.

Sin embargo, nosotros/as vamos trabajando por nuestra organización, haciendo acuerdos comunitarios, trabajando consensos ejidales para protegernos y enfrentarnos juntos al demonio. Hemos tenido amenazas, hostigamiento, notas de periódicos que nos difaman, difusión de volantes denigrando a los/as integrantes del FPDS, todo con el afán de debilitarnos y dividirnos. Pero nuestro trabajo organizado no lo permitirá, porque nosotros trabajamos analizando los resultados de la actividad minera, nos vamos haciéndonos conscientes de que el modelo extractivo es dañino para la vida humana y la naturaleza. Vamos conociendo a las autoridades para no dejarnos engañar.

Hoy tenemos los proyectos mineros “Casas Viejas” y “El Bambú” suspendidos. La actividad minera ha reducido, pero queremos detener todas las concesiones de nuestro territorio, queremos cerrar todos los proyectos. Esta lucha es una lucha de David contra Goliat, pero la constancia, la perseverancia, la unión del pueblo, la concientización, la paz, el amor por nuestros hijos/as y la justicia serán baluartes que marcarán nuestra defensa.

Por nuestros dos años de lucha, celebramos exigiendo:

  • Que se atiendan nuestras enfermedades y se reconozcan los daños a la naturaleza provocados por la minería;
  • Que se protege nuestro derecho al agua: Queremos agua de calidad, sana y potable, queremos ríos limpios, para pescar, para disfrutar, que le den vida a nuestra naturaleza;
  • El cierre de los proyectos mineros y la cancelación de todas las concesiones mineras en la región: La minería no significa ningún tipo de desarrollo para nuestras comunidades.

¡Pueblo de Acacoyagua, Escuintla, comunidades ribereñas y costeñas, nos unimos a favor de la vida,

por nuestras siguientes generaciones y por la madre tierra!

¡NO a la Minería! ¡Si a la vida! ¡Vida para nuestra Madre Tierra!

¡Con licencia o sin licencia, no queremos minería!

Fuente original de la información vía Otros Mundos, AC: http://bit.ly/2sZHCOq

Pronunciamiento del II Foro en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio

Hombres y mujeres de 20 comunidades y rancherías, de las regiones Santa Lucía y Amador, en la Selva Lacandona, nos reunimos 2 días para participar en el II Foro EN DEFENSA DE LA MADRE TIERRA Y EL TERRITORIO, realizado en el Ejido Santa Lucía, en el municipio de Ocosingo, Chiapas.

Comenzamos con una manifestación pública ante la comunidad, expresando en nuestras mantas y consignas el sentimiento y las demandas de los pueblos y comunidades de la región; en respeto a la Madre Tierra nos reunimos para orar ante el Altar Maya que prepararon nuestras autoridades tradicionales, comunitarias y religiosas; al inicio del Foro hicimos un recordatorio del General Emiliano Zapata en su aniversario luctuoso, quien ha inspirado la lucha de los pueblos por Tierra y Libertad; en ese marco nos unimos a otras expresiones de lucha en varios estados del país leyendo simultáneamente el pronunciamiento para el cierre de la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio.

Recibimos invitadas e invitados de otras regiones de Chiapas, como la Costa, el Valle de Ocosingo, Yajalón, Altamirano y otros 13 municipios coordinados en el MODEVITE; llegaron también representantes de pueblos originarios y organizaciones de otros estados de nuestro país, como Oaxaca, Veracruz, las compañeras y compañeros de Xochicuautla, del Estado de México, Yucatán y la Ciudad de México.

Otras expresiones de lucha como la del pueblo de Cherán, en Michoacán, no pudieron llegar por la violencia policíaco-militar desatada en las inmediaciones de su territorio, en los días previos al Foro, donde lamentablemente fallecieron 4 personas. Acciones represivas como ésta, comunes en la vida de las comunidades y pueblos en resistencia, nos indignan profundamente, urgiéndonos a unirnos más, por lo que mandamos desde este rincón de nuestro país el abrazo indignado y solidario a los pueblos hermanos del estado de Michoacán.

En el Foro compartimos y analizamos experiencias, procesos y estrategias de lucha donde participamos hombres y mujeres, ante las afectaciones socioambientales que estamos padeciendo por los proyectos de muerte que se implementan sin consentimiento ni permiso de los pueblos en nuestros territorios.

Sabemos que el gobierno ha otorgado concesiones para explorar y explotar los recursos que hay en nuestros territorios, sin tomarnos en cuenta, sin informarnos, sin consultarnos: la riqueza de nuestros bosques y nuestras aguas, de los saberes de nuestras comunidades, de nuestra cultura y tradiciones; la biodiversidad, el petróleo, los minerales y otras riquezas que hay en la región atraen a empresas capitalistas nacionales y trasnacionales, a la industria extractiva, que amenazan con llegar e instalarse en nuestras tierras, como lo han hecho ya en muchos otros lugares de nuestro país.

Viendo y reflexionando todo lo anterior, nos reunimos en grupos de trabajo para dar nuestra palabra por comunidades, acordando manifestarnos con el siguiente:

PRONUNCIAMIENTO

1. LAS COMUNIDADES DE ESTAS DOS REGIONES ESTAMOS DECIDIDAS A CONTINUAR Y RENOVAR NUESTRA LUCHA, NUESTRA ORGANIZACIÓN, NUESTRA COMUNALIDAD, CON LA PARTICIPACIÓN IGUALITARIA DE HOMBRES, MUJERES Y JÓVENES, PARA LA DEFENSA DE LA VIDA, DE LA MADRE TIERRA Y DE NUESTRO TERRITORIO.

2. ACORDAMOS FORTALECER LA UNIDAD Y LAS ARTICULACIONES PARA ESTE PROCESO INVITANDO A MÁS COMUNIDADES, ORGANIZACIONES SOCIALES Y CIVILES Y A LAS DIVERSAS EXPRESIONES DEL MOVIMIENTO SOCIAL INDEPENDIENTE, NO PARTIDISTA, DE DIFERENTES REGIONES DE CHIAPAS Y DISTINTOS ESTADOS DEL PAÍS.

3. LAS TRANSFORMACIONES QUE NECESITAMOS VENDRÁN DESDE LA COMUNIDAD, NO DEL MAL GOBIERNO, NI DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS, MUCHO MENOS DE LAS EMPRESAS NACIONALES O DE OTROS PAÍSES. NECESITAMOS FORTALECERNOS INTERNAMENTE CON LOS CONOCIMIENTOS Y SABERES DE HOMBRES Y MUJERES DE LA COMUNIDAD.

4. PODEMOS Y DEBEMOS GOBERNARNOS POR NOSOTROS MISMOS, RESPETANDO NUESTRAS DIFERENCIAS, LA DIVERSIDAD QUE SOMOS, CON PARTICIPACION EQUITATIVA, IGUALITARIA DE HOMBRES Y MUJERES, RESPETANDO NUESTRAS COSTUMBRES Y TRADICIONES. PODEMOS CONSTRUIR GOBIERNOS COMUNITARIOS.

5. ACORDAMOS NO ACEPTAR: LA PRESENCIA DE LA GENDARMERÍA AMBIENTAL EN NUESTROS TERRITORIOS, NI LA PRESENCIA DE EMPRESAS QUE VENGAN A LLEVAR NUESTRAS RIQUEZAS; NO PERMITIREMOS DESALOJOS, NI NINGÚN PROYECTO IMPUESTO AJENO AL INTERÉS Y DECISIÓN DE LAS COMUNIDADES.

6. SÍ A LA VIDA, SÍ A LA ORGANIZACIÓN DE LOS PUEBLOS, AL AUTOGOBIERNO Y A LA PARTICIPACIÓN IGUALITARIA DE HOMBRES Y MUJERES.

7. CONVOCAREMOS A UN PRÓXIMO FORO REGIONAL CUYA FECHA Y SEDE SERÁ DEFINIDO POR LOS COORDINADORES DE ESTE FORO.

Comunidad de Santa Lucía, Municipio de Ocosingo, Chiapas, México
11 de abril de 2017

Descarga aquí el pronunciamiento del Foro

CDHMujeres

Foto: Cortesía de Serapaz

PRONUNCIAMIENTO Campaña Nacional: En Defensa de La Madre Tierra y El Territorio

CONCLUYE LA CAMPAÑA: En Defensa de La Madre Tierra y El Territorio; LA LUCHA DE LOS PUEBLOS COMUNIDADES Y BARRIOS CONTINÚA.

CANCELACIÓN DE TODOS LOS PROYECTOS QUE TRANSGREDEN LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS, COMUNIDADES Y BARRIOS.

Hace un año, en abril de 2016, iniciamos la Campaña Nacional en Defensa la Madre Tierra y el Territorio. Representantes de pueblos originarios, comunidades campesinas, barrios, colectivos y organizaciones de diversos rincones de nuestro país nos unimos para alzar la voz y denunciar públicamente el despojo, las afectaciones y violaciones a nuestros derechos que estamos sufriendo con la implementación de proyectos de empresas capitalistas, que sin consulta y sin permiso se instalan en nuestros territorios.

En las lunas y los meses que ha durado la Campaña hemos encontrado, desde nuestras resistencias, la mayor de nuestras coincidencias: luchamos por la defensa de La Vida. La Tierra la entendemos como nuestra Madre, porque todo de ella recibimos. Es la Vida por la que luchamos. Mirándonos en la misma lucha, hemos decidido caminar juntos, desde el recorrido de nuestros Territorios, a un mismo compás, entendiendo que el futuro de las siguientes generaciones podemos garantizarlo con la Unidad y el abrazo solidario de quienes han salido a acompañar nuestras luchas.

Vivimos y coexistimos con el sistema capitalista, que todo lo vuelve mercancía. Dinero y acumulación de riqueza es lo que ofrece, con la transformación de los bienes naturales en bienes de consumo. Toma de la naturaleza, arranca y destruye, para transformar lo que hay en ella en los nuevos espejitos que hace más de 500 años nos trajeron desde Europa; envoltura llamativa, aplicaciones creativas que nos hacen creer que necesitamos, un poco de ingeniería, otro poco de mercadotecnia, y ya: un producto nuevo a un precio increíble, que nos hará la vida más fácil o más divertida o más inteligente… la Vida que nos quita la otra Vida… Porque la voracidad de este sistema, parece que no tiene límites, ni marcos legales que puedan contenerla. Todo lo desgarra, todo lo destruye. Es insaciable: quiere más y más riqueza a costa del sufrimiento de los pobres y de la Madre Naturaleza: las crisis económicas y la crisis ambiental que provoca, son gasolina para que funcione este sistema. Su voracidad altera los equilibrios naturales: provoca disputas, enfrentamientos, guerras entre pueblos y comunidades; provoca desastres naturales al alterar los patrones climáticos con la destrucción de bosques, ríos y montañas. La explotación y devastación de la Naturaleza en manos de unas cuantas empresas nos está matando: envenenan el agua que bebemos, contaminan el aire que respiramos, modifican genéticamente las plantas que nos curan y las frutas y verduras que comemos; con sus químicos y plaguicidas envenenan nuestros cuerpos, contaminan la leche de las madres que amamantan a sus hijos, los metales pesados usados en la minería y procesos industriales nos provocan enfermedades en la piel, distintos tipos de cáncer y un sin fin de otras enfermedades que desconocemos, provocando intensos sufrimientos que no pueden aliviarse sino con la muerte que nos traen.

HEMOS VISTO LO QUE LAS EMPRESAS BUSCAN, CONOCEMOS EL MODO COMO HACEN SUS PROYECTOS
La mercantilización de los bienes naturales comunes da a las empresas capitalistas gigantescas ganancias económicas, por lo que anhelan entrar a nuestros territorios y mandar en ellos; por más de 500 años han pretendido legalizar el despojo continuado de nuestras tierras y territorios mediante distintas estrategias legaloides; en los últimos años promovieron y lograron, con la complicidad del gobierno, modificar las leyes que deberían protegernos; han hecho las reformas que les protegen y les dan impunidad para arrebatarnos nuestras formas y medios de vida, para extraer y sacar nuestros bienes naturales comunes transformándolos en riqueza para ellos: llevan el agua, llevan la madera, llevan los metales preciosos como el oro y la plata, llevan el petróleo y el gas; traen a sus especialistas para explorar, extraer y llevar la riqueza de la biodiversidad de nuestras selvas, bosques y montañas; llevan los saberes de medicina tradicional de nuestros pueblos, para las farmacéuticas que los transformen en medicamentos que venden al precio de sus ganancias … a esto llaman progreso y desarrollo… ¿y qué nos dejan? Nos dejan destrucción de nuestros bosques y selvas, contaminación de ríos y mantos acuíferos, enfermedades por uso de pesticidas y químicos dañinos para la salud; nos dejan migajas de sus grandes ganancias, engañándonos como si nos dieran salud, educación y trabajo; nos dejan ideas que nos llevan a un modo de vida diferente al nuestro, nos llaman a la libre competencia y al libre comercio, al consumo desechable de refrescos, alimentos chatarra, tecnologías obsoletas que requieren de nuevas inversiones y más gastos… comprar y comprar, vender y vender… a todo le ponen precio, todo se puede vender, todo se puede comprar, claro, se puede, para quien tenga dinero…y ¿dónde se saca el dinero?

QUEREMOS LA VIDA BUENA UN MÉXICO LIBRE, IGUALITARIO Y FRATERNO
Explotándonos han hecho su riqueza; despojándonos han ocupado nuestros territorios; con elecciones viciadas y fraudulentas se han hecho del poder en cada municipio, en cada estado, hasta ocupar los tres poderes de la Unión. Nos han arrebatado el poder del pueblo, el poder de gobernarnos a nosotros mismos. Todo lo quieren y todo lo toman. Pretenden el gobierno total y absoluto de nuestro país, a toda costa, a cualquier precio; han violentado la paz y el orden público, las leyes y a las instituciones, los derechos de las personas y de los pueblos originarios; y lo que han hecho, es un desastre que hoy nos tiene en el caos, en la inseguridad, en la violencia, en la muerte, en las fosas clandestinas…

Pero nosotros queremos La Vida. La Vida Buena para nuestros pueblos, para todas y todos los mexicanos. No queremos proyectos que nos dejan muerte. No seremos más sus esclavos modernos. Queremos la Vida. Amamos la Libertad y queremos Igualdad, igualdad en el trato entre hombres y mujeres, igualdad de oportunidades, igualdad ante la Ley y la Justicia. Nuestra Justicia y nuestras leyes, basadas en el respeto al ser humano. Vivimos la Fraternidad y queremos seguirla viviendo en nuestros territorios, en nuestras fiestas, compartiendo nuestras alegrías. Somos portadoras y portadores de tradiciones milenarias y defender lo Sagrado es nuestra encomienda.

En el compartir nos hemos reencontrado y ahora nos reconocemos. La Campaña que iniciamos hace un año nos acerca, porque tenemos el mismo sufrimiento. Tenemos el sueño de un país mejor, sano y fuerte, con autoridades legítimas que en verdad vean por el bien de su pueblo. Con la Campaña en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio, otra vez nos hacemos visibles: Aquí estamos: ¡Presentes!

Pero los malos gobernantes y los dueños del dinero, pretenden que no estamos, que no existimos. Ni nos ven ni nos escuchan. Creen que lo que quieren hacer, lo pueden, porque tienen el dinero para hacerlo, para pagar a diputados y senadores que acomoden las leyes en su beneficio; con dinero sucio pagan y corrompen a los gobernantes, que hacen prosperar sus proyectos multiplicando sus ganancias; pagan a los funcionarios para que sean serviles a sus intereses, a la policía para que los proteja y reprima a quienes nos oponemos a ellos, persiguiéndonos como si fuéramos delincuentes; compran jueces y magistrados, y modulan el juicio de las mayorías con el veneno que administran desde los medios de comunicación que pagan y controlan. Si no es como sus trabajadores o empleados, no existimos para ellos. Somos sus audiencias pasivas obedientes al consumo de sus productos chatarra. Nos desprecian y nos tratan como tales, nos creen claudicados y sin poder para tomar nuestras propias decisiones… Pero se equivocan. Con la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio, otra vez nos hemos manifestado: Existimos y no queremos más un México sin nosotras/os. Queremos un México sin ustedes, los del poder.

Con respeto valoramos cómo compañeras y compañeros del Congreso Nacional Indígena han recogido la palabra indignada de casi medio centenar de pueblos originarios que viven en nuestro país que están siendo afectados y violentados por los proyectos capitalistas que les están imponiendo en sus territorios. Han puesto a la luz la violencia ejercida contra ellos por parte de las empresas, con la anuencia, consentimiento y el apoyo de los distintos niveles de gobierno, del mal llamado gobierno de nuestro país. Pero le decimos a los empresarios, a los dueños de las compañías que vienen a nuestros territorios, que no se confundan…

NO TIENEN EL PERMISO DE LOS PUEBLOS: PELIGRAN SUS INVERSIONES
Si el mal gobierno otorga a las empresas y trasnacionales permisos y concesiones para sus proyectos, que quede claro que nosotros no lo damos. Esos gobiernos no nos representan; de ninguna manera hemos dado nuestro consentimiento, ni lo daremos. Mucho nos han robado en más de 500 años. No queremos nada con los explotadores, nada queremos con los saqueadores. Queremos la riqueza de nuestro país para nuestras generaciones futuras, no para la bolsa de los ricos de otras naciones. Por eso ¡No!: No damos nuestro consentimiento. Las inversiones que hacen para sus proyectos son bajo su propio riesgo. Nos violentan, nos provocan, agotan nuestra paciencia. Queremos respeto, queremos paz y tranquilidad en nuestros territorios.

A un año de iniciada la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio acordamos concluirla en esta que llamamos una primera etapa. Los pueblos, comunidades campesinas, barrios, colectivos y organizaciones continuamos en pie de lucha. Con la fuerza y determinación de nuestro pueblo recuperaremos la Vida Buena que nos merecemos. Sabemos y podemos gobernarnos; sabemos y podemos cuidarnos en nuestra seguridad y en el ejercicio de nuestros derechos; sabemos cómo hacer nuestros acuerdos y cómo hacer que se cumplan y respeten.

La mayoría de nuestras luchas enfrentan escenarios complejos que exigen estrategias diversificadas del movimiento social y el apoyo de sectores diversos de la sociedad civil. La Campaña ha ofrecido espacios y oportunidades de articulación con colectivos y organizaciones diversas, que incluyen a músicos y artistas, académicos, maestras y maestros, investigadores, centros y comités de derechos humanos, medios de comunicación libres y alternativos, periodistas, y muchas otras personas que tienen sus propios espacios y dinámicas organizativas y que luchan por un México mejor. Nos hemos escuchado con el corazón abierto, haciendo nuestras las demandas de otras geografías, incluso más allá de México, estrechando lazos solidarios que nos hacen asumir y difundir la lucha de los distintos pueblos, comunidades, barrios, colonias, colectivos y organizaciones, luchas todas en defensa de la Vida, de la Madre Tierra y el Territorio.

El gobierno criminaliza nuestras luchas y a quienes en ellas participamos; viéndolas unidas y articuladas trata de infiltrarlas y dividirlas; nos vigila, nos persigue y nos reprime con más fuerza, enajenando de su pueblo a las mexicanas y mexicanos que acuerpa en las policías, el ejército y marina, en las fuerzas armadas de México, usándolas como carne de cañón de las maltrechas instituciones que el Estado sigue desgastando al enfrentarlas con el pueblo. Nos han golpeado, nos han llevado a la cárcel, nos han secuestrado y desaparecido, nos han matado, nos han llevado a fosas clandestinas, pero no nos callan ni podrán callarnos, porque esto ya comenzó…

Reiteramos que, si bien vivimos en un México en el que pareciera que los derechos humanos y los derechos de los pueblos son letra muerta y que no hay modo de hacerlos valer, no renunciamos a ellos y seguiremos luchando por su vigencia hasta que llegue a ser una realidad para todas y todos los mexicanos. La Autonomía, la Libre Determinación y el Territorio, son parte de nuestros derechos; los hemos conquistado y están plasmados y establecidos en estándares jurídicos internacionales que el Estado Mexicano ha firmado y ratificado. No abandonaremos las trincheras en las que la injusticia nos ha colocado. Nuestro compromiso de defender la Vida es inquebrantable, y la defendemos con la vida misma, exigiendo el respeto que nos merecemos y construyendo desde nuestros territorios el México que queremos: un país en el que los pueblos dejemos de ser objetos de la alienación capitalista.

Seguiremos fortaleciendo nuestras formas de vida y de organización comunitaria, los procesos colectivos de toma de decisiones, nuestras culturas en las que el respeto por la vida es la norma que nos guía; nuestros gobiernos autónomos que manden obedeciendo; nuestros idiomas en los que continuaremos hablándole a los corazones del Cielo y de la Madre Tierra; nuestras semillas nativas y sus múltiples formas y colores; defendiendo y protegiendo nuestros sitios sagrados, haciendo que perdure el aroma del copal en nuestras ceremonias y haciendo oír nuestras voces y diseminando nuestra palabra que es la palabra de la Madre Tierra.

¡ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA LOS PUEBLOS ORIGINARIOS, LA MADRE NATURALEZA Y EL PUEBLO DE MÉXICO!

LA PRESENCIA DE EMPRESAS Y PROYECTOS EN TERRITORIOS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS NOS VIOLENTA

EL GOBIERNO QUE DEFIENDE A LAS EMPRESAS CAPITALISTAS NO ES DEL PUEBLO: ALTO A LA REPRESIÓN

MANIFESTAMOS Y REITERAMOS NUESTRO DERECHO Y NUESTRO COMPROMISO DE SEGUIR DEFENDIENDO LA VIDA

México, 10 de abril de 2017

¡ZAPATA VIVE, LA LUCHA SIGUE!

CAMPAÑA NACIONAL EN DEFENSA DE LA MADRE TIERRA Y EL TERRITORIO

Descarga aquí el pronunciamiento final de la Campaña

Página web de la Campaña Nacional: http://www.defensamadretierra.mx

Fotos de eventos de cierre en regiones de México:

Pronunciamiento del Movimiento de Mujeres, Pueblos y Organizaciones en Defensa del Territorio (Marzo 2017)

San Cristóbal de las Casas, Chiapas, 8 de marzo de 2017

 

PRONUNCIAMIENTO

 

Cuarta Asamblea del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las mujeres en la toma de decisiones.

Los días 6 y 7 de marzo, nosotras, mujeres y hombres, indígenas, campesinos, campesinas y urbanas, de diversas comunidades, ejidos, colectivos, organizaciones de base, ciudades y países nos reunimos para reflexionar y debatir sobre las problemáticas que provocan los proyectos neoextractivistas que  afectan nuestras tierras, ríos, lagos, montañas y nuestra salud con enfermedades mortales cuyos tratamientos se vuelven inaccesibles.

Con testimonios de las compañeras de zona norte, del Frente Popular en Defensa del Soconusco “20 de Junio”, del Movimiento de Pueblos Originarios en Resistencia de Tecpatán y de otros lugares de Chiapas, volvimos a constatar cómo los proyectos extractivistas generan divisiones y violencia en las comunidades. Nos dividen a través de engaños al decir que habrá más trabajo, que habrá más inversión en proyectos comunitarios y cuando protestamos el gobierno y las empresas nos reprimen, amenazan, encarcelan. Es la forma en que el Estado y el sistema de muerte muestra sus diferentes rostros en su guerra de exterminio contra los pueblos, hombres y sobre todo contra las mujeres.

Los proyectos neoextractivistas no son el único problema en nuestras tierras y territorios, la violencia feminicida también nos afecta y no queremos seguir viviendo esta situación injusta.

El neoextractivismo, la devastación ambiental, la violencia feminicida y los feminicidios son parte de los rostros de este sistema de muerte. Por eso vemos que la lucha contra la hidra capitalista debe ser de todas y todos, los del campo y los de la ciudad, de manera articulada.

Nosotras las mujeres exigimos se nos reconozca, respete y tome en cuenta nuestra palabra y decisiones en todos los espacios de participación: familia, comunidad, estado, organización.

Por ello denunciamos:

  • El incesante incremento de feminicidios y violencia hacia las mujeres, en el campo y la ciudad, que no se castiga, provocando impunidad y la naturalización de la violencia feminicida.
  • El despojo que impulsa el mal gobierno en territorio de los pueblos, el agua, bosque, selva, manglares, humedales, ocasionando la muerte de cientos de especies vegetales y animales, incluyendo al ser humano.
  • La represión a la manifestación organizada de pueblos, comunidades y organizaciones que luchan por defender la tierra y el territorio frente a proyectos extractivistas de muerte. Ejemplo de esto son las órdenes de aprensión contras pobladores de Pijijiapan y Tecpatán, así como el hostigamiento hacia compañeras y compañeros del Soconusco, la Sierra y otras regiones de Chiapas.
  • El injusto encarcelamiento de luchadoras sociales como Silvia Juárez Juárez, presidenta de la Asamblea de Padres de Familia de Tecpatán, acusada de motín, daños y secuestro. Medida implementada por el mal gobierno para reprimir la defensa del territorio zoque frente a la exploración de pozos de hidrocarburo.
  • La violencia paramilitar que asola a las comunidades de los Chimalapas, Oaxaca, derivada de la intención del Estado por apropiarse de los bienes naturales que se localizan en esa selva.
  • La violencia que genera el mal gobierno con sus partidos políticos que ha llevado a la confrontación y muerte de hombres y mujeres en el municipio de Chenalho, Chiapas.
  • A las autoridades de los tres niveles de gobierno que venden nuestro territorio a las transnacionales sin importarles la vida de las mujeres, nuestras familias y la madre tierra.

Ante esta situación la Asamblea del Movimiento en Defensa del Territorio después de un análisis profundo de los problemas de las comunidades, pueblos, mujeres, hombres, niños, niñas, ancianas y ancianos, así como de las propuestas para hacer frente a este sistema de muerte, acordamos dar a saber a todas y todos los siguientes resolutivos:

  • Confirmamos nuestro compromiso de seguir organizadas e impulsando el Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por el derecho de las mujeres a decidir.
  • Nos sumamos a la propuesta del Congreso Nacional Indígena (CNI) de conformar un Consejo Indígena de Gobierno y celebramos que sea una mujer indígena la vocera de los pueblos. Consideramos que su propuesta es justa y responde a la necesidad de construir otro mundo posible, de igualdad para todos y todas.
  • Acordamos compartir en nuestras familias, comunidades, pueblos, organizaciones y en el CNI los principios de la tenencia colectiva familiar porque consideramos que de esa manera fortalecemos la defensa de nuestras tierras y territorios; la de las mujeres, las jóvenes, los jóvenes, las niñas y los niños, en todos los espacios de decisión, en el espacio público donde se discute la vida de una comunidad; y que podamos participar en los cargos de representación ejidal y comunal. Reflexionamos sobre la importancia de reconocer y respetar la diversidad de familias y formas de vivir, porque no todo pasa por el matrimonio.
  • Las mujeres, nuestras familias y comunidades tenemos derecho a la vida, a respirar aire limpio, a tener ríos y aguas no contaminadas, a no vivir violencia de cualquier tipo. A que respetemos que la tierra no se vende, se ama, se cuida y se defiende.
  • Reconocemos que nuestros cuerpos son el primer territorio a defender y nuestro primer espacio de decisión.
  • La Asamblea se solidariza con las luchas de otras mujeres y sus pueblos que se encuentran organizadas en la defensa de la vida, la tierra, y el territorio.
  • Condenamos los actos de represión y criminalización hacia las mujeres y pueblos que resistimos desde la digna rabia.
  • Reprobamos la violencia machista hacia las mujeres, las niñas, las ancianas y exigimos castigo a los responsables. Violencia que se reproduce en los sistemas de salud, educación y en todo el

Saludamos:

 

  • A todas las mujeres que se organizan y movilizan contras todas las formas de violencia hacia las mujeres y los pueblos.
  • A las compañeras del EZLN, las mujeres de los Pueblos del CNI y adherentes a La Sexta.
  • A las mujeres de Acteal, de la CODIMUJ, del MODEVITE y otras más que en sus comunidades están protestando contra la violencia hacia las mujeres.
  • A las compañeras que han salido a las calles o que en sus espacios de acción se suman al llamado del Paro Internacional de Mujeres en protesta por la violencia feminicida.

¡Sin la participación de la mujer, no hay organización!

¡Sin oro podemos vivir, pero sin agua no!

¡No más violencia contra las mujeres!

¡Sí a la vida, no a la mina!

¡Presas políticas libertad!

¡Si somos raíces de la vida, podemos ser raíz de la lucha por la tierra y el territorio!

¡No queremos flores, exigimos derechos y respeto a nuestros cuerpos¡

Descarga el pronunciamiento en PDF aquí

SONY DSC

170308_paro8m_cdmch_web