INVITACIÓN A LA QUINTA ASAMBLEA DE MUJERES, PUEBLOS Y ORGANIZACIONES EN DEFENSA DE LA TIERRA, EL TERRITORIO Y POR EL DERECHO DE LAS MUJERES A DECIDIR

En el marco del Día Internacional Contra la Violencia hacia las Mujeres, y a un año del incumplimiento de la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género para las Mujeres en Chiapas (DAVGM), las y los integrantes del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en las Decisiones, convocamos a mujeres, hombres, comunidades, ejidos, pueblos y organizaciones a compartir nuestra palabra y lucha en la:

QUINTA ASAMBLEA DE MUJERES, PUEBLOS Y ORGANIZACIONES EN DEFENSA DE LA TIERRA, EL TERRITORIO Y POR EL DERECHO DE LAS MUJERES A DECIDIR

Para denunciar el incumplimiento del Estado y sus instituciones de la DAGVM, exigir la garantía y cumplimiento de nuestro derecho a vivir una vida digna sin violencia en todos los ámbitos, salud, educación, participación política y visibilizar la violencia feminicida que atenta contra el cuerpo-tierra-territorio que habitamos como mujeres; así mismo denunciaremos los distintos tipos de violencia directa, cultural y estructural que se expresa en el espacio íntimo, comunitario y social que el sistema capitalista, patriarcal, neoliberal, neoextractivista y colonial reproduce amenazando la vida de las mujeres y nuestros pueblos.

En este espacio buscamos también hacer un frente común para defender la vida digna, exigiendo justicia y verdad para víctimas de violencia, sobrevivientes y familiares de víctimas de feminicidio, integrando la participación activa de mujeres, hombres, niños, niñas, ancianos y jóvenes.

ASAMBLEA

23 y 24 de noviembre de 2017, 09:00 hrs. CIDECI Unitierra, camino Viejo a Chamula S/N, Colonia Nueva Maravilla, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

MARCHA

25 de Noviembre de 2017, 09:00 hrs. Marcha contra la Violencia hacia las Mujeres. Punto de reunión: Unidad Administrativa, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

Mitin en la Plaza de la Resistencia

CONVOCAN: Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en la toma de decisiones; Red de Comunicadoras K’aseselk’op; Colectivos de Mujeres de la Región Norte, Altos y Sierra Fronteriza ); Grupo Tierra del CESMECA-UNICACH; Casa de la Mujer Ixim Antzetik A.C.; Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, A.C.

Información y contacto: Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC / Tel: (01967) 631 6075 / Correo: centro@cdmch.org

¡¡¡Con la Tenencia Familiar las Mujeres defendemos el Territorio como Propiedad Social!!!

https://territoriochiapas.wordpress.com/

171123_cartel_25nov_2017_versionweb

Anuncios

Taller para la Defensa de los Territorios y del Patrimonio Biocultural

En solidaridad compartimos esta invitación que nos hacen llegar.

Estimad@s amigos, compañeros y colegas:

con gran alegría l@s invito a un ciclo de 12 encuentros de formación y debate llamado Taller para la Defensa de los Territorios y del Patrimonio Biocultural. Se trata de un esfuerzo conjunto de investigadores pertenecientes a instituciones distintas, cuyos objetivos son:

Impulsar un proceso de articulación entre aquellos grupos académicos, investigadores, colectivos y organizaciones sociales e indígenas; y encontrar estrategias comunes para la defensa de los pueblos afectados, en las cuales las aportaciones de las ciencias sociales y otras disciplinas enriquezcan y fortalezcan la defensa social, política y jurídica, articulando el conocimiento académico con los procesos de resistencia.

El Taller es abierto a todo público, y es bienvenida la participación de estudiantes e integrantes de organizaciones sociales. Se otorgará constancia de asistencia a los que asistan al 80% de las sesiones (10).

Adjunto cartel con la información relativa a los primeros dos talleres del mes de noviembre, que se desarrollarán en la Coordinación Nacional de Antropología y se transmitirán en vivo en el canal:

14 noviembre, Acumulación por desposesión, extractivismo y despojo del territorio y del patrimonio biocultural: una visión crítica.

28 de noviembre, Vigencia y límites de las estructuras y legislación agraria para la defensa del territorio: Tepoztlán y Milpa Alta.

Espero que puedan participar tod@s y les pido amablemente que nos ayuden a difundir esta información.

Saludos cordiales ¡y los espero en el Taller!

Dra. Giovanna Gasparello
Profesora-Investigadora
Dirección de Etnología y Antropología Social
Instituto Nacional de Antropología e Historia
Ciudad de México

taller territorios

Invitación a presentación del Libro “Economía Política Solidaria”

En solidaridad compartimos la invitación a la presentación del libro: ECONOMÍA POLÍTICA SOLIDARIA. Construyendo alternativas, escrito por Jorge Santiago Santiago a partir de su larga experiencia en acompañar a las comunidades indígenas y campesinas en Chiapas, México, especialmente desde DESMI, A.C.

Es una oportunidad para reflexionar sobre los hallazgos de este caminar y es también un momento para celebrar lo que acontece en el corazón de los pueblos y de las personas que luchan.

El libro es una visión de la práctica colectiva.
“Ante la situación de tantos pueblos, comunidades, personas que están sufriendo las inundaciones, los desplazamientos, la violencia, la muerte, las inmensas pérdidas y todas las consecuencias del deterioro de las condiciones de vida, resultado de un modo de producir y de vivir, aparecen las dimensiones de la Economía Social y Solidaria, como un modelo alternativo a la negación, a la competencia y a la mercantilización.” “La Economía Política Solidaria surge como una respuesta de las comunidades campesinas e indígenas para superar por sí mismas las condiciones de pobreza y marginación económica, política y social en que se encuentran sumergidas, por la exclusión estructural e histórica que sufren del sistema capitalista en su fase neo-liberal. Las comunidades asumen esta decisión al tomar conciencia de la realidad en que viven y al llegar al convencimiento de que la situación cambiará únicamente si participan activamente y de manera organizada en la transformación de esta realidad, es decir, convirtiéndose en sujetos de su propio desarrollo.”

171109_librojs_001171110_librojs_001171109_librojs_002

CIDH publica informe sobre los derechos humanos de las mujeres indígenas en América

27 de octubre de 2017

Montevideo – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publica hoy un informe sobre los derechos humanos de las mujeres indígenas en América. El informe describe las diferentes formas de discriminación que las mujeres indígenas enfrentan, en función de diversas facetas de su identidad. Asimismo, analiza cómo esta situación acentúa su exposición a la violencia y obstaculiza su acceso a la justicia y el ejercicio de sus derechos económicos, sociales y culturales. A través de este informe, la CIDH establece principios rectores que deben guiar la acción de los Estados para prevenir y abordar todas las violaciones de derechos humanos que afectan a las mujeres indígenas en el continente, desde una perspectiva holística, de género e intercultural.

En razón de su identidad multidimensional, las mujeres indígenas están expuestas a una intersección de formas de discriminación basadas en su identidad cultural, sexo y género, entre otros factores, tanto fuera como dentro de sus propias comunidades, o como resultado de los remanentes históricos y estructurales del colonialismo. La intersección de estas fuentes de discriminación crea capas superpuestas de violaciones de derechos humanos que se refuerzan mutuamente.

Esta discriminación les genera a las mujeres indígenas obstáculos para el goce de sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, y para su acceso a la justicia. Ellas aún encuentran muy pocas oportunidades para acceder al mercado laboral, dificultades geográficas y económicas singulares para tener acceso a servicios de salud y/o educación, acceso limitado a programas y servicios sociales, y escaso espacio para participación en procesos políticos. Las mujeres indígenas que quieren practicar formas tradicionales de subsistencia suelen enfrentar grandes obstáculos para el acceso a las tierras y los recursos tradicionales. En cuanto al acceso de las mujeres indígenas a la justicia, los principales obstáculos son de naturaleza geográfica, socioeconómica, cultural y lingüística, y están relacionados a la falta de abordaje de la problemática por parte de los Estados. Esta marginación política, social y económica de las mujeres indígenas contribuye a una situación permanente de discriminación estructural, que las vuelve particularmente susceptibles a diversos actos de violencia.

Las mujeres indígenas enfrentan variadas formas de violencia, no solamente violencia física, psicológica y sexual, sino también violencia obstétrica y espiritual, las cuales están prohibidas por los tratados interamericanos de derechos humanos, incluyendo la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer. Las mujeres y niñas indígenas tienden a sufrir más actos de violencia en contextos particulares: en el marco de conflictos armados; durante la ejecución de proyectos de desarrollo, inversión y extracción; cuando se militarizan sus territorios; en el ámbito doméstico; cuando actúan como defensoras de derechos humanos; y durante procesos migratorios y de desplazamiento; entre otros contextos.

La Comisión destaca que el informe fue elaborado en base a la información proporcionada por mujeres y lideresas indígenas. Aunque las mujeres indígenas sufren discriminación y violaciones a sus derechos humanos, aquellas que han interactuado con la Comisión Interamericana en distintos espacios han rechazado la caracterización de víctimas y han exigido su reconocimiento como sujetas de derechos, actoras empoderadas, y lideresas. La CIDH parte del reconocimiento que las mujeres indígenas hacen contribuciones únicas y desempeñan un papel decisivo en la historia de la lucha por la autodeterminación de sus pueblos, por sus derechos colectivos e individuales y por sus derechos como mujeres.

El informe incluye una serie de recomendaciones para ayudar a los Estados en su labor de prevenir y responder a las violaciones de derechos humanos que afectan a las mujeres indígenas. La CIDH recomendó a los Estados que, al elaborar y aplicar medidas para asegurar que se respeten los derechos humanos de las mujeres indígenas, adopten un enfoque holístico para abordar las formas múltiples e interconectadas de discriminación que enfrentan las mujeres indígenas en diferentes contextos, así como para prevenir, investigar, enjuiciar y sancionar todas las formas de violencia en su contra. Este enfoque debe tener en cuenta el sexo, el género y la cosmovisión de las mujeres indígenas, así como los antecedentes de racismo y discriminación que han sufrido. Los Estados deben guiarse en base a los principios de igualdad y no discriminación y tener como base el derecho de las comunidades indígenas a la autodeterminación y a la identidad cultural.

La Comisión estableció que, en su relación con las mujeres indígenas, es indispensable que los Estados consideren el concepto que ellas tienen de sus derechos humanos, la naturaleza individual y colectiva de los derechos que les corresponden, y la relación singular que tienen con su territorio y los recursos naturales. El abordaje de cualquier derecho de las mujeres indígenas implica tener presente en todo momento su cultura, tradiciones, formas de organización y derechos colectivos de los pueblos a los que pertenecen. Esto hace aún más indispensable la participación activa de las mujeres indígenas en los espacios de toma de decisiones. En ese sentido, los Estados deben crear espacios para la participación plena y activa de las mujeres indígenas en la formulación y ejecución de iniciativas, programas y políticas en todos los niveles del gobierno. Asimismo, la CIDH recomendó que los Estados adopten todas las medidas apropiadas para promover y proteger los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres indígenas a fin de asegurar su pleno acceso a servicios básicos de salud y educación, alimentos y agua.

La CIDH reconoce el esfuerzo realizado por varios Estados de la región para abordar la situación de los derechos humanos de las mujeres indígenas. Sin embargo, persisten grandes barreras y es esencial que los Estados sigan trabajando para buscar soluciones a fin de atender las necesidades particulares de las mujeres indígenas y respetar plenamente y garantizar todos sus derechos humanos, incluyéndolas en estos procesos e incorporando un enfoque integral, de género y etnoracial.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Descarga el informe dando click en la imagen:

portadacidh_mujeres

Marichuy, vocera del CIG, se reúne con mujeres y hombres de pueblos, colectivos y organizaciones de Chiapas

Nota de prensa 002

San Cristóbal de las Casas a 20 de octubre 2017 / Red de Comunicadoras K’asesel K’op / El día de hoy las mujeres del Movimiento de Mujeres en Defensa de la Tierra y el Territorio y por el Derecho a Decidir, junto con diversas organizaciones de base y de la sociedad civil de Chiapas nos reunimos con María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), así como con concejal@s que le acompañaron. El propósito del encuentro fue entregar al Concejo la propuesta de tenencia familiar de la tierra, elaborado por el Movimiento.

Desde las ocho de la mañana del día de hoy, decenas de mujeres del Movimiento llegamos al CESMECA para continuar con nuestra Asamblea extraordinaria que iniciamos ayer, y que tenía como actividad prevista para hoy el encuentro con la Vocera y concejal@s. Poco más de una hora más tarde comenzaron a llegar tanto las delegadas de diversas organizaciones civiles y de base, así como de ejidos de Chiapas. También llegaron persona autoconvocadas e interesadas en esta reunión.

La actividad se realizó durante la primera parte de la mañana en las instalaciones del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (CESMECA), de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH). Para comenzar, en uno de los jardines de esta institución realizamos un altar maya, con el cual intencionamos bendiciones para MariChuy y las concejalas que la acompañaban. Consideramos importante expresar espiritualmente nuestro acompañamiento a la vocera e integrantes del CIG.

Posteriormente, dentro del auditorio, el director del CESMECA, el Dr. Jesús Solís, así como Flor Pérez, integrante del Movimiento, le dieron sus palabras de bienvenida a la vocera y l@s concejal@s. El Dr. Solís reconoció que para CESMECA era un honor poder hospedar este encuentro ya que se trabaja desde la construcción del respeto a la diversidad. Por su parte, Flor hizo un recuento sobre la histórica exclusión de las mujeres a la tierra en las comunidades y ejidos de Chiapas.

En un segundo momento, compañeras de tres localidades compartieron sus experiencias de exclusión y despojo de la tierra. La compañera Teresa Roblero del ejido Bellavista del Norte, Municipio de Frontera Comalapa, explicó que cuando las mujeres de ahí deciden casarse con un hombre que no es de ese ejido, ellas no pueden vivir ya ahí. Este acto es apoyado por la asamblea ejidal, reproduciendo así una exclusión. Por su parte Alberta de la Grandeza, Amatenango del Valle, narró cómo ella fue violentada físicamente por su ex pareja, y al decidir separarse de él, su suegro la despojó de su casa y su solar, argumentando que las tierras eran de su hijo, esposo de ella. Por último, Juana de San Juan Cancuc compartió la violencia que ella y su mamá viven por parte de su hermano, quien está tramitando con las autoridades ejidales el despojo de la casa y el solar donde ella viven, aduciendo que las mujeres no pueden ser propietarias ni titulares de derechos agrarios. Estos tres casos fueron presentados como muestra de la violencia sistemática, por ende histórica exclusión al acceso, uso y usufructo de la tierra que viven las mujeres en Chiapas.

Frente a la realidad descrita, el Movimiento ha trabajado desde hace tres años en la elaboración de una propuesta de tenencia familiar que permita a las mujeres ser titulares de derechos agrarios. Esta propuesta se finca en cinco principios, los cuales fueron explicados por Alberta y Teresita, delegadas del Movimiento, quienes se apoyaron en los dibujos elaborados por las comunicadoras comunitarias K’asesel K’op del Movimiento de Mujeres en Defensa de la Tierra y el Territorio. Los principios son que las mujeres seamos reconocidas como integrantes de los colectivos ejidales y comunales en igualdad de derechos a los hombres; que las parcelas dejen de ser sólo de los hombres y las asambleas reconozcan que son de toda la familia; que ejidos y comunidades reconozcan que las mujeres tenemos derecho y obligación de participar en todas las decisiones comunitarias; que los pueblos reconozcan que la participación de las mujeres duplicará la fuerza de las luchas en defensa de la tierra y el territorio frente a proyectos extractivistas y de privatización; y que la lucha por el reconocimiento de las mujeres es para fortalecer la vida en colectivo.

Una vez explicada la propuesta, de dónde viene, y qué propone, delegadas tseltales, tsotsiles, ch’oles, zoques y mestizas entregaron la propuesta a la Vocera y concejal@s. Esta entrega, como lo explicó Flor, representa el anhelo de cambio para los pueblos indígenas, así como de la construcción de una autonomía que reconozca los derechos de las mujeres para que decidan los modos de frenar las violencias capitalistas que afectan a las mujeres. También, esta propuesta es una forma de fortalecer la vida en y de las comunidades. Por último, como señaló Flor, la entrega de la propuesta a su vez es un compromiso por parte del Movimiento para apoyar al CIG desde un ser mujer.

En un tercer momento, representantes de diversas organizaciones dieron sus palabras de apoyo a la Vocera y al CIG, y algunas de ellas expusieron las problemáticas que viven en sus comunidades, al mismo tiempo que reconocían el trabajo de las mujeres en la defensa de la tierra y el territorio. Las organizaciones presentes fueron la Coordinadora Diocesana de Mujeres (CODIMUJ), Red de Mujeres Chiapanecas por el Derecho a Vivir en Paz -Mesoamericanas en Resistencia por una Vida Digna-, el Feminismo Comunitario, Enlace, Comunicación y Capacitación AC., Colectivo de Empleadas Domesticas de los Altos de Chiapas (CEDACH), Melel Xolobal, Revista Feminista Enheduana, Red de Resistencia a las Altas Tarifas de la Luz, Red de Asesoras y Promotoras rurales (Redpar), Colectiva Raíces, Colectivo Nosotras, Casa de la Mujer de Palenque Ixim Antsetik (CAM), Organización de Poder Popular, los ejidos de Tila, Santa Anita, Chicomuselo y Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC (CDMCH). De todas estas palabras resaltamos la preocupación de las mujeres de Tila sobre cómo se puede construir una autonomía que retome respetuosa y plenamente la palabra de las mujeres; la denuncia del colectivo feminista de niñas y jóvenes de Melel Xolobal sobre el matrimonio y/o trabajo forzado de niñas y jóvenes, lo cual implica falta de libertad para que ellas decidan su futuro; por ello exigieron el respeto a sus derechos, como el estar informadas y tener educación sexual. Por su parte, la Revista Enheduana denunció la violencia que viven las mujeres periodistas, por parte del Estado, y también por parte de sus empleadores al darles un trato diferenciado. CAM dejó en claro que el abandono por parte del Estado en materia de salud sexual y reproductiva es un feminicidio en tanto se deja morir a mujeres en lugar de atender enfermedades totalmente prevenibles y curables. Las mujeres de Santa Anita y de Chicomuselo denunciaron los perniciosos efectos de los proyectos de minería en la vida comunitaria porque las mineras dividen a través del ofrecimiento de dinero, como si se pudiera comprar la decisión y la vida de las personas.

Después de escuchar las palabras de las mujeres del Movimiento y de las organizaciones y ejidos presente, como lo han hecho durante el recorrido del CIG por Chiapas, l@s concejal@s hablaron. En primer lugar, Lupita de Acteal, reconoció que el hecho de que en el auditorio hubiera más mujeres participando ya señalaba el avance que hemos logrado, y aun así consideró importante recordar que la lucha por la tierra tiene que ser de mujeres y hombres porque son quienes trabajamos la tierra, y ésta es de quien la trabaja, que en su mayoría son pueblos indígenas. Ante la situación de división, invitó a recordar que “ya no es tiempo de que nos callen, de que nos pongan precio, de que pongan precio a nuestra muerte.” Guadalupe, de Tonalá, remarcó que sólo organizándonos es como podemos construir desde abajo para enfrentar “la ola de violencia que se avecina” como respuesta a la movilización y organización en apoyo al CIG. Adriana Marcos, purépecha viviendo en Ciudad de México reconoció que, como dijo Lupita, al estar organizadas, el ser mujer se ha convertido en un peligro para el gobierno. Por su parte, Juan Bobadilla, purépecha residente en CDMX, reconoció en primer lugar reconoció que el Movimiento es un ejemplo de cómo “hay muchos esfuerzos para construir el México que queremos”, y por ello, recalcó, es tiempo de unir nuestras fuerzas, culturas y raíces porque la lucha va más allá de México, del continente, abarca a todo el mundo. En segundo lugar reconoció que las mujeres del Movimiento se han mostrado organizadas y claras. Magdalena García, purépecha habitante de la CDMX comenzó diciendo que “el dolor que escuchamos ahorita, ese sufrimiento, es el mismo que el Congreso Nacional Indígena ha escuchado por veinte años”, y ante eso el mismo CNI decidió transformar el dolor en rabia, y “para terminar los dolores vamos a caminar juntas, agarradas de las manos”. Así, una de las invitaciones fue a organizarnos mujeres y hombres, junt@s para lograr los cambios necesarios para nuestros pueblos.

Marichuy, al tomar la palabra, recordó que las estructuras que hacen aliados al gobierno y al capital han sido construidas principalmente por hombres, mientras que la autonomía y la tenencia familiar son construidas desde dentro de las comunidades. Por ello, explicó, es importante cuidar la vida en las comunidades, una vida en la que participen mujeres y hombres, y así luchar contra el capitalismo. La Vocera también nos invitó a confiar entre mujeres, a apoyarnos, unirnos, pues esta es otra forma de tumbar esas estructuras que mencionó al inicio. Al hablar de los hombres aclaró que ellos también son víctimas del capitalismo, pues éste les inculca el consumo de alcohol, drogas y prostitución. Por todo esto, dijo, debemos reconocer que tenemos de frente una tarea grande, pero no imposible, siempre y cuando caminemos junt@s mujeres y hombres.

Para cerrar el encuentro, Mercedes Olivera, del CESMECA, recordó que “el trabajo que hacemos no es para el año entrante (2018), para las elecciones, sino que es para más adelante (…) Vamos a ganar desde empezar por nosotros mismos, como dijo Marichuy y las concejalas, y desde el día a día”. Secundó lo dicho por la Vocera, que la lucha es de mujeres y hombres, y que “nosotras tenemos el reto de convertir a los hombres en nuestros aliados contra el capital y el patriarcado”.

Luego de dos horas de compartir, Marichuy y l@s concejal@s se despidieron, y las mujeres gritamos diversas consignas como forma de agradecimiento y reconocimiento al trabajo que han iniciado como Concejo Indígena de Gobierno. Todas nos quedamos contentas de que hubiéramos podido compartir nuestro trabajo con el CIG, y que éste nos hubiera escuchado y también hubiera expresado sus reflexiones a partir de esa escucha. Nos despedimos, de la vocera, concejal@s y entre nosotras con la claridad de que no estamos solas en nuestra lucha, sino que a partir de aquí se nace un compromiso que sólo podrá ser fuerte si lo nutrimos unidas y desde nuestros espacios de cada día.

-.-

Descarga la nota de prensa en PDF aquí

Documento propuesta de Tenencia y Usufructo Familiar de la Tierra 

Palabras de Marichuy en su encuentro con mujeres y hombres de pueblos, colectivos y organizaciones de Chiapas:

Vídeo palabras de Marichuy:

Galería de fotos disponible en Facebook: http://bit.ly/2zrdtXA

 

Reunión extraordinaria del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en la Toma de Decisiones

Nota de prensa 001

San Cristóbal de las Casas, 19 de octubre de 2017 / Red Kasesel K’op / El día de hoy realizamos una Asamblea extraordinaria del Movimiento de Mujeres en Defensa de la Tierra y el Territorio y por el Derecho de las mujeres a Decidir. En esta sesión nos preparamos para el “Encuentro de Indígenas y Campesinas de Chiapas con Marichuy”.

A lo largo del día socializamos la información que cada una de nosotras teníamos sobre el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y de la Vocera del mismo, María de Jesús Patricio Martínez. Algunas de nosotras compartimos lo que sabíamos del Congreso Nacional Indígena (CNI) y del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) porque son dos de los actores que propusieron la conformación del Concejo Indígena de Gobierno (CIG). Esto nos permitió entender que el Concejo es una propuesta que nace de un trabajo de muchos años y que es un esfuerzo por responder a los reclamos de los pueblos indígenas en la necesidad de funcionar desde la autonomía y autodeterminación.

También compartimos todas nuestras dudas, que fueron desde cómo se nombraron y quiénes son las y los delegados y concejales del CIG, hasta saber cómo lograremos el mandar obedeciendo, que es uno de los principios del CNI. Esto nos hizo reconocer la necesidad de comprometernos en el proceso de construir la autonomía porque ésta se construye diariamente y desde abajo, que no se trata de delegar la toma de decisiones en una o varias personas, sino que todas y todos necesitamos participar, incluso exigiendo que se nos explique cómo se nombran a las y los delegados y concejales, y cuáles son sus funciones.

Otra duda que discutimos es que no sabemos hasta dónde Marichuy y el Concejo van a poder frenar las violencias contras las mujeres y los despojos contra los pueblos. Sabemos que eso es un problema del sistema capitalista, y por esa reconocimos que solita la Vocera y el Concejo no podrán, por eso pensamos que es importante que todas nosotras nos apoyemos.

En varios momentos hablamos sobre el valor que tiene el hecho de que la Vocera del CIG sea una mujer indígena. Para nosotras, en una contexto en el cual las mujeres vivimos muchos tipos de violencia, resulta muy importante que sea una mujer la que de la voz de los pueblos porque de esta forma se hace visible que nosotras, las mujeres, luchamos participando.

Por último, compartimos nuestra preocupación sobre la reacción del gobierno y otros poderes fácticos frente al CIG, porque esta de gobernar cuestiona la concentración del poder y busca el bienestar de los pueblos. Ante esta situación volvimos a reconocer la importancia de todas comprometernos y participar en la defensa de este proyecto de gobierno.

Aquí una galería de fotos publicadas en Facebook: http://bit.ly/2gV3GCj

 

 

-.-

Pronunciamiento del Movimiento contra la explotacion minera y el despojo de la tierra

PARROQUIA SAN PEDRO Y SAN PABLO, DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS CHIAPAS.

PRONUNCIAMIENTO CONJUNTO DE LOS DIFERENTES MOVIMIENTOS EN RESISTENCIA ANTE LOS MEGAPROYECTOS EN CHIAPAS

Chicomuselo, Chiapas, 02 de octubre de 2017

Yahvé: Dios tomó al hombre y lo puso en el Jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara (Génesis 2, 15).
Para los pueblos indígenas, campesinos y rurales, la tierra y el territorio son más que trabajo y alimento; son también cultura, comunidad, ancestros, sueños, futuro, vida y Madre (Andrés Aubry).

A las y los defensores de la Madre Tierra y del territorio contra los megaproyectos de muerte:
A los pueblos y colectivos organizados en defensa de la vida:
A las organizaciones y personas independientes que están organizados en contra del sistema capitalista:
Al Congreso Nacional Indígena (CNI):
A las organizaciones, colectivos y personas adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona:
A los Centros de Derechos Humanos honestos e independientes nacionales e internacionales:
A los medios de comunicación independientes y alternativos nacionales e internacionales:
A la opinión pública:

Las mujeres y hombres de diversos pueblos en resistencia ante los proyectos de muerte quienes participamos el día de hoy 02 de octubre de 2017 en esta gran peregrinación por la defensa de la vida, denominado “Movimiento contra la explotación minera y el despojo de la tierra”, denunciamos el sistemático avasallamiento en nuestra contra por parte del Estado Mexicano en sus distintos niveles. Después de haber escuchado los problemas de las distintas comunidades y organizaciones en resistencia, coincidimos en que nuestra lucha en defensa de la Madre Tierra nos ha traído como consecuencia, omisión, represión, intimidación, amenazas, persecución, encarcelamiento y asesinatos de defensores y defensoras comunitarias de derechos humanos en Chiapas y en otras partes del país y del mundo.

Las empresas mineras de capital privado, nacional y transnacional en conjunto con el Estado en sus tres niveles de gobierno, están decididas a incrementar y diversificar sus acciones relacionadas con el despojo de los bienes naturales, el desplazamiento de la población, la ocupación del territorio y la eliminación de cualquier proceso organizativo que intente resistir y defenderse de forma pacífica, legal y en total ejercicio de sus derechos colectivos. Esta insistencia por parte de las compañías mineras sigue provocando división y confrontación en las comunidades, aprovechándose de la pobreza de los habitantes para ofrecerles recursos económicos para que acepten el proyecto minero.

Como Iglesia y movimientos sociales en resistencia manifestamos que nuestras acciones forman parte de un movimiento pacífico a favor de la vida, siempre dispuestos al diálogo en la búsqueda de soluciones a nuestros problemas y a los planes de muerte, llámese como se llamen, que dañan a nuestras comunidades.

Quienes hemos decidido defender la vida y la Madre Tierra estamos en riesgo constante bajo las amenazas de empresarios, de la delincuencia organizada y el Estado en sus tres niveles de gobierno que sólo favorecen los caminos de la impunidad, la injusticia, la desigualdad, el despojo, la explotación, el desprecio en contra de nuestros pueblos originarios, comunidades y ejidos. Denunciamos las amenazas perpetradas en nuestra contra y hacemos un llamado a la solidaridad nacional e internacional por nuestras luchas.

Por tal razón apoyamos, respaldamos y nos solidarizamos con la lucha de compañeros y compañeras de los ejidos de Ricardo Flores Magón y Grecia en este municipio de Chicomuselo, Chiapas, y denunciamos enérgicamente todas las formas de represión, persecución, amenazas de muerte, e incluso de despojarlos de sus derechos agrarios en sus respectivas comunidades. Por ello responsabilizamos al gobierno en sus tres niveles de cualquier acto que vulnere sus derechos fundamentales.

De igual manera nos solidarizamos con la organización de comisariados ejidales del municipio de Chicomuselo en sus justas demandas sociales en beneficio de los habitantes de la zona sierra y rechazamos todas las formas de intimidación y amenazas en su contra, toda vez que en días pasados algunos representantes ejidales han recibido llamadas para amenazarlos de muerte si continúan sus exigencias, ante ello pedimos al Presidente Municipal de Chicomuselo, cumplir con los compromisos firmados con anterioridad toda vez que es por el bien de este municipio.

Miramos con esperanza el caminar de los pueblos originarios reunidos en la casa común que lleva por nombre Congreso Nacional Indígena (CNI) para conformar un Concejo Indígena de Gobierno como una iniciativa para la reconstitución y organización de los pueblos en todo el país. Este Concejo Indígena de Gobierno tiene como vocera una mujer indígena, María de Jesús Patricio Martínez, quien contenderá en las elecciones por la Presidencia de la República en el 2018.

Mantenemos viva la memoria de los defensores y defensoras comunitarias que han sido asesinados por defender la vida, la Madre Tierra y la naturaleza, como Mariano Abarca y nuestra hermana Berta Cáceres. También recordamos que sigue impune la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa y de miles de personas desaparecidas en todo el país. Y un día como hoy, pero de 1968, recordamos la masacre que el Estado cometió en contra de estudiantes en Tlatelolco.

Es por ello que alzamos nuestra voz para exigir al Estado mexicano a través de sus tres niveles de gobierno que:

• Se respete la autonomía y la autodeterminación de los pueblos en Chiapas y en México fundamentada en los Artículo 1º y 2o Constitucional y en convenios internacionales, así como también se garantice la integridad física de quienes defendemos la vida, la Madre Tierra y la naturaleza.

• Cancelación de las concesiones mineras en Chicomuselo, Chiapas, y de todos los proyectos de muerte en nuestros territorios que solo traen destrucción, despojo, pobreza, enfermedades, conflictos comunitarios y divisiones.

• Alto a la militarización y patrullaje del Ejercito mexicano en el territorio de las comunidades de Chicomuselo;

• Responsabilizamos al Estado mexicano y sus tres niveles de gobierno de cualquier agresión o ataque en nuestra contra y de nuestros pueblos y comunidades.

Invitamos a los pueblos, comunidades, ejidos, organizaciones de base, a los hombres y mujeres de este país a que mantengan firme su lucha, su resistencia y que se organicen, que no claudiquen, no se vendan, y no se dejen engañar.

Es importante articular nuestras luchas en cualquier geografía contra este sistema capitalista y sistema de muerte. La tierra es una herencia de nuestros ancestros y hay que cuidarla y defenderla. Nuestros pueblos y organizaciones hemos decidido firmemente defender la vida, el territorio y el medio ambiente porque está en riesgo el futuro de nuestro país.

NO A LOS MEGAPROYECTOS EN CHIAPAS
NO A LA PRIVATIZACIÓN DEL AGUA
CESE AL HOSTIGAMIENTO JUDICIAL Y CRIMINALIZACIÓN CONTRA NUESTRA LUCHA
CANCELACIÓN DE PERMISOS Y CONCESIONES DE MEGAPROYECTOS
VIVAN LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y COMUNIDADES ORGANIZADAS
VIDA SI, MEGAPROYECTOS NO

El Papa Francisco nos dice: “Yo les pido en nombre de Dios, que defiendan a la Madre Tierra, sigan con su lucha”.

Atentamente,

Parroquia de San Pedro y San Pablo, Chicomuselo
Vicaria General de La Diócesis de San Cristóbal
Coordinación Diocesana de Derechos Humanos, Diócesis de San Cristóbal
Vicaria de la Pastoral Social
Vicaria de la Pastoral de la Madre Tierra
Parroquia de San Miguel Arcángel, Huixtán
Parroquia de San Juan Dieguito, San Cristóbal de Las Casas
Parroquia de San Augustín, Teopisca
Parroquia de San Juan Bautista, Nuevo San Juan Chamula
Parroquia San Antonio de Padua, Simojovel
Parroquia de San Juan Evangelista, Cancuc
Parroquia de San Jacinto de Polonia, Ocosingo
Parroquia de José y María, Zamora Pico de Oro
Parroquia Señor del Pozo, Comitán
Parroquia de Santo Niño de Atochan, Frontera Comalapa
Parroquia de Santa Catarina, Pantelhó
Parroquia de San Sebastián, Comitán
Misión de Bachajón
Misión de Guadalupe, Comitán
Pueblo Creyente de Simojovel
Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (MODEVITE)
Comité para la Promoción y Defensa de la Vida “Samuel Ruiz”
Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, AC
Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC
Servicio de Apoyo Intercultural

171002_chicomuselo_CSR2Fotografía tomada del Blog http://chiapasdenuncia.blogspot.mx/

Libro Mujeres Rurales en Lucha por sus Derechos y su Ciudadania

La Red Nacional de Promotoras y Asesoras Rurales (RedPAR) comparte este material en donde abordan los malestares sociales y políticos, las injusticias que viven las mujeres rurales, muchas veces padecidas también por las promotoras, asesoras e investigadoras de esta Red que necesitan pensarse y re-pensarse a la luz de la ciudadanía y los derechos, precisamente para romper la lógica de la política clientelar que roba dignidad y sufragios a cambio de “favores” o migajas de recursos públicos.

La RedPAR se propuso desentrañar el vínculo entre ciudadanía y esas diversas formas de participación social y política femeninas. Lo cual no sólo supone mujeres movilizadas en torno a aspiraciones o necesidades, sino mujeres que vinculan esas aspiraciones y demandas con sus derechos, que los exigen a las instancias que correspondan;
y que el Estado, en lugar de pervertir la política con clientelismo, reconozca los derechos y los garantice, o pueda ser demandado por la ciudadanía en caso de incumplimiento.

Y particularmente en el apartado: “V. Derechos agrarios y territoriales”, incluyen el aporte de Alma Padilla y Claudia Vázquez, integrantes del Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC (CDMCH), quienes abordan el importante papel de las mujeres en la defensa de sus territorios contra empresas que quieren capitalizar los bienes comunes en su provecho, y la doble lucha que tienen que dar, pues en ejidos y comunidades machistas, su escaso acceso a la tenencia de la tierra posibilita el despojo de su derecho a la propiedad y a otros derechos de las mujeres rurales.

Alma Padilla y Claudia Vázquez leen y denuncian el Artículo 37º del Reglamento ejidal de Bellavista del Norte, ubicado en Chiapas, que dice: “Las mujeres del ejido que se unan con hombres ajenos al ejido deberán radicar fuera del ejido”; regla violatoria de varios derechos: el derecho a la igualdad, a decidir dónde residir, a decidir con quién unirse, a la alimentación –pues si una mujer se unía con un hombre de fuera no podía sembrar–, y sin duda, el derecho a la propiedad, uso y usufructo de la tierra y el territorio. Las mujeres cumplían sin chistar esta disposición hasta que unas cuantas se atrevieron a desafiarla.

El Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, donde labora Claudia Vázquez y que por más de una década dirigió Alma Padilla, apoyó la lucha de estas mujeres valientes en el plano jurídico demandando la nulidad del artículo 37º, y en el plano político, participando en eventos y movilizaciones para que a estas mujeres se les respetaran sus derechos. En sus testimonios, Alma y Claudia dan cuenta no sólo de este emblemático caso ganado jurídicamente, sino del marco cultural machista y patriarcal que dificulta que miles de mujeres indígenas y mestizas que habitan en el campo tengan acceso a la tenencia, uso y usufructo de la tierra y el territorio.

Lee y descarga el libro en PDF aquí

170824_Mujeres Rurales_libro Redpar_Portada.jpg

Reporte sobre nuestro Derecho a la Soberanía Alimentaria en el Tianguis Popular

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, 18 de junio de 2017

El pasado 18 de junio de 2017, integrantes del Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, A.C. (CDMCH), de los colectivos de mujeres de las regiones Altos, Norte y Oriente de Chiapas y la Red de Productores y Consumidores Responsables “Comida Sana y Cercana” realizamos el Tianguis Popular “Por el Derecho a Nuestra Soberanía Alimentaria” en donde personas, colectivos, comunidades y organizaciones participamos en el intercambio y comercio justo de productos alimenticios (semillas, plantas, verduras, frutas, animales, etc.), artesanales, además de compartir saberes tradicionales de nuestros pueblos.

En el tianguis popular colocamos una mesa informativa con materiales diversos sobre nuestros derechos como mujeres, el derecho a la alimentación, la soberanía alimentaria y la propuesta de usufructo familiar; además el ambiente fue festivo ya que contamos con la generosa participación de poetas, músicos y las palabras de personas que se acercaron para compartir en el programa cultural que desarrollamos a un costado del tianguis que se ubicó en la plaza de la resistencia de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, con lo cual también ejercimos el Derecho a la libre expresión en los espacios públicos de la ciudad.

Con productos y alimentos que nacen de las manos, el corazón y el conocimiento de compañer@s del campo y la ciudad este tianguis ofreció una variedad importante que permitió intercambiar pero también ofrecer un trato y diálogo directo de los consumidores con l@s productor@s de manera cercana, permitiéndonos así conocer el contexto en el que viven, trabajan y la importancia del trabajo colectivo de las compañeras que también forman parte del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en las Decisiones.

En la realización de este tianguis también pudimos compartir nuestras preocupaciones ante la violencia del sistema capitalista, neoliberal y patriarcal que profundiza el despojo de nuestros territorios e impulsa la desestructuración de la producción campesina en beneficio de corporaciones extractivistas y agroindustriales que están envenenando nuestra tierra, ríos, alimentos y por tanto nuestra salud.

En ese sentido denunciamos públicamente como la violencia contra la vida campesina ha colocado a las mujeres y hombres de las comunidades rurales en condiciones de aguda y creciente pobreza, obligándolos a vender o rentar sus tierras para migrar en busca de trabajo o para solventar necesidades básicas. Quienes permanecen en el campo se ven forzados, ante el desgaste de la tierra, a hacer uso de agroquímicos para el cultivo, pero lo que se produce no basta para la alimentación familiar.

La pérdida de soberanía alimentaria así como de las formas tradicionales del cultivo (milpa), conservación de semillas e intercambio de saberes y productos, son resultado de la dinámica capitalista, sin embargo nosotras y los colectivos de mujeres indígenas consideramos importante luchar por reconstruir y reivindicar el amor y cuidado a la madre tierra pero también impulsar las economías solidarias.

Por ello este tianguis tuvo por objeto reivindicar y ejercer nuestro derecho a la soberanía alimentaria como alternativa para la defensa del territorio y la vida digna.

Aquí una galería de fotos del Tianguis Popular: http://bit.ly/2sGylYW

002_tianguis_cdmch

El Frente Popular en Defensa del Soconusco 20 de junio cumple 2 años de resistencia a la minería

Acacoyagua, Chiapas, México
A 20 de junio del 2017

El Frente Popular en Defensa del Soconusco 20 de junio

cumplimos 2 años de resistencia a la minería

El Frente Popular en Defensa del Soconusco “20 de Junio” estamos en pie de lucha. Seguimos con el corazón bien puesto para defender nuestra tierra y el futuro de nuestras familias.

A dos años de habernos conformado, seguimos en resistencia. Vamos afrontando las terribles injusticias que cometen los gobernantes por apoyar a los empresarios mineros y a los magnates nacionales y extranjeros, quienes engrandecen sus fortunas millonarias a cambio de sacrificar vidas humanas, así como la flora y la fauna de nuestro territorio. Es nuestra maravillosa naturaleza, los ríos Cacaluta, Cintalapa y Doña María los que nos motivan a no permitir que la avaricia de los capitalistas y de los injustos y crueles gobernantes los destruyan.

El Frente Popular en Defensa del Soconusco 20 de Junio (FPDS) nacimos hace dos años. Somos una organización pequeña que lucha por el bien común de nuestros pueblos. El 20 de junio del 2015 es una fecha histórica para nosotros/as. Desde entonces salimos a la calles con los gritos: “¡No a la minería!”, “¡Vida sí, mina no!”, “¡Fuera la minería de nuestro territorio!”. Nuestras banderas son de paz y de justicia para exigir “municipios libres de minería”. Todas y todos somos mujeres y hombres de diferentes comunidades de los municipios de Escuintla y Acacoyagua, zona Costa de Chiapas, que salimos a trabajar por una “Declaratoria de Territorio Libre de Minería”.

Somos parte de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), que nos alienta a continuar nuestro trabajo para defender nuestro territorio, colabora a difundir a nivel nacional e internacional nuestras denuncias y las injusticias perpetradas por las empresas mineras y las autoridades locales. Estamos aprendiendo aún, gracias a la asesoría y al apoyo de las organizaciones Otros Mundos A.C./Amigos de la Tierra México y el Centro de Derechos Humanos “Digna Ochoa”. Con ellos vamos caminando y gritando con fuerza: “¡La lucha sigue y sigue!”. También agradecemos a las diferentes resistencias de los Altos, la Sierra, la Selva y la Frontera en Chiapas y los/as compas de otros estados de la república que se han solidarizado con nosotro/as y de los cuales vamos aprendiendo experiencias y diversas formas de resistir.

A dos años de nuestro nacimiento, somos testigos de cómo las autoridades ponen oídos sordos a las consecuencias de la extracción minera en nuestros municipios. Saltan acuerdos serios en mesas de trabajo, faltan a su responsabilidad de respetar nuestros derechos e incluso justifican con prepotencia los actos de las empresas o el negocio de la minería. Son indiferentes a nuestras enfermedades, niegan la contaminación del agua y la devastación ambiental, incentivan las amenazas de los mineros hacia la población, utilizan al Ejército y la policía y estatal para mostrar su posición ante nuestro derecho a participar y decidir por nuestras vidas. Prefieren poner candado a la puerta del municipio como símbolo de cierre al diálogo.

Sin embargo, nosotros/as vamos trabajando por nuestra organización, haciendo acuerdos comunitarios, trabajando consensos ejidales para protegernos y enfrentarnos juntos al demonio. Hemos tenido amenazas, hostigamiento, notas de periódicos que nos difaman, difusión de volantes denigrando a los/as integrantes del FPDS, todo con el afán de debilitarnos y dividirnos. Pero nuestro trabajo organizado no lo permitirá, porque nosotros trabajamos analizando los resultados de la actividad minera, nos vamos haciéndonos conscientes de que el modelo extractivo es dañino para la vida humana y la naturaleza. Vamos conociendo a las autoridades para no dejarnos engañar.

Hoy tenemos los proyectos mineros “Casas Viejas” y “El Bambú” suspendidos. La actividad minera ha reducido, pero queremos detener todas las concesiones de nuestro territorio, queremos cerrar todos los proyectos. Esta lucha es una lucha de David contra Goliat, pero la constancia, la perseverancia, la unión del pueblo, la concientización, la paz, el amor por nuestros hijos/as y la justicia serán baluartes que marcarán nuestra defensa.

Por nuestros dos años de lucha, celebramos exigiendo:

  • Que se atiendan nuestras enfermedades y se reconozcan los daños a la naturaleza provocados por la minería;
  • Que se protege nuestro derecho al agua: Queremos agua de calidad, sana y potable, queremos ríos limpios, para pescar, para disfrutar, que le den vida a nuestra naturaleza;
  • El cierre de los proyectos mineros y la cancelación de todas las concesiones mineras en la región: La minería no significa ningún tipo de desarrollo para nuestras comunidades.

¡Pueblo de Acacoyagua, Escuintla, comunidades ribereñas y costeñas, nos unimos a favor de la vida,

por nuestras siguientes generaciones y por la madre tierra!

¡NO a la Minería! ¡Si a la vida! ¡Vida para nuestra Madre Tierra!

¡Con licencia o sin licencia, no queremos minería!

Fuente original de la información vía Otros Mundos, AC: http://bit.ly/2sZHCOq